Obama: Todos los estadounidenses somos inmigrantes

El presidente acudió a un debate televisivo y respondió a las preguntas de los ciudadanos
Obama libra una dura batalla para conseguir la legalización de millones de inmigrantes
El 44% de las empresas tecnológicas de Silicon Valley han sido fundadas por inmigrantes



El día en el que Eric Narvaez cumplía 21 años fue herido en Afganistán. Pero ahora este ex soldado puede encontrarse con que su madre sea deportada de Estados Unidos y devuelta a México. Como dijo el martes el ex soldado, "¿acaso serví en Afganistán para regresar y combatir en otra guerra en mi propio país?"

Narvaez lanzó esa pregunta en un acto cuidadosamente coreografiado en el que la estrella era el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que libra una durísima batalla política para conseguir la legalización temporal de entre cinco y siete millones de inmigrantes ilegales.

El evento había sido organizado por las cadenas de televisión MSNBC y Telemundo, ambas propiedad del gigante del cable Comcast. Y ha llegado en un momento crucial para Obama: un juez ha bloqueado su reforma de la inmigración, y los republicanos, que controlan el Congreso, están dispuestos a dejar sin fondos a partir del domingo el Departamento de Seguridad Interior si el presidente no accede a dar marcha atrás en sus planes de utilizar su autoridad y permitir la residencia con carácter temporal de cerca de la mitad de los indocumentados que hay en el país.

La amenaza republicana es seria. Del Departamento de Seguridad Interior (aunque su traducción más precisa sería de Seguridad de la Patria) dependen organismos como la DEA, que se encarga de la lucha contra el narcotráfico; el FBI; y todo el mecanismo de protección y salvaguarda de aduanas del país. Esas agencias no se verían probablemente muy afectadas, ya que sus empleados recibían el tratamiento de "personal indispensable". Por tanto, podrán seguir trabajando, aunque no está claro que vayan a cobrar hasta que se desbloquee la crisis.

Así que el caso de Narvaez es un ejemplo perfecto de la tesis de Obama: la reforma de la inmigración es inevitable y una cuestión de justicia social. El presidente no se olvidó de mencionar que el Partido Republicano ha sido hasta la fecha completamente incapaz de ofrecer cualquier tipo de alternativa a sus propuestas. Y abrió un nuevo frente al pedir a la audiencia que considere la actitud de los candidatos en materia de inmigración a la hora de decidir su voto en las elecciones de 2016.

Es un argumento que puede funcionar muy bien para los demócratas, incluyendo a Hillary Clinton. El voto latino es más bien conservador, pero el rechazo republicano a cualquier forma de legalización de los ilegales ha arrojado a esa comunidad en brazos de los demócratas. Si el Partido Republicano no consigue al menos el 40% del voto de origen hispano en 2016, tendrá, una vez más, cerrado el camino a la Casa Blanca.
La inmigración como fuerza intrínseca de la nación

Al responder a Narvaez, Obama recordó que "todos somos inmigrantes. Eso es lo que somos. A menos que tú seas uno de los primeros estadounidenses, un nativo americano, eres un inmigrante. Y es algo que tenemos que reconocer". Significativamente, el presidente empleó los términos 'nativo americano' y 'primeros americanos'. Esas son dos expresiones más comunes en Canadá y América Latina que en Estados Unidos, donde se sigue calificando a las comunidades indígenas como "indios", hasta el punto de que existe una Oficina de Asuntos Indios que depende de la Secretaría de Interior.

El presidente también recordó que "nuestro país es fuerte porque, generación tras generación, los inmigrantes abrazaron los ideales de Estados Unidos y después lucharon por sus ideales, y lucharon en guerras para defender nuestro país, y construyeron empresas que dieron empleo a la gente, y ayudaron a construir los ferrocarriles y las autopistas". Nada menos que el 44% de las empresas de Silicon Valley, en San Francisco, donde se concentra la industria tecnológica, han sido fundadas por inmigrantes. Inmigrante es uno de los cofundadores de Google, Sergey Brin. E hijo de inmigrante era el fundador de Apple, Steve Jobs, al igual que el creador de Amazon, Jeff Bezos.

Eric Narvaez, sin embargo, no se quedó muy satisfecho con la respuesta de Obama a sus preguntas. Tampoco su hermano, Jorge, que es una estrella en YouTube. Por ahora el futuro de los inmigrantes en Estados Unidos sigue siendo incierto. Pero de esta batalla puede salir el vencedor de las elecciones de 2016.