Te damos la bienvenida a la comunidad de T!Estás a un paso de acceder al mejor contenido, creado por personas como vos.

O iniciá sesión con
¿No tenés una cuenta?
La pequeña localidad de Leith, en Dakota del Norte, un poblado de apenas dos docenas de habitantes, decidió celebrar su 105 aniversario mientras trata de sacudirse de un tenso incidente que lo puso en el centro de la atención pública y causó profundo malestar entre sus habitantes.
Allí, de acuerdo a la televisora WDAZ, un notorio supremacista blanco, Craig Cobb, trató de hacerse del control del pueblo para convertirlo en un enclave 100% de raza blanca y protagonizó incidentes y amenazas.




La BBC entrevistó a habitantes de Leith sobre la actividad de Cobb, entre ellos a Bobby Harper, un afroamericano, y a su esposa Sherrill, de raza blanca. Ellos dijeron que Cobb pretendía echarlos del pueblo por ser un matrimonio mixto entre personas de diversas razas.
Incluso, según la WDAZ, Cobb pretendió establecer una suerte de patrulla armada para cuidar una propiedad que adquirió en el lugar para atraer seguidores y hacerse del gobierno local.
En su casa hizo ondear banderas nazis y un líder neonazi fue a visitarlo en apoyo. Para contrarrestarlos la comunidad de Leith convocó a una manifestación en rechazo a Cobb y su visitante, a la que acudieron unas 300 personas, más de 10 veces la población del lugar.




El plan de Cobb fracasó y fue acusado y sentenciado por cargos diversos. Tuvo que irse del lugar y, en libertad condicional, se mudó a otro pueblo de Dakota del Norte, a más de 200 millas de Leith.
Pero la historia de Cobb dejó fuerte tensión en el pueblo y el asunto aún no termina del todo: Cobb legó su propiedad en Leith a un grupo de neonazis, entre ellos Tom Metzger, uno de los más notorios supremacistas blancos de Estados Unidos, de acuerdo al Southern Poverty Lawn Center. Ellos han afirmado que estudian la posibilidad de levantar en ese terreno un monumento en honor de la raza blanca e incluso un edificio para que se reúnan simpatizantes del nacionalsocialsmo.
Las autoridades de Leith estudian la forma de recobrar esos terrenos, pero a la fecha no se ha dado ningún paso concreto.




Tom Metzger


Sea como sea, los habitantes de Leith están decididos a pasar página y salir adelante. Según informó el periódico ‘Bismarck Tribune’, los habitantes de Leith celebraron su aniversario con alegría y apertura, con banderas estadounidenses rojas, blancas y azules en lugar de rojas con la cruz suástica. Una carreta al estilo del Viejo Oeste recorrió el lugar.
Vecinos de origen afroamericano pudieron convivir tranquilos tras sufrir duramente el embate de Cobb. Y danzas de indios norteamericanos se planearon como parte de las actividades celebratorias, informó la WDAZ. Unas 200 personas acudieron en un panorama diverso y tolerante, el ambiente en el que el pueblo de Leith quiere vivir y está dispuesto a defender.