Obama: "Defenderé a Europa oriental de los rusos"

Obama promete que defenderá a los países bálticos de Rusia
Acusa a Putin de alentar nacionalismos 'históricamente muy peligrosos' en Europa




Una y otra vez repitió que Estados Unidos no dejará solos a los aliados ante Moscú



El presidente de los Estados Unidos y Premio Nobel de la Paz, Barack Obama, quiso empezar este miércoles su viaje europeo en Tallin. En sus 12 horas en la capital estonia estuvo con los líderes de las tres repúblicas bálticas, las tropas, los jóvenes, la prensa y los militares. Una y otra vez repitió que Estados Unidos no dejará a los aliados solos ante Rusia.

"La defensa de Tallin, Riga y Vilnius es tan importante como la defensa de Berlín, París y Londres... Estaremos ahí para Estonia. Estaremos ahí para Letonia. Estaremos ahí para Lituania. Ya perdisteis una vez la independencia. Con la OTAN, nunca la volveréis a perder", dijo Obama en una sala de conciertos recién construida y ante una audiencia de estudiantes y profesionales jóvenes. "Defenderemos a todos los aliados", insistió antes de volar hacia Gales para la cumbre de la OTAN.





Ante los titubeos de los europeos occidentales en Ucrania, que no es miembro de la Alianza, Estonia teme que el presidente Vladimir Putin tenga ganas de "proteger" también a las minorías de origen ruso en el Báltico. Así empezó la campaña que acabó en la anexión de Crimea y que ha provocado la guerra en el Este de Ucrania. Obama insistió en que en el caso de las repúblicas bálticas cualquier agresión supondría la movilización de los aliados según el artículo 5 del tratado fundacional de la OTAN, el que dice que habrá una respuesta colectiva ante cualquier "ataque armado" contra un Estado miembro. "Es un compromiso inquebrantable, firme, eterno. Estonia nunca se quedará sola", dijo en rueda de prensa junto al presidente estonio, Toomas Hendrik Ilves.





'Mañana puede ser mejor'

El estonio ya ha dicho que quiere una base de la OTAN en su territorio, como otros del Este, que piden un despliegue permanente de la Alianza y no se conforman con la fuerza de intervención rápida de 4.000 soldados propuesta como alternativa. Los occidentales, incluido Estados Unidos, prefieren mantener de momento el pacto con Rusia de 1997 que supone que la OTAN no se despliegue en Europa a no ser que cambie "la situación de seguridad". Obama admitió que "las circunstancias claramente han cambiado", aunque sólo comentó que el tema se debatirá en Gales. La canciller Angela Merkel dice que sigue creyendo en el pacto del 97 porque simboliza que la seguridad en Europa "sólo se puede conseguir con la cooperación y no con el enfrentamiento".



En medio de la confusión sobre el supuesto alto al fuego entre Ucrania y Rusia, Obama se mostró escéptico. "Es demasiado pronto para decir lo que significa el alto al fuego... Hasta ahora no ha funcionado. Porque Rusia no se lo toma en serio o hace como que no controla a los separatistas", dijo. Obama también acusó a Putin de "apelar a los sentimientos nacionalistas que históricamente han sido muy peligrosos para Europa".

Pese a estar abrumado por las crisis, Obama intentó recuperar su mensaje original de esperanza para los jóvenes estonios que fueron a escucharle al teatro de Tallin. "No perdáis el idealismo y el optimismo que es la raíz de cualquier gran cambio. No perdáis la fe en que si queremos, si estamos dispuestos a trabajar por ello, si luchamos unidos, el futuro puede ser diferente. Mañana puede ser mejor", susurró.