Check the new version here

Popular channels

"No debe querer salir por vergüenza"



"No debe querer salir por vergüenza"

“Crónica” recorrió el barrio donde vive Jorge Porcel Junior para indagar sobre su presente. Todos coinciden que desde la muerte de su madre, el mediático ya casi no aparece por las calles. "Está hecho pelota, para mí porque se quedó sin billete y no le queda otra que laburar", aseguró el canillita.


El 17 de julio trascendió que Norma de Mauricio, madre de Jorgito, había fallecido una semana antes. Horas después, su polémico retoño hablaba en algunos medios y acusaba al Hospital de Vicente López de mala praxis. Norma padecía cáncer de útero desde hacía un tiempo. Pero luego de algunos días de exposición, Jorgito se llamó a silencio. Pidió dinero para dar entrevistas y se recluyó en su casa. “Crónica” recorrió el barrio donde vive, muy cerca de la avenida Del Libertador, a la altura de Olivos, para indagar sobre el presente del mediático. Todos coinciden que desde la muerte de su madre Jorgito ya casi no aparece por las calles.

El recuerdo de Norma

La mamá de “Porcelito” se levantaba bien temprano para tomarse el tren que la depositaba en la estación Acassuso, donde día a día pedía plata para vivir, en la avenida Dardo Rocha y Santa Fe, donde también todos hablaron muy bien de ella. En reglas generales, la gente del barrio no duda en elogiar a Norma y fustigar a Jorgito, por sus discutibles actitudes. “Desde que falleció la mama no lo vi más, sé que está metido en su casa. La verdad es que está hecho pelota, para mí porque se quedó sin billete y no le queda otra que laburar. No sé por qué no quiere salir, debe tener miedo y vergüenza” contó Ariel, canillita de la zona, que conoce bien a Porcelito. “A Jorgito se lo notaba bueno, pero después nos enteramos de cosas y nos dimos cuenta de que no era tan así. A la mamá la golpeaba, nosotros la veíamos con el ojo hinchado y ella nos decía que se había caído” reveló una kioskera que no quiso dar a conocer su identidad. El tema de los golpes a Norma fue confirmado por otros vecinos y eso es lo que más aborrecen del polémico mediático. También dialogamos con Marcela, florista de la zona que presenciaba cuando Norma llevaba la ropa a lavar a un lavadero cercano. “Cuando los chicos iban a llevarle ropa, se escuchaban insultos y malos tratos dentro de la casa” admite. Por último, hablamos con Ángel, que vive a escasos metros de la casa de Porcel y era muy amigo de la madre. “Muchas veces lo ayudé con agua caliente que ellos no tenían, era una persona muy agradable y buena” describe a Norma, pero a la hora de hablar de Jorgito no lo hace de igual manera. “En el barrio no es muy querido, vive de noche y se aprovechaba de la madre”, sentenció el hombre de 87 años.

0No comments yet
      GIF
      New