Check the new version here

Popular channels

No paran de molestar a Máxima y su flia

Más problemas para los reyes de Holanda por la lujosa casa de veraneo en Grecia




La casa de veraneo que los reyes de Holanda, Guillermo de Orange y Máxima, compraron en abril de 2012 una villa de vacaciones en Kranidi, al sur de Grecia, por 4,5 millones de euros, les sigue dando dolores de cabeza. Ahora la cuestión es el gasto que estaría destinado para construir un cercado de seguridad, según informan medio holandeses.

El canal holandés RTL Nieuws informó, en base a documentos internos, que tan sólo el pacto a largo plazo con los dueños de los terrenos vecinos por los que se instalará un muro de seguridad costará 461.000 euros de las arcas del Estado (615.000 dólares).

La seguridad del rey Guillermo Alejandro y de su esposa Máxima no se puede dejar de proporcionar, dijo a la prensa en La Haya el Ministro de Seguridad y Justicia, Ivo Opstelten, aunque no se pronunció sin embargo sobre los costes de la verja. "No hacemos comunicados sobre las cosas que son necesarias para la seguridad", citaron al ministro medios holandeses.

La mansión, con acceso directo al mar, tiene como vecinos a propietarios como el presidente ruso Vladimir Putin o el actor británico Sean Connery, conocido por sus papel de James Bond. Aquella compra ya generó un escándalo en Holanda cuando los actuales reyes eran todavía príncipes. No fue pagada con fondos públicos, pero la casa consta de 4.000 metros cuadrados divididos en tres construcciones y suma piscina, puerto y acceso directo a una playa, unos lujos que muchos no comprendieron en tiempos de ajuste fiscal.

Además, el gobierno griego habría permitido que Guillermo y la argentina Máxima construyeran en esa playa un pequeño embarcadero, algo que también sería ilegal. El gobierno de Atenas dice que la decisión se tomó teniendo en cuenta que ayudaría al interés general porque ese tipo de turistas generan una actividad económica necesaria en un país muy castigado económicamente. Pero los residentes locales temen perder el acceso a una playa que los vecinos han utilizado para su recreo durante décadas.
0
0
0
0No comments yet