ola de despidos en la minería

En los últimos meses echaron a más de 12 mil empleados. Aseguran que los proveedores de insumos están en quiebra.





Los funcionarios del Gobierno nacional ya lo sabían. Pero venían ocultándolo bastante bien. Hasta que una denuncia encendió luces de alerta, sobre todo en los Ministerios de Industria y Trabajo, que conducen Débora Giorgi y Carlos Tomada, respectivamente.

Es que las declaraciones del diputado nacional del PRO, Eduardo Cáceres, no resultaron indiferentes: el vicepresidente de la Comisión de Minería aseguró que en los últimos meses sólo en San Juan se produjeron más de 12.000 despidos en el sector minero.

La denuncia, tal como era de esperar, volvió a instalar en los medios el debate acerca del modelo minero y, por sobre todas las cosas, generó un alto grado de preocupación en el gabinete nacional por el indisimulable impacto de la recesión económica.

En diálogo con La Política Online, Cáceres explicó que “las empresas que vienen del exterior están despidiendo porque ven que se acabó la seguridad jurídica, que hay controles a las importaciones y que el valor del dólar no es competitivo para exportar”.

“La carga impositiva que tienen hoy por hoy las empresas mineras es de las más altas de la región”, señaló Cáceres, para luego mencionar que “al ver esto, los inversores siguen de largo y se instalan en Chile y Perú donde hay reglas de juego claras”.



Así las cosas, el interrogante que gira por la cabeza de muchos es cómo se llegó al actual estado de situación teniendo en cuenta que la minería fue, si se quiere, uno de los sectores económicos más favorecidos por las primeras políticas kirchneristas.

En este sentido, evidentemente, algo se rompió. En 2007 el Gobierno decidió aplicar derechos de exportación de entre un 5% y un 10% de acuerdo al mineral, mientras que en 2011 se les prohibió a las empresas mineras liquidar divisas en su país de origen.

“Este cambio de reglas impuesto por el kirchnerismo ha llevado a una crisis muy grave dejando en quiebra a cientos de Pymes proveedoras de insumos y a los trabajadores en una situación de extremo riesgo”, apuntó Cáceres.

Cabe destacar que la participación de empresas extranjeras en el total de la producción minera argentina es del 100%, (en contraste con lo que ocurre en Brasil donde la participación del capital externo en la minería es de poco más del 10%).

En tanto, en la actualidad se estima que el sector minero emplea 400.000 personas de manera directa e indirecta en todo el país, al tiempo que solo en San Juan (principal provincia minera) da trabajo a una de cada tres personas económicamente activa.

“La crisis del sector minero se va a seguir agravando hasta tanto no haya certidumbre y reglas claras para los inversores”, alertó el diputado del PRO en referencia al temor existente porque la ola de despidos siga creciendo.

Como sea, los despidos desmienten a Tomada, quien, días atrás afirmó que “en los últimos cinco años el nivel del empleo es estable”, mientras que llama la atención en el ambiente político el silencio de los gobernadores de las provincias mineras.

Por otra parte, en la Cámara de Diputados están trabajando en un proyecto tendiente a coparticipar los recursos que recauda el Estado nacional a partir de las ganancias que genera la minería (la Casa Rosada se queda con un 90% la carga tributaria).

“La idea de la iniciativa no es que las empresas paguen menos; sino que esos recursos se destinen en mayor medida a las provincias productoras en relación a que se manejan recursos no renovables”, concluyó Cáceres.