Canales populares

Niembro: "Scioli fue más menemista que yo"



Niembro: "Scioli fue más menemista que yo"






El periodista y candidato a diputado del PRO fue lapidario con la gestión del gobernador bonaerense. En una larga charla de café con Infobae, contó anécdotas asombrosas y aclaró su participación en el anuncio de los indultos



Diez mil cuatrocientos setenta y cinco pasos utilizó Fernando Niembro para completar 7.9 kilómetros. Es la distancia que corrió en la fría mañana del miércoles 24, según la aplicación de su teléfono móvil, apenas cien metros menos de los 8 kilómetros diarios que promediaba hasta estos días.

Hace rato que el periodista no lo cruza a Carlos Zannini, otro de los atletas de los bosques de Palermo. La última vez que corrieron a unos metros de distancia lo vio "gordito". A Niembro siempre le sorprendió que el secretario Legal y Técnico y candidato a vicepresidente se adentrara solo, sin custodia, a los bosques palermitanos. Es que en uno de esos trotes matinales, al conductor de Fox Sports le birlaron un Rolex dorado que usó durante años. "Por suerte el reloj era trucho", confiesa, divertido.

Flamante candidato a diputado del PRO –encabeza la nómina nacional por la provincia de Buenos Aires–, Niembro no para de hablar. De fútbol, de su infancia peronista, de su padre –un importante sindicalista metalúrgico-, de Mauricio Macri, de su paso por el gobierno de Carlos Menem y de la gestión de Daniel Scioli, con la que es impiadoso. "Yo no era candidato hasta hace poco y quiero decir que la provincia de Buenos Aires está abandonada en todos los sentidos. Por eso yo estoy tan apenado con el peronismo, porque no es únicamente Scioli el responsable de este abandono. Corrupción tiene que haber, pero yo creo que hay mucho de impericia e incapacidad", arremete.

Niembro llega a la charla con "Café Político", el ciclo de entrevistas de Infobae, acompañado de una asistente, que le apuntará un par de veces el nombre de algunos barrios del Conurbano bonaerense. El ex secretario de Medios de Menem expone durante casi una hora y media un repertorio inabarcable de anécdotas, la mayoría desopilantes. Como que los funcionarios más cercanos al ex presidente, aún en sus años de mayor esplendor, lo llamaban "Méndez", malicioso apodo que perduró en el tiempo.

"En un momento determinado me asqueé, vi cosas que no me gustaban, especialmente el trato que tenían todos los demás con Menem. Algunos ministros lo llamaban 'el doctor Méndez', y algunos tipos cercanos, no del círculo más íntimo, decían que era mufa. Entonces en una reunión de gabinete, le digo a uno, 'vos que sos tan guapo', uno que hoy es un próspero empresario, que fue uno de los tipos más brillantes que conocí en mi vida. El más brillante de todos. Conocí dos tipos brillantes, (Domingo) Cavallo y él", recuerda Niembro.

-¿Se refiere a José Luis Manzano?-No lo voy a decir. Le digo: "Che, vos que sos tan guapo que acabas de decir 'doctor Méndez', ¿por qué no vamos juntos? Abrimos la puerta y se lo decís a él". Entonces yo salgo de donde estábamos, voy y le digo al presidente: "Carlos, a estos tipos no los aguanto más, así que me voy". Yo ya me daba cuenta además de que no servía para eso, y que además me quedaba grande el lugar. No estaba formado para ser secretario de Medios.

-¿Ustedes todavía hoy reivindica la figura de Menem?-Al gobierno de Menem lo va a juzgar el tiempo, sobre las cosas que se hicieron. Lo peor fueron los actos de corrupción que se cometieron durante su gobierno.

Niembro dice que, en realidad, él no fue menemista. Sólo se reivindica peronista. En todo caso, a quien mejor le sienta ese sayo -asegura- es al gobernador bonaerense. "Yo con Scioli tengo una buena relación, de otros tiempos... Él fue menemista, ¡ustedes me reclaman a mí pero traten de preguntarle a él, que fue más menemista que yo!", se queja, y le tira el fardo al candidato presidencial.

Se nota que el conductor televisivo está abocado de lleno a la campaña: se lo ve indignado con el ex motonauta, con quien fue mucho más benévolo en sus transmisiones deportivas, como las de los clásicos torneos de verano de Mar del Plata. Ahora, critica sin culpa: "Se necesita alguien que planifique, por eso es mejor un ingeniero que un abogado".

-¿Y si Scioli llegara a ser presidente?-Lo lamentaría por la Argentina. Yo tengo respeto personal por él, sé que es un hombre de bien, pero ha sido absolutamente incapaz de solucionar los problemas (de la provincia de Buenos Aires).

Como buen peronista, el candidato a diputado se regodea con una "picardía" orquestada en lo más profundo del territorio bonaerense. "Ustedes tienen que saber que hay chicos de 17, 18 años que no pisaron nunca la ciudad de Buenos Aires. Es más, hay chicos de 17, 18 años que no saben que Macri fue presidente de Boca, y son hinchas de Boca. Yo les digo 'che, ¿están orgullosos de Boca?', me contestan 'sí, que club tenemos, ahora vamos a comprar a Tévez'. '¿Y saben por quién? Por Macri', les digo yo. Tuvimos que hacer un folleto que dice 'Macri presidente', entonces pusimos en la tapa a Macri con (Martín) Palermo. Adentro todos los trofeos que se ganaron en la etapa de Boca, y detrás la foto de Macri con Ramón Díaz, porque hay muchos hinchas de River... picardías de campaña, de una cosa cierta, de que hay una relación entre Ramón, que casi fue candidato nuestro en La Rioja, con Mauricio", se ríe Niembro. Está empecinado, jura, en llevar a parte de la orquesta del Teatro Colón a la cancha del club Almirante Brown. Abarcar lo más que se pueda.

Hasta hoy, en los corrillos periodísticos todavía circula un viejo mito menemista referido a los indultos militares decretados por el ex presidente que lo ubica a Niembro en el centro de la escena. La versión indica que fue el periodista, en su rol de secretario de Medios, el que comunicó aquella decisión a fines de 1990. "No hice ningún anuncio, eso fue un invento de mi compañero Diego Bonadeo, que tiene conmigo una relación amor y odio. Diego confrontaba conmigo, siempre fue anti peronista. No quiero recordar una etapa de él cuando hice esto, porque yo tengo códigos. Entonces no voy a decir alguna cosa que él hizo en algún momento determinado. Pero él, un día, jodiéndome, dijo 'Niembro anunció los indultos'. Ese día estuvimos todo el día en El Calafate, muy taciturno Menem, porque estaba tomando una decisión jodida, no era fácil para él, tenía mucha contra dentro del Gobierno. Él creía en la reconciliación, porque no solo indultaron a los militares, también a los jefes de la guerrilla. Y cuando llegamos a Aeroparque, me dice '¿cómo vamos a comunicar esto?', y yo le respondo '¿y usted que determinó?'. Menem ya había firmado los decretos en la Casa de Gobierno, ya los había firmado antes de irse. Entonces, cuando bajé le dije a los periodistas 'muchachos, vayan a buscar los decretos que están en la sala de prensa de la Casa de Gobierno'. Esa fue toda mi tarea. Eso fue un invento de Diego, al que no le quiero recordar su pasado", abunda, fastidiado. Deja abierta la puerta al misterio en torno a su colega.

Pero la más reveladora de las historias del candidato a diputado PRO es la que padeció junto al riojano en los primeros días de diciembre de 1990, cuando Mohamed Alí Seineldín encabezó el último alzamiento carapintada. "Se sucedieron una serie de situaciones extraordinarias ese día, como que Menem se fue a dormir la siesta en un momento determinado, como que muchos funcionarios se escaparon a Uruguay, porque decían que triunfaba la revolución y los fusilaban a todos", cuenta el periodista, fascinado. Y detalla una escena hollywoodense del ex presidente.

"Menem estaba en jean, camisa, un chalequito, y la pistola acá", relata el conductor y golpea la mesa. Desnuda a un Menem dispuesto a cualquier desenlace. "Dirigió todo el operativo sentado", sigue, y se entusiasma. Se levanta de la silla para continuar la anécdota. "Desde el comando en Jefe del Ejército les tiraban a las ventanas de la Casa de Gobierno, y Menem se fue a dormir a pesar de que le tiraban. Durmió como un animal una hora. Yo noté una capacidad para conducir un momento dificilísimo de la Argentina. Imaginen lo que significaba para un periodista vivir todo eso", confía.

- Yo no fui menemista. Era un peronista que le dijo a un tipo "vengo a colaborar con vos, y mirá que me voy y tengo que laburar, de esto no puedo vivir". Como funcionario del gobierno cobraba 5.000 pesos de aquel tiempo. Me fui y pasé a ganar 30.000 pesos en Canal 9. No era negocio para mí ser funcionario.

Leonardo Tagliabúe (@leotagliabue) Nicolás Gilardi (@NikGilardi) Marcos Quintans (@MQG) Federico Mayol (@fedemayol)

Mariana DahbarAlejo García SosaDiego BarbattoMarcelo Tubello





0
0
0
0No hay comentarios