Check the new version here

Popular channels

Murió Ben Bradlee, figura cumbre del periodismo mundial

Estados Unidos.
Tenía 93 años. Bajo su mando, el diario The Washington Post descubrió que Nixon espiaba a la oposición, en el célebre caso Watergate.




Benjamin Bradlee, el hombre que dirigió el destino del diario Washington Post por 26 años, el editor clave en el caso Watergate y una leyenda del periodismo mundial, murió anoche a los 93 años.

Bradlee asumió como editor del diario estadounidense en 1965 y lo convirtió en uno de los medios más influyentes del mundo. Según reportó ayer el Post, que anunció el deceso, Bradlee buscó llevar al diario mucho más allá del modelo tradicional. "Alcanzó el objetivo combinando noticias basadas en una profunda investigación con notas más asociadas al modelo de las mejores revistas", señaló el diario. "Su carisma y su don de liderazgo hizo que contratara un talentoso staff y finalmente se convirtió en el más célebre editor de su era".

El punto más alto de su mandato, al menos por sus consecuencias políticas, fue el caso Watergate, que fue investigado puntillosamente por periodistas de su diario desde 1972 y que terminó en 1974 con la renuncia del presidente estadounidense Richard Nixon, el primero en la historia del país que se iba envuelto en un escándalo por escuchas a la oposición demócrata.

Pero quizás la decisión más importante que haya que tenido que tomar Bradlee, junto con la dueña del diario Katherine Graham, fue la publicación de las notas basadas en los Papeles del Pentágono, una historia secreta sobre la guerra de Vietnam que el gobierno quería ocultar. La administración Nixon fue hasta la Corte Suprema por el tema, pero la Justicia finalmente avaló la decisión del Post y del The New York Times de publicarlos.

La circulación del Post se duplicó mientras Bradlee estuvo a cargo de la redacción, así como también el número de sus periodistas. Era un medio ambicioso, en la era dorada del periodismo. Bradlee designó corresponsales en todo el mundo y en el interior.

También creó secciones innovadoras como Style, que fue inspiración de muchos otros medios. Durante su mandato, el diario ganó 17 premios Pulitzer."Ben Bradlee fue el mejor editor estadounidense de su era y tuvo el mayor impacto sobre el diario que cualquier otro editor", dijo Donald Graham, que sucedió a su madre Katherine como dueña.

El propio presidente Barack Obama homenajeó a Bradlee en 2013, al entregarle la Medalla Presidencial de la Libertad, el honor más alto que se le puede otorgar a un civil en el país. "Transformó al diario en uno de los más refinados del mundo", dijo entonces Obama.

Por su carisma e influencia, Bradlee era una verdadera celebridad en Washington. Era, por ejemplo, amigo de John Kennedy y solía dar grandes fiestas en su mansión de Georgetown. Los libros que escribió -"Conversaciones con Kennedy" y sus memorias "Una buena vida"- se convirtieron en best sellers y era un habitual participante en los programas políticos de TV.

En la película "Todos los hombres del presidente", basada en la investigación sobre Watergate, llevada adelante por los periodistas Bob Woodward y Carl Bernstein, el actor Jason Robards hacía el rol de Bradlee. Woodward siempre recordó las palabras que odiaba escuchar de la boca del editor, que quería la confirmación total de las noticias del Watergate: "Todavía no lo tenés, nene", le decía y le pedía más chequeo de datos.

Era un hombre ambicioso que contagiaba energía y siempre pedía más y más a sus reporteros. Quizás esas virtudes engendraron algunos problemas. Sus años más duros en el diario se los trajo una joven periodista, Janet Cooke, que publicó una noticia sobre un chico de 8 años llamado Jimmy cuya madre le inyectaba heroína. Luego de que la nota ganara un Pulitzer en 1981, se descubrió que todo había sido una invención de la periodista y que ella misma había falsificado su currículum al ingresar al diario. Cuando la periodista, presionada, confesó, la echaron y Bradlee pidió una investigación independiente sobre los errores cometidos.

Condujo la redacción hasta 1991. Había nacido en Boston, en una familia aristocrática. Graduado en Harvard, tuvo 3 matrimonios, 4 hijos, 10 nietos y un bisnieto. Falleció en su casa a los 93 años de causas naturales. Washington extrañará a una de sus personalidades más influyentes del siglo XX.
0
0
0
0No comments yet