Check the new version here

Popular channels

Otro fondo denunciado por el Gobierno es accionista de YPF

Se trata de Blackstone. La Presidenta lo acusó el jueves de conspirar contra el país y el peso.




El jueves pasado, la presidenta Cristina Kirchner involucró al fondo de inversión Blackstone Group LP con un “ataque especulativo” generado por los “buitres” para desestabilizar al “peso argentino”. Hace pocos meses, sin embargo, el mismo Gobierno había celebrado que Blackstone había confiado en el país al invertir en YPF.

Ocurre que ese grupo adquirió más de 3,2 millones de acciones de la empresa energética estatal a través de una de sus empresas afiliadas, GSO Capital Partners.

La Presidenta difundió sus críticas a Blackstone a través de su cuenta de Twitter, pero no contó que el fondo denunciado era “socio” de YPF.

“Hay falta de seriedad en el equipo económico”, dijo al respecto la diputada del Frente Renovador Liliana Schwindt.

En mayo pasado, el titular de la petrolera argentina, Miguel Galuccio, dejó trascender que la inversión de GSO en la empresa lo ayudaría a buscar financiamiento internacional.

El fondo GSO había comprado parte de las acciones de YPF que en su momento Repsol le había vendido a Morgan Stanley.

Se pudo saber que al 30 de junio de este año, GSO poseía 3.392.881 acciones de la empresa petrolera nacional.
Pero las cosas parecen haber cambiado.

Antes de partir hacia Roma para visitar al Papa, la Presidenta denunció a través de su cuenta en Twitter una nueva conspiración de los fondos buitre contra el país.

Todo empezó cuando se difundió que la aerolínea estadounidense American Airlines había comunicado que restringiría la compra de pasajes en la Argentina, debido a la falta de certidumbre que tiene la empresa para pasar a dólares los pesos generados por esas operaciones comerciales.

La compañía -la aerolínea más grande del mundo- emitió un comunicado avisando que sólo vendería pasajes en la Argentina con 90 días de anticipación a la fecha de viaje para evitar problemas con las autorizaciones oficiales para comprar dólares.

La Presidenta aseguró que las restricciones a la compra de divisa norteamericana por parte de las compañías como American Airlines no existen.

Y entonces vinculó a la aerolínea con los “buitres”.

Cristina afirmó que desde diciembre de 2013 el director de American Airlines era James Albaugh. Y agregó que este último era al mismo tiempo “asesor principal de The Blackstone Group LP”.

La Presidenta cree que esos lazos dan por confirmado que el anuncio de American Airlines sobre la restricción de compra de pasajes en la Argentina fue un “ataque especulativo” provocado por los buitres: “Todo hace juego con todo”, dijo.

Un mes atrás, la Presidenta también había acusado de conspirador a otro grupo inversor que es accionista de YPF, llamado Blackrock. Denunció que esa firma había formado parte de un complot para provocar una crisis económica en el país debido a que tenía influencias comerciales sobre la imprenta Donnelley, que había anunciado su quiebra dejando en la calle a 400 empleados. Incluso dio a entender que denunciaría a Blackrock por haber incumplido la ley antiterrorista.

El tiempo demostró la verdad: todo había sido un “blooper” presidencial.


El titular de la Comisión Nacional de Valores, Alejandro Vanoli, un hombre muy alineado con el discurso de la Casa Rosada, debió desmentir las acusaciones sobre Blackrock.

Según se pudo averiguar, el titular de YPF, Galuccio, le había informado a la Casa Rosada que ese fondo de inversión era accionista de la empresa energética y que si era obligado a vender sus acciones, la cotización de la compañía se vería afectada.

Nada se sabe aún sobre cómo se desarrollará la nueva acusación presidencial sobre otro fondo que es socio de YPF, Blackstone.
0
0
0
0No comments yet