About Taringa!

Popular channels

Otra sangrienta pelea sin control




Otra sangrienta pelea sin control
lanacion - lun 31/03 - 03h00
Otra sangrienta pelea sin control

Puños descontrolados y cuchillos feroces, escalones convertidos en escenario de la barbarie, cinturones utilizados como armas de agresión, paravalanchas esquivados en busca de un escape, codos abarrotados de gente transformados en refugios. Locura, desesperación, violencia y sangre en los asientos celestes del estadio de Vélez. En el medio de niños, padres y abuelos, la zona parece liberada. El pánico se apodera de la tribuna de River y una estampida deja heridos por todos lados. Muchos más de los que se declaran después en los partes oficiales de la policía. Sucesión de imágenes de batallas en las que un bando quiere descargar su furia contra otro por conquistar el poder de Los Borrachos del Tablón, la barra brava millonaria. El fútbol, la excusa.

Horas antes de ver como la tribuna ocupada por los hinchas de River se transformó en un campo de batalla donde hubo heridos de arma blanca y por golpes se escuchó el relato de una persona que congeló la sangre: "Vienen los "Pibes de Gonzalo" a copar la popular. Son los que antes respondían a Adrián y se enteraron que están los del Oeste. Dicen que los van a matar" . Poco después de un mediodía soleado, las ganas de disfrutar de un domingo se vieron amenazadas por las advertencias que llegaban desde los alrededores del Monumental. El terror se mudaba de cancha. La policía parecía no enterarse de lo que muchos sabían de antemano y aplicaba el derecho de admisión sobre algunos barrabravas, entre ellos Marcelo Martínez, alias Franky , y Martín Stambuli, alias el Turco , supuestos líderes de la Banda del Oeste .

Por enésima vez, dos facciones antagónicas se trenzaron en plena tribuna local de Vélez, donde River jugó de local por estar ocupado el Monumental con el Quilmes Rock. La Banda del Oeste , que últimamente no iba al estadio de Núñez, intentó adueñarse del control de la popular en Liniers, a donde llegó temprano y se quedó por unos minutos en la parte central de la tribuna. Pero al llegar la Banda de Gonzalo , que se adueñó del liderazgo enLos Borrachos del Tablón, tras el supuesto paso al costado que dio Adrián Rousseau tras el homicidio de Gonzalo Acro, los minutos se hicieron interminables. Sin su cúpula, los del Oeste quedaron atrapados en la zona superior rodeados por los que responden a los líderes actuales de la barra brava. Un joven de remera negra sufrió golpes y cayó escalón por escalón, casi sin poder sostenerse. Se transformó en el protagonista de una postal que los presentes no podrán olvidar por mucho tiempo.

En los minutos siguientes al enfrentamiento, con demasiada convicción y las ganas de cerrar todos los caminos posibles, un grupo de fornidos hinchas millonarios se ponía de espaldas al partido y comenzaba a dar indicaciones por teléfono a su gente, todos vestidos por recomendación de vaya a saber quién con las camisetas alternativas de River o con la casaca de los Pumas. Eran los nuevos lugartenientes de la barra y a los que poco les importaba los insultos de los plateístas (ver aparte). Caverna , Martín de Ramos y Joe eran los hombres fuerte de la feroz conquista. Un prolongamiento de la barbarie. Una particularidad: no había banderas grandes, de las que suele mostrar los violentos. ¿El motivo? Ninguno de los bandos quiso llevarlas para que no sean apropiadas como trofeos de guerra. A esa altura, cuando la exaltación era menor, fue muy difícil comprender cómo pudieron mantener una sangrienta pelea ante la pasividad policial, que se hizo presente con unos diez efectivos de infantería, pero que se marcharon enseguida como si nada hubiese pasado.

Al menos seis personas resultaron con heridas de consideración, una de ellas estaba anoche en grave estado, y 38 quedaron detenidos. El comisario mayor Roberto Palavecino, director de Operaciones de la Policía Federal, explicó anoche a LA NACION que dos de los cuatro lesionados que fueron detenidos estaban internados en el hospital Vélez Sarsfield. Uno de ellos, de 38 años, presenta una fractura en el brazo derecho, y el otro, cortes en el rostro y traumatismos varios. "Permanecían fuera de peligro, y bajo custodia policial, mientras que de los otros dos hinchas heridos, uno fue derivado a un hospital privado y el otro, el más grave, al hospital Fernández", explicó Palavecino.

Según la policía, el individuo trasladado al hospital Fernández no participó de los incidentes. "Antes de ingresar por la puerta 2 del estadio de Vélez, dicha persona se cayó y sufrió un traumatismo de cráneo muy delicado. Y está en grave estado, pero no tiene nada que ver con los hechos de violencia", aclaró Palavecino. Alberto Crescenti, director del Servicio de Emergencias Médicas de la ciudad de Buenos Aires, dijo a LA NACION que cinco personas fueron trasladadas por ambulancias de la entidad. Una de ellas, identificada como Juan José Paz, de 39 años, se encuentra "grave por un traumatismo de cráneo y con sus funciones neurológicas reducidas al mínimo, internado en el hospital Fernández en coma farmacológico", precisó el médico. Un herido de arma blanca se negó a ser trasladado y dos hinchas fueron atendidos en el lugar. Dos efectivos policiales sufrieron "traumatismos" y fueron derivados al hospital Churruca, donde estaban fuera de peligro.

La mayoría de los detenidos fueron trasladados a la comisaría 44 a , encargada de los operativos de seguridad en el estadio de Vélez. Los hinchas violentos fueron perseguidos por la policía y algunas detenciones se realizaron tras el partido. "Hubo 38 detenidos en total", dijo Palavecino. Anoche, al cierre de esta edición, los peritos analizaban los videos e intentaban identificar a los cabecillas del enfrentamiento.

Era un simple partido de fútbol. Se transformó en el relato de otra salvaje disputa interna entre los grupos que se disputan el poder de Los Borrachos del Tablón.


* Según Castrilli, los detenidos no tenían prohibido el ingreso El titular de la Subsecretaría de Seguridad en Espectáculos Futbolísticos, Javier Castrilli, precisó que a los 38 detenidos de la hinchada de River no correspondía aplicarles el derecho de admisión. "Se practicaron 38 detenciones y todas esas personas no figuraban en la lista que River entrega para aplicarles el derecho de admisión", le explicó Castrilli a Télam.

38 son los detenidos por la Policía Federal; en la comisaría 44° hay 34 y los cuatro restantes están en la 43°

Por Martín Castilla
De la Redacción de LA NACION

Colaboró Pablo Tomino








Fuente: http://ar.sports.yahoo.com/futbol/arg/noticias/30032008/59/d-sport-1000120d-sport-sangrienta-pelea-control.html




Incidentes entre barras de RIVER. 30/03/08


link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=2bDyki0Sp0w
0No comments yet
      GIF