Obtienen células madres sin destruir el embrión

En estudios con ratones, los investigadores consiguieron células troncales. Hasta ahora la única forma de obtenerlas era interrumpiendo el ciclo de vida, lo que generaba polémica.

Si todo marcha como tienen previsto los científicos, la obtención de células madre embrionarias humanas no volverá a generar polémica. Hasta ahora la única forma de hacerlo es destruyendo a los embriones, lo que genera acalorados dilemas éticos. Pero dos nuevos experimentos con ratones revelarían dos nuevos sistemas de extracción sin tener que interrumpir el ciclo de vida.

En la actualidad, los científicos deben sacrificar a los embriones humanos para obtener esas células –también llamadas troncales- que pueden generar cualquier tipo de tejidos y podrían servir para el tratamiento de enfermedades como la leucemia, el mal de Parkinson o la diabetes.

Los nuevos métodos, descritos en la edición dominical electrónica de la prestigiosa revista Nature, buscan obtener las células sin tener que sacrificar a los embriones humanos.

En el método habitual, los investigadores esperan al quinto día después de la fertilización, cuando el embrión está formado por una especie de bola de 150 células. El proceso de extracción de las células madre del interior de la bola implica la destrucción del embrión.

Ante esta situación, sociedades defensoras de derechos humanos, grupos religiosos y asociaciones médicas han expresado su repudio a que este sistema se siga utilizando. Incluso, en algunos países como Alemania, el sistema está prohibido.

Por este motivo, muchos científicos se han dedicado a buscar métodos de extracción que no implique sacrificar al embrión y no generen polémica ni dilemas éticos.

Aunque todavía falta bastante camino por recorrer, un grupo de investigadores tomó una técnica de laboratorio empleada por las clínicas de fertilidad para descubrir trastornos genéticos en embriones y la aplicó a la extracción de las células troncales.

Los científicos tomaron una célula de un embrión de ratón al segundo día después de la fertilización cuando está formado por ocho células. Esa célula, que las clínicas utilizan para análisis genéticos, los investigadores la cultivaron y hallaron que evolucionaba como una célula troncal. Por el método de extracción empleado, los embriones siguieron su evolución normal hasta convertirse en ratones.

El resultado indica que al realizar sus análisis, las clínicas podrían dejar que la célula que retiran se divida en dos, usar una para el análisis y la otra para crear una línea de células madre, explicó Robert Lanza, de Advanced Cell Technology en Worcester, Massachusetts, uno de los autores del estudio.

Otro paper explica que científicos estadounidenses usaron una variante de la clonación terapéutica, una técnica que trata de generar células madre genéticamente compatibles con el paciente, ya sea para tratamiento o investigación.

Como sucede en la clonación terapéutica normal, tomaron huevos a los que habían quitado sus núcleos, donde se encuentra el ADN, e insertaron en cada uno un núcleo de célula de ratón. Pero antes de la inserción bloquearon la acción de un gen crucial en los núcleos para asegurar que los huevos no produjeran un embrión que se pudiera implantar en un útero. Los huevos se dividieron y crecieron lo suficiente para dar células troncales.

Los resultados de este último trabajo fueron presentados por los doctores Rudolf Jaenisch y Alexander Meissner del Instituto Whitehead de Investigaciones Bomédicas y del Instituto de Tecnología de Massachusetts.

Clarín