Check the new version here

Popular channels

Occidentales se han integrado al Estado islámico

Miles de militantes occidentales se han integrado al Estado islámico






Roma, 18 Sep (Notimex).- Con una capacidad financiera sin precedentes, la organización yihadista del Estado Islámico (EI) cuenta entre sus filas con miles de militantes occidentales, muchos de los cuales son ahora reclutados por internet y ya no en lugares de culto, como las mezquitas.


Según el académico italiano Lorenzo Vidino, experto en islamismo y autor de libros como “The New Muslim Brotherhood” (La Nueva Hermandad Musulmana), entre dos mil 500 y tres mil occidentales forman parte del EI.


Se trata en su mayoría de europeos, pero también canadienses, estadunidenses y australianos, que se han unido al grupo fundamentalista por un conjunto de razones muy diversas entre sí.



“Hay países que han dado números muy altos, como Francia, con unos 900; Inglaterra, con entre 600 y 700; Alemania con 300 o 400; Bélgica, que es un país pequeño, también con entre 300 y 400”, dijo Vidino en entrevista con Notimex.


Calculó que de Italia han llegado a las filas del EI unos 50 militantes, cifra que coincide con la anunciada por el ministro del Interior, Angelino Alfano, que el pasado 9 de septiembre compareció ante el Parlamento para advertir sobre la amenaza sin precedentes que representa el grupo yihadista.


Según Vidino, muchos de los italianos que se han unido al EI son en realidad hijos de inmigrantes o, incluso, está el caso de refugiados sirios, que no se adhirieron a ese grupo, sino que decidieron ir a combatir a su país de origen, caldo de cultivo del nuevo fundamentalismo.



“Hay que hacer una distinción importante, porque un buen número de los que se han unido son sirios que han vivido en Italia por largo tiempo y que van a combatir sobre todo por fuertes motivaciones nacionalistas”, explicó.


Resaltó que hay también jóvenes italianos convertidos al Islam, como el famoso caso de Giuliano Delnevo, hijo de una familia acomodada de Génova que partió para combatir en Siria, donde presuntamente murió en junio de 2013.


Está igualmente el caso de al menos dos jóvenes italianos de la norteña región del Veneto que murieron en combate y cuyas familias originarias de Los Balcanes estaban bien integradas en el país de la bota.


Otro de los casos más conocidos es el de Anas el Abboubi, nacido en Marruecos en 1992 y residente en la norteña ciudad italiana de Brescia desde 1999, que en 2013 fue detenido por adiestramiento con finalidades de terrorismo y que tras ser liberado partió para Siria, donde se perdió su rastro.


“Sin duda la guerra en Siria, con imágenes de mujeres y niños masacrados cotidianamente, creó en muchos de estos jóvenes un sentimiento de frustración e impotencia y la motivación para ir a combatir en ese país”, consideró Vidino.


Sin embargo –añadió- con el tiempo estas motivaciones han sido sustituidas en parte por la idea del EI de crear un gran estado islámico utópico. “Son individuos con una visión muy ideológica que rechazan completamente la sociedad occidental y la democracia y aspiran a crear un Estado islámico perfecto”.


La presencia de jóvenes occidentales en las filas del fundamentalismo islámico ha sido confirmada por el periodista Domenico Qurico, que como enviado del diario La Stampa estuvo varios meses secuestrado en Siria, donde estuvo en contacto con ellos.


“Estos muchachos son la demostración del fracaso de las políticas de integración en nuestro país y en Europa”, declaró Qurico a la emisora RaiNews24.




Pero a diferencia del pasado, donde algunas mezquitas en Italia, como la de vía Jenner de Milán, eran conocidas por ser lugares de adoctrinamiento, ahora el reclutamiento pasa fundamentalmente por internet.



“No se puede generalizar, pero respecto al pasado las mezquitas tienen ahora un papel menos importante que internet en el reclutamiento de estos jóvenes”, dijo Vidino.


Las mezquitas, sin embargo, son los lugares de reunión por excelencia de la comunidad musulmana y como lo confirmó el ministro del Interior ante el Parlamento, se mantiene la “guardia alta” hacia esos templos y otros centros islámicos.


Informó que en Italia operan 514 asociaciones islámicas y hay 396 lugares de culto musulmanes, como la mezquita de Roma, considerada la más grande de Europa, cuya construcción en la década de 1990 fue financiada por el rey Faisal de Arabia Saudita.


Alfano advirtió que Roma, como cuna de la cristianidad e Italia, al igual que Europa, pueden ser objeto de atentados del fundamentalismo islámico.


“Existe el riesgo de un atentado en Occidente. El Estado Islámico es fuertemente antioccidental y resulta claro que con la intervención occidental en Irak la posibilidad aumenta”, opinó Vidino.


Sin embargo, consideró muy bajo el riesgo de que células terroristas puedan infiltrarse en las barcazas con indocumentados que cotidianamente arriban a las costas del sur de Italia.


“La mayor parte de los occidentales que se unen al EI tienen pasaporte occidental, por lo que si quieren retornar a Europa no tienen necesidad de realizar un viaje peligroso en lancha, sino que simplemente pueden tomar un avión”, dijo.



Fuente
0
0
0
0No comments yet