Check the new version here

Popular channels

Nueva invasion yanqui a Irak




Estados Unidos quiere ayudar y ataca nuevamente a Irak
El presidente yanqui, Barack Obama aseguró que la intervención en el país de Medio Oriente es para evitar un nuevo "genocidio" y detener el avance del grupo radical Estado Islámico que amenaza a miles de cristianos.




Aviones de Estados Unidos atacaron a islamistas radicales en Irak, horas después de que el presidente Barack Obama autorizara el uso de la fuerza militar para frenar un avance de los extremistas que amenaza a miles de civiles y a personal norteamericano aún presente en el país.

Este viernes por la mañana, el vocero del Pentágono, almirante John Kirby, dijo que dos cazabombarderos F-18 lanzaron bombas de 230 kilogramos contra una pieza de artillería del grupo islamista radical Estado Islámico (EI) y contra el camión sobre el que estaba posicionada.

El ataque marca la reanudación de la intervención militar de Estados Unidos en Irak luego de que Obama ordenara el fin de la misión de combate y de que las tropas norteamericanas abandonaran el país árabe, a fines de 2011, después de ocho años de guerra que comenzó con la invasión de 2003 para derrocar a Saddam Hussein.

Durante la tarde, Estados Unidos decidió lanzar una nueva ronda de bombardeos aéreos sobre Erbil, donde los islamistas del EI combaten a las fuerzas kurdas que defienden la norteña ciudad, indicaron funcionarios del Gobierno a la cadena de televisión NBC.

Los aviones despegaron desde el portaaviones USS George H.W. Bush, que está en el Golfo Pérsico, agregó Kirby, quien dijo que no estaba claro cuántos islamistas podrían haber muerto.

Su misión es ayudar

Declarando que su país ahora “llega para ayudar”, Obama anunció que dio luz verde a bombardeos limitados para impedir un “genocidio” y detener el avance del EI, que tomó la ciudad cristiana más grande de Irak y que se sitúa ahora sobre las fronteras mismas del Kurdistán.

Al mismo tiempo, el mandatario informó que aviones militares de Estados Unidos, a pedido de Bagdad, ya habían comenzado a lanzar ayuda humanitaria a decenas de miles de iraquíes de minorías religiosas que están en una montaña cercana al Kurdistán rodeados por los extremistas y en urgente necesidad de agua y alimentos.

El jefe del Pentágono, Chuck Hagel, de visita en India, dijo que las fuerzas de Estados Unidos tenían información y recursos suficientes como para identificar a los yihadistas y atacarlos, tanto con aviones tripulados como sin piloto, si amenazaban los intereses estadounidenses, informó la cadena CNN.

Por su parte, la ONU anunció que está preparando un corredor humanitario para facilitar la evacuación de civiles de zonas de Irak tras el inicio de la intervención estadounidense.

“Ahora que los ataques aéreos han comenzado, la ONU en Irak está preparando urgentemente un corredor humanitario para permitir a los que lo necesiten escapar de las áreas bajo amenaza”, dijo el representante especial de la ONU para Irak, Nikolay Mladenov.

Consciente del rechazo de los estadounidenses a una nueva guerra, Obama reconoció que las acciones militares serán causa de preocupación para sus compatriotas, aunque insistió en que no volverá a desplegar tropas terrestres y en que la crisis no se solucionará sólo con la intervención armada de su país.

Este viernes, funcionarios iraquíes y kurdos saludaron la decisión de Obama de enviar ayuda, que busca paliar las penurias de unos 200.000 desplazados por los combates, en su mayoría miembros de la minoría yazidí y algunos cristianos, que están refugiados en una montaña rodeada por islamistas y en urgente necesidad de agua y comida.

El Pentágono informó que tres aviones Hércules de carga, custodiados por dos aviones de combate, descargaron agua, alimentos y otros suministros para los refugiados en el monte Sinyar y abandonaron la zona sin incidentes.

El Pentágono precisó que los aviones dejaron caer 72 bultos con más de 20.000 litros de agua y con 8.000 raciones de alimentos desde baja altura, en una operación que duró 15 minutos

El anuncio de Obama llegó luego de que el EI tomara la ciudad cristiana más grande de Irak y zonas circundantes y se situara ya en las puertas del Kurdistán, en uno de los hechos más dramáticos desde que lanzó una ofensiva, en junio, con la que conquistó extensas zonas del norte y oeste de Irak.

Las conquistas de junio del EI incluyeron a Mosul, la segunda ciudad e Irak, y los milicianos lograron ayer hacerse con el control de la represa de esa ciudad, la más grande del país, tras una semana de enfrentamientos con combatientes kurdos.

La toma de la represa sobre el río Tigris, que pasa por Bagdad, es un hecho altamente preocupante, ya que el EI podría provocar la inundación de la capital y afectar seriamente los suministros de energía eléctrica en extensas zonas de Irak.

El EI está considerado más radical que Al Qaeda, y recientemente ha declarado un califato en las áreas que controla en Irak y en la vecina Siria, donde combate para derrocar al gobierno de Damasco.

En ciudades sirias e iraquíes que han conquistado, los combatientes del EI han obligado a los no musulmanes a convertirse, o abandonar sus casas o enfrentar la muerte.

La toma de Qaraqosh, la ciudad cristiana más grande de Irak, cerca del Kurdistán, y de otras zonas circundantes también provocó un enorme éxodo de unos 100.000 cristianos.

Alarmados por los hechos, el papa Francisco hizo un llamado “urgente” a la comunidad internacional para que ayude a los desplazados, mientras que el Consejo de Seguridad condenó anoche la ofensiva del EI en una reunión a pedido de Francia.

El Vaticano anunció que el papa enviará en los próximos días a Irak a uno de sus cardenales, Fernando Filoni, para analizar la situación de los cristianos y llevarles su mensaje de solidaridad.

En París, el presidente de Francia, Francois Hollande, apoyó los bombardeos estadounidenses contra el EI en Irak y llamó a la Unión Europea (UE) a “desempeñar un papel activo” en respuesta la “catastrófica” situación.
0No comments yet
      GIF
      New