Popular channels

Narcos atacaro a una familia en Varela

FLORENCIO VARELA


La historia no contada del brutal ataque de una banda de narcos a militantes sociales


Una radiografía de la vida del matrimonio que fue atacado la semana pasada. Su vida y su compromiso social. ¿Por qué los quisieron matar?



La casa del matrimonio totalmente destruida después del ataque

La de Nélida Jara y Alberto Sapagnolo es una historia de amor. Y compromiso social. Se conocieron en 1993 en la parroquia Nuestra Señora de Itatí del barrio La Colorada de Florencio Varela. Él desembarcó como uno de los tres sacerdotes de la comunidad. Ella era una de las referentes de la iglesia católica del lugar. Tardaron varios años en ser pareja, cuando Alberto abandonó los hábitos.
Ya en ese tiempo Spagnolo tuvo duros trances con la jerarquía eclesial. Parecía mentira, pero Alberto quería ser sacerdote y obrero. No lo dejaban. Sin embargo, durante los días de semana se empleó como peón de albañil en una obra en construcción de Tigre. Le valió varios dolores de cabeza. Neka, como se la conoce a Nélida Jara, era una de las fieles de confianza del obispo Jorge Novak y trabajaba en el departamento de Teología a Distancia en la sede del obispado.
Dos años después, Alberto fue destinado a otra parroquia, esta vez en Solano: Nuestra Señora de las Lágrimas. Allí se formó, en 1997, el Movimiento de Trabajadores Desocupados Teresa Rodríguez y un hogar para los sin techo. Esa tarea pastoral los reunió otra vez. En marzo de ese año, el Movimiento participó en la toma de tierras en La Matera , lo que molestó al entonces obispo Farrel, que decidió su traslado. La comunidad y el entonces sacerdote se negaron y resistieron. Fueron desalojados por la policía.
Así las cosas, Alberto ya no tenía lugar en la curia local. Y poco después, comenzó el noviazgo con Neka que terminó en un casamiento sin iglesia, curioso para quienes tienen tanta fe.



Alberto Spagnolo

Se fueron a vivir al barrio Pico de Oro, donde habita casi toda la familia Jara. Y jamás abandonaron su tarea social, que incluye un emprendimiento productivo en la zona de la Carolina. Después adoptaron dos hijos.
El barrio Pico de Oro siempre fue territorio peligroso. Pero los vecinos sostienen que “antes” había otros códigos. Y recuerdan a sujetos como los hermanos Martos o “Manotas”. Jamás iban a atacar a propios vecinos.
A Pico de Oro lo inundó la droga. Infosur dio cuenta de esto en varias oportunidades a lo largo de estos años. Y, se sabe, que en el actual mundo del narcotráfico, todo es posible. Incluso el brutal ataque a un matrimonio con fuerte compromiso social. Y esto fue lo que ocurrió la semana pasada.
Neka y Alberto fueron el centro de un ataque con pocos precedentes en la zona. Y en el barrio todos hablan de banda de “narcos”.
Ayer La organización Movimiento de Colectivos se reunió con otras agrupaciones sociales y de derechos humanos para analizar los pasos a seguir ante los ataques que sufrieron luego de denunciar a una banda de narcotraficantes.
En principio, según se informó, en los próximos días estarán en la zona el vicegobernador Gabriel Mariotto y el subsecretario de seguridad del gobierno Nacional. Desde hace tiempo venimos recibiendo amenazas de muerte para que nos vayamos del barrio, y el jueves pasado a la noche, luego de hacer las denuncias, nos quemaron las casas , contó un integrante del Movimiento de Colectivos.
La fuente también señaló que hasta el momento no obtuvimos respuestas de las autoridades y por eso vamos a insistir para que nos reciban . La organización, que además tiene presencia en otros barrios, denunció que Pico de Oro es un territorio liberado y que los integrantes de la banda de narcotraficantes están identificados, todo el mundo sabe quiénes son .


Nelida Jara
Asimismo, aseguraron que nuestros abogados intentaron varias veces presentar habeas corpus, pero fueron rechazados y, por lo tanto, quedamos expuestos, a la deriva
0
0
0
0No comments yet