Canales populares

Ola de llamadas de personas con dudas de identidad sacude...

.


Ola de llamadas de personas con dudas de identidad sacude a entidad de Abuelas en Argentinas







Una 'avalancha' de llamadas telefónicas de personas con dudas sobre su identidad está sacudiendo a la organización humanitaria Abuelas de Plaza de Mayo en Argentina, luego de que su presidenta, Estela Carlotto, recuperara a su nieto, en un caso simbólico de la dictadura (1976-83).

La aparición del nieto que Carlotto buscó por más de 36 años, al que la organización empezó a llamar Guido Montoya Carlotto -al confirmarse también la identidad del padre- hizo que las consultas telefónicas sobre identidad o para dar información de casos sospechosos pasaran de un promedio de 15 diarias a unas 300 en los dos últimos días.

Una funcionaria de la organización que tiene tres filiales en Buenos Aires reveló que incluso están teniendo problemas para comunicarse entre los distintos departamentos de la entidad por la congestión de las comunicaciones.

El caso de Guido "disparó el número de llamadas de una forma extraordinaria", dijo a la AFP, Marisa Salton, secretaria del Centro de Atención por el Derecho a la Identidad.

"En los ocho años que trabajo en Abuelas, solo dos veces antes sucedió algo similar aunque en esta oportunidad ha sido mucho más notorio", dijo Salton, al precisar que la gran mayoría de las llamadas son de personas con dudas sobre su identidad o para denunciar casos que merecen una investigación.

El nieto de Carlotto, criado por una pareja del campo como Ignacio Hurban, es el 114º recuperado por el minucioso trabajo de la entidad, que aún persiste en la búsqueda de otros 400 niños robados durante la dictadura.

Este músico profesional decidió voluntariamente hacerse pruebas de ADN hace menos de tres semanas por dudas que aún no han sido esclarecidas públicamente.

Según Salton, en 2006 una telenovela llamada "Montecristo", que abordaba el tema de la apropiación de uno de los personajes, y luego el ciclo de ficción "Televisión por la Identidad" dedicado específicamente al robo de niños en la dictadura, también aumentó el número de llamadas a las organización.

Sin embargo "creo que esta vez, luego de la conferencia de prensa el martes de Estella de Carlotto confirmando la buena noticia ha sido mucho mayor el aluvión de llamadas".

La vida de Guido se inició con su apropiación por un miembro de las fuerzas represivas -al que Carlotto no identificó- quien luego lo entregó a una familia para que lo criara.

Otros niños robados fueron criados como hijos propios por policías y militares e incluso por los verdugos de sus propios padres.




.
0No hay comentarios