Canales populares

"No tomen, eh, que si no van a terminar como yo"

El Roña colaboró con los controles de alcoholemia en la ruta 2. Y le dejó su mensaje a la gente.

Qué estuviste haciendo en la ruta?

—El control de alcoholemia.

—Como para ver qué se siente del otro lado del mostrador...

—Me invitaron. Si soy un experto... ¿Quién mejor que yo para esto? A los que parábamos les decía: ''No tomen, eh, que si no van a terminar como yo''.

—El ejemplo que necesitaban, ¿no?

—¿¡Qué te parece!? Después de palazo que me pegué con el auto... Yo volví de la muerte, les decía, mirá que no es fácil zafar. Pero todos bien, eh, ninguno venía chupado, todos marcaron cero-cero. Cuando da cinco es que tomó bastante. Y cuando da siete, que está borracho.

—¿Y si te lo hacen a vos cuánto marca?

—Y... 7.2... Je. No, mentira. Igual, yo no manejo más, voy en taxi a todos lados.

El 28 de diciembre pasó hace rato. Tinelli ya no hace cámaras ocultas. Así que no, no había chance de que se tratara de una broma. Era Jorge Locomotora Castro, nomás, el que participaba de la campaña de prevención "Famosos contra el alcohol". La misma se lleva a cabo en la entrada a Mar del Plata, en Champagnat y Constitución, por iniciativa de Angel Fernández, hombre de la Dirección de Tránsito marplatense. Ayer, de 14 a 15, el Roña estuvo colaborando con los controles de alcoholemia y se convirtió en el primer famoso que hizo su aporte. Justo él, que estuvo 19 días en coma, entre junio y julio del 2005, debido a un tremendo accidente con su auto. ¡La sorpresa que se llevaron los automovilistas! Castro está en Mar del Plata porque el sábado volverá al ring, en busca de revancha ante el colombiano José Herrera (ver Todavía sigue...).

—¿Qué te decía la gente?

—Me alienta mucho. Desde que llegué acá es siempre así. A la playa no puedo ir, me vuelven loco con las fotos y las firmas, je. Pero para mí es algo lindo, lo disfruto como el primer día.

—Y acá en la ruta se sorprendían de verte, ¿no?

—Sí. Pero muy piolas. A los que manejan micros les agradecimos que cumplieran con las reglas, porque mucha gente depende de ellos. Todos salieron bien.

—¿A vos te hicieron el examen de alcoholemia alguna vez?

—Sí, una vez. Hace mucho, en Buenos Aires.

—¿Y cómo saliste?

—Perfecto, sin ningún problema. Salí cero-cero. Porque era de día, claro.

—¿Y si te hubieran parado a la madrugada?

—Uffff... Ahí sí que explotaba el tubito...


Asi quedo el autito del roña cuando volvia de alguna fiestita con "unos copetines de mas")

Fuente

Saludetes
7Comentarios