Mujica = Cristina( Tranza con terroristas genocidas iranies)

Lejos de su verborragia habitual, el presidente uruguayo optó por esquivar las preguntas cuando le consultaron sobre los roces con Teherán, desatados a partir del hallazgo de un explosivo en la embajada israelí



El viernes, a la salida de una actividad oficial, el presidente uruguayo, José Mujica, sorprendió con su actitud ante una pregunta de la prensa sobre la crisis desatada a partir de la presunta expulsión de un diplomático iraní vinculado a una amenaza sobre la embajada de Israel.

Según consignó el diario uruguayo Subrayado, uno de los periodistas que rodeó al mandatario le consultó sobre la expulsión del diplomático, a lo que Mujica respondió abruptamente: ¿Quién le dijo eso?.

El periodista respondió que se trataba de información que había surgido desde Israel, en referencia a un artículo publicado ayer por el diario Haaretz. Allí se afirma que el persa, más tarde identificado como Ahmed Sabatgold, había sido expulsado del país luego de que se corroborara se participación en una amenaza de bomba que hubo a principios del mes de enero en la embajada de Israel en Montevideo.



"EH, NO VOY A HACER NINGUNA DECLARACIÓN POR AHORA"

En el video de Subrayado, puede verse que después de pensarlo por varios segundos, el presidente respondió dudando: "Eh, no voy a hacer ninguna declaración por ahora". Ante la insistencia de los periodistas presentes, Mujica volvió a responder, subiendo el tono: "Yo no voy a hacer ninguna declaración, le dije".

La reacción da cuenta de la molestia que genera este tema en el gobierno uruguayo, que ayer, como consecuencia de la presión internacional sobre el tema, debió aclarar que existía "una queja" sobre el funcionario iraní.

La actitud de Mujica está en sintonía con el silencio mantenido por el gobierno hasta ahora sobre el tema, que permitió que crezcan las especulaciones y las dudas sobre lo que efectivamente sucedió con el funcionario persa.

Hasta el momento, lo único que se sabe con certezas es que el gobierno del Frente Amplio no actuó a tiempo ante una serie de indicios por demás elocuentes. Presencias sospechosas de vehículos cerca de la embajada de Israel, comentarios antisemitas a voz alzada, intromisiones en la política interna y los antecedentes de Ahmed Sabatgold, que lo colocan como el contacto entre el fallecido Hugo Chávez y el ex presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad, no fueron suficientes para el gobierno.