Te damos la bienvenida a la comunidad de T!Estás a un paso de acceder al mejor contenido, creado por personas como vos.

O iniciá sesión con
¿No tenés una cuenta?
Nuevo cruce entre la Argentina y los Estados Unidos por la deuda
Además de instar a los Estados Unidos a que “asuma” lo que el canciller Héctor Timerman denominó como su “responsabilidad por los actos ilegales del juez Thomas Griesa” por su fallo a favor de los fondos buitre, el Gobierno le exigió ayer a la administración de Barack Obama que responda formalmente si acepta o no dirimir con la Argentina en la demanda jurídica que le presentó ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya el pasado 7 de agosto.

En la misma línea que su respuesta del pasado 8 de agosto, pero incluso más rápido, fuentes del Departamento respondieron anoche a Clarín: “Ya hemos dicho que no consideramos que la CIJ sea el ámbito apropiado para tratar la cuestión del la deuda publica de la Argentina”. Y al mismo tiempo Washington instó al país a seguir negociando con sus acreedores.

Timerman se presentó ayer en la Casa Rosada con el jefe de Gabinete Jorge Capitanich y la Consejera Legal de la Cancillería, Susana Ruiz Cerutti. La demanda a EE.UU. y “no a los fondos buitre” -señaló Timerman- es “por una violación directa a la soberanía (argentina), emanada de una decisión judicial de Estados Unidos” y que tras la presentación el “Poder Ejecutivo estadounidense, a través de funcionarios del Departamento de Estado y del Tesoro que pidieron no ser identificados, rechazaron la jurisdicción de la Corte”.

Se refería el ministro a las fuentes que el pasado viernes 8 transmitieron a la prensa que no aceptarían enfrentarse con la Argentina en un juicio, según la letra del máximo tribunal de las Naciones Unidas. EE.UU. renunció a la jurisdicción compulsoria en los años ochenta tras un juicio que le abrió Nicaragua allí por la guerra sucia de los contra y los sandinistas.

Pero entre el lunes y ayer el gobierno dio un giro en su estrategia. De ahí que la conferencia Capitanich- Timerman-Cerutti no contuviera novedades más que la escalada diplomática contra EE.UU.

El lunes a la noche muy altas fuentes de la propia Casa Rosada dijeron a Clarín que el Gobierno iba a denunciar ayer a Estados Unidos ante la ONU, adonde además, planea viajar Cristina Kirchner a fines de septiembre. La Presidente quiere llevar la pelea con los holdouts a su discurso ante la Asamblea de las Naciones Unidas, en Nueva York. Pero ayer, Timerman dijo que esa denuncia ya se había hecho y que no había otra. El cambio de estrategia fue confuso.

“Vamos a seguir exigiendo que Estados Unidos respete el derecho soberano de seguir pagando la deuda sin interferencias violatorias al derecho internacional”, dijo Timerman ayer en los 45 minutos de exposiciones. “Los tribunales internacionales son al ámbito donde las potencias hegemónicas deben dialogar de igual a igual con el resto de los países”. El funcionario remarcó que “si los Estados Unidos no se avienen a presentarse” ante La Haya, “deberán”, entonces, “indicar un método alternativo pacífico de solución de controversias”.