Check the new version here

Popular channels

"No respira": la frase que merodea al Villarrica



Fue hace 51 años cuando Bélgica Sonia Belmar, hoy de 62, se acostó a dormir en la casa de sus padres. “Tomé agua y abrí la ventana, se sentía olor a azufre”, recuerda. Hacía calor ese 2 de marzo de 1964. “Durante un mes, el volcán estuvo con tronaduras muy fuertes y tirando humo, no como ahora”, agrega, algo preocupada.

Aquella noche se produjo una de las erupciones más violentas y devastadoras del volcán Villarrica. En la localidad de Coñaripe, ubicada a 13 kilómetros del macizo y donde aún reside Bélgica, más de la mitad del pueblo fue arrasado y 22 personas murieron.

“Se las llevó el río (aluvión) que pasó justo por aquí y las dejó en el lago (Calafquén)”, señala, apuntando a un sitio afuera de su casa, donde hoy funcionan las Cabañas Santa Dilia, de su propiedad. “Yo y mis padres fuimos sobrevivientes, el agua y la lava pasaron a 100 metros de mi hogar, hasta los árboles se carbonizaron. Por eso, me da miedo que ahora el volcán esté tapado, juntando calor”, dice.

Tras la erupción del martes reciente, y la posterior calma, hay una frase que se repite una y otra vez por Pucón, Villarrica y sus alrededores: “Está tapado”.

“Nosotros vivimos aquí y un fogonazo nunca había durado tan poco. Ni siquiera hay un hilito de humo, nada. Es como si no respirara”, comenta Blanca Maki, quien vive en el sector de Chapullén.

“Ahora el volcán está tapado, pero aquí nadie le cree mucho a los ingenieros ni a los expertos; los más viejos, que conocen de toda la vida al volcán, creen que está juntando fuego”, comenta Rodrigo Henríquez, dueño de las Cabañas Lago Calafquén.

OBSTRUCCION

Pablo Astete, alcalde de Villarrica, está consciente de las aprensiones reinantes en el ambiente, pero llama a la calma: “Yo respeto mucho las tradiciones de mi zona y el conocimiento de nuestra gente, pero en términos científicos, los estudios indican que la actividad del volcán efectivamente ha decrecido. Sin embargo, la alerta se mantiene”.

Este miércoles, la Fach realizó un sobrevuelo al volcán en dos helicópteros UH-1H, de los grupos de aviación N° 5 y N° 9. El objetivo era apoyar al personal municipal de Pucón y Villarrica en el monitoreo de los cursos de agua cercanos al cráter. Y también se captaron imágenes que lo muestran semiobstruido.

Respecto a su estado, ayer el director nacional de Sernageomin, Rodrigo Alvarez, precisó que “el cráter tiene una obstrucción, con material piroclástico que salió en algún momento, lo que es considerado normal en este tipo de eventos. Pero no hemos cambiado la alerta roja”.

Añadió que el volcán no posee parámetros de temperatura y temblores altos, pero de todas maneras se mantiene el monitoreo.

A CINCO KILOMETROS

Tras la erupción del martes, inmediatamente se decretó la prohibición de acceso a un perímetro de 10 kilómetros alrededor del volcán. Ayer, sin embargo, la autoridad redujo esa restricción a cinco kilómetros.

La directora regional de Onemi, Janet Medrano, explicó que esperaban que en las próximas jornadas pudiera variar aún más la situación, “especialmente en relación a personas que están fuera de sus casas”.

En tanto, el alcalde de Pucón, Carlos Barra, confirmó que “la situación ha vuelto casi a la total normalidad; tenemos el comercio y los servicios públicos y de bancos funcionando. Esperamos que las clases se reinicien el lunes”.

Mientras, en Coñaripe, comuna de Panguipulli, la vida también retorna a la calma. Allí residen no más de cuatro mil personas. A la entrada del pueblo hay una cruz de fierro, un pequeño altar y bancos de madera, con varias placas recordatorias. Se trata del memorial que se levantó en recuerdo de las 22 víctimas del Villarrica, en 1964.

Historias varias, que han vuelto a ser recordadas. Una mujer a la que el aluvión le arrebató de las manos a sus dos hijos y que luego fundó un colegio; un anciano que sobrevivió aferrado a un árbol; una casa que se movió varios kilómetros, con todos sus morados dentro. “Somos parte del volcán”, dice Bélgica Belmar, mirando el memorial.
0
0
0
0No comments yet