Te damos la bienvenida a la comunidad de T!Estás a un paso de acceder al mejor contenido, creado por personas como vos.

O iniciá sesión con
¿No tenés una cuenta?


Un fan de Pablo Lescano se había tatuado la firma de su ídolo y orgulloso de lo que había hecho, le mandó a su ídolo la foto con el tattoo que se había realizado en la espalda por Twitter.

La respuesta del líder de Damas Gratis fue: "¡Te cagaron! ¡Esa no es mi firma!". Esto generó una revolución en los medios de comunicación y en las redes sociales por la perlita desopilante.

Lo cierto es que Lescano se contactó de forma privada con su seguidor cordobés, Diego Andrés Ferreyra, y lo llevó con su tatuador, para que le cubrieran la firma trucha con el dibujo de su teclado modelo AK-47, colocando debajo su firma original.

Además, Pablo aprovechó para llevar a su fiel seguidor como acompañante de sus shows nocturnos. Luego de esta gran experiencia, el mismo Ferreyra se encargó de publicarlo en su cuenta de Twitter.