Check the new version here

Popular channels

Noemí Jiménez, 16 años, la nueva promesa del golf español

La sampedreña Noemí Jiménez es sin duda la gran promesa del golf español. Humilde y con los pies en el suelo la jugadora de Guadalmina afronta su último año en la Universidad de Arizona antes de hacer frente al reto de hacerse profesional y competir con las mejores del mundo. Jiménez tiene claro que el año que viene quiere sumarse a la actual generación de oro del golf español.



Noemí Jiménez se encuentra estos días en San Pedro para descansar tras una temporada agotadora, sin descuidar los entrenamientos, y con la mirada puesta en el Campeonato del Mundo de Japón al que acudirá con España del 10 al 13 de septiembre.

En la última temporada en Estados Unidos ha vuelto a brillar, "este año he sido muy consistente tanto a nivel de golf como académico". En ambas ha entrado en el primer equipo de toda la nación, lo que le permitirá mantener su beca en la Universidad de Arizona para terminar sus estudios de Turismo y Negocios.



Durante toda la temporada sus resultados han sido excelentes acabando en diez torneos de la NCAA entre los diez primeros puestos. En el NCAA Regionals, el segundo más importante de la temporada, conseguía un gran triunfo. "Es el torneo más tenso que puede haber porque te juegas ir al Nacional. Si los otros los haces bien y fallas en éste, te quedas fuera", asegura.

Entre risas la golfista sampedreña reconoce que "probablemente me va la presión, me puse las pilas para jugar y me salió bordado. El último día hizo un tiempo horroroso, con mucho viento, pero pude mantenerme bien".



Tras concluir la competición universitaria también ha jugado en varios torneos amateurs en Europa donde ha rendido a gran nivel "ha estado muy bien el tramo final de temporada, en el British fui quinta en la fase Medal y llegué a cuartos en la fase Match". Además en el Campeonato de España y en el de Europa se quedó a las puertas del triunfo al acabar en segunda posición.

Especialmente duro fue el subcampeonato en el europeo que consiguió el pasado fin de semana tras ocho hoyos de desempate con la española Luna Sobrón. "Ya lo veo algo mejor, pero da rabia porque lo vi ahí", confiesa Noemí, quien destaca que "en el hoyo 18 tenía que meter ella un par de ocho metros para empatar y fue un bajón absoluto".



En el desempate las dos jugadoas ofrecieron un espectacular juego "fue un momento de presión enorme con más de 200 personas siguiéndonos, cámaras y aprendes mucho. Pero duele ir todo el rato líder y perder. Ella no falló ningún golpe, yo fallé uno y fue en el play-off donde ya no había más hoyos para recuperar".

Su madre Mercedes Martín, añade que "a pesar de lo duro que fue ese putt que recibió en el último hoyo y donde lo normal habría sido derrumbarse, se sobrepuso, le aguantó ocho hoyos más y ha tenido una experiencia que le puede servir de mucho para el futuro".



El buen juego que ha realizado esta temporada le ha servido para situarse como la séptima mejor jugadora del ranking amateur europeo y primera española. Esta brillante temporada también le permitirá estar en Japón con el equipo español para participar en el Campeonato del Mundo. Durante este mes en Marbella entrenará con su padre y entrenador, Antonio Jiménez, para trabajar principalmente su técnica.

Aún le queda por delante el último año de Universidad antes de dar el salto a profesional, "mi objetivo es intentar jugar el US Open clasificatorio y si lo consigo tendría la opción de pasarme ahí a profesional, si no intentaré lograr la tarjeta para jugar en la LPGA". "Lo tengo todo estudiado, ahora hay que hacerlo", afirma risueña y convencida de sus posibilidades.



Noemí destaca que "el golf es parte de mi vida", mientras que su madre recuerda que "con 17 meses cogió un palo de la fregona, le quitó la cabeza, ponía las bolas del árbol de Navidad en el suelo y desde la cocina veíamos las bolas volar y la niña haciendo el swing. Era alucinante".

Aunque siempre tuvo la inquietud por jugar al golf, comenzó de manera seria a los seis años con su padre Antonio Jiménez como entrenador. "Mi primera clase fue en El Ángel y luego ya me hice socia de Gudalmina", relata la sampedreña, quien apunta que "intenté jugar al balonmano, pero yo era más de coco, y el golf es un deporte en el que el 90% es mental".



La niña que con solo 16 años fue capaz de firmar una tarjeta de -8 (su mejor recorrido a un campo) en el Internacional de Francia tiene a Azahara Muñoz como "uno de mis modelos a seguir. Es amiga mía y claro que querría llegar a donde está ella". Noemí Jiménez es ambiciosa y sueña a lo grande y en voz alta: "Entrar en la LPGA, ganar un Major, y si se puede más de uno".

Y no se conformaría solo con eso, "siempre he tenido la idea de montar una academia para potenciar el golf y ayudar a gente que tenga menos recursos a jugarlo, porque con el tema de la crisis se ha vuelto a diferenciar y solo la gente con más dinero pueder jugar". Y es que tal y como relata la joven golfista "allí cuando digo que soy hija de bombero se sorprenden".



Por último, Noemí Jiménez no ha querido olvidarse de todos los que les han ayudado a llegar hasta aquí "además de Guadalmina que es mi club, también quiero darle las gracias a Finca Cortesín, La Reserva, Magna Marbella, Los Naranjos y Las Brisas que me han dejado las puertas abiertas para practicar, a las federaciones española y andaluza, la Universidad Arizona State por la beca que me están dando y a la Fundación José Banús".

0No comments yet