Check the new version here

Popular channels

Ocupan terreno, piden urbanizacion y suben los delitos

Velas para pedir el desalojo del predio tomado en Villa Lugano



Dicen que se incrementó la inseguridad



A cuatro meses de la primera protesta, los vecinos realizaron una particular marcha por el barrio para “hacer visible” el reclamo.



centenar de vecinos de Villa Lugano realizaron ayer una nueva marcha, esta vez de velas, para reclamar el desalojo del predio tomado junto a la Villa 20, en Avenida Fernández de la Cruz y Pola. Denunciaron que desde que lo usurparon, el 24 de febrero, aumentó la inseguridad en la zona.


Algunas de las consignas fueron: “Lugano es ignorado día a día y se va muriendo de a poco” y “Basta de ser el basurero de la Ciudad”. Los vecinos reclamaron contra la inseguridad y las usurpaciones y exigieron el desalojo del llamado “Barrio Papa Francisco”. Se encontraron a las 19 en avenida Fernández de la Cruz y Piedrabuena. Desde allí marcharon cortando el carril hacia Capital de Cruz hasta Oliden, a cuatro cuadras de la toma, donde cantaron el himno. Para hacer más visible su reclamo, cada uno llevó una vela.







“Hoy se cumplen cuatro meses de nuestra primera marcha y, una vez más, estamos exigiendo que la jueza Gabriela López Iñiguez le ponga fecha al desalojo –explicó la vecina Virginia Lietti–. Vivo a diez cuadras de la toma y se incrementó muchísimo la inseguridad. Hastasecuestraron a un comerciante de nuestro barrio, que lo agarraron en Madero y lo tuvieron retenido en una casilla de la toma”.
Los vecinos aseguran que en el predio usurpado se instaló gente que no es de la Villa 20. Y que los principales problemas se manifestaron después de la detención Antonio Marcelo Chancalay, un puntero político que trabajó para el macrismo, el kirchnerismo y UNEN y que fue acusado de organizar la toma. “Cuando lo pusieron preso, quedó la gente a la deriva y se generó una disputa de poder entre bolivianos y paraguayos. Ahí apareció toda una trama de armas y de drogas y hasta quemaron parcelas de gente que sí necesitaba un lugar”, relató un vecino.

Los habitantes de la propia toma y de la villa vienen haciendo denuncias por venta de drogas, secuestros extorsivos, abuso sexual y amenazas. Por eso, el 13 de junio la Gendarmería allanó el predio tomado por orden del Juez en lo Penal y Contravencional de la Ciudad Norberto Tavosnanska. Hubo dos detenidos, que enfrentaron a los efectivos con una escopeta y un revolver calibre 22, y secuestraron facas y machetes.
Mientras, el desalojo está en suspenso. Hace menos de un mes, la jueza López Iñiguez decidió postergarlo para “garantizar la vida e integridad física” de los ocupantes. El motivo es que la Policía Metropolitana, la Federal y Gendarmería aún no se pusieron de acuerdo en el plan para liberar el predio.
0
0
0
0No comments yet