Check the new version here

Popular channels

Padre al asesino de su hijo: "Ojala que se pueda recuperar"

Tras la detención del presunto asesino de su hijo, lamentó que 'se pierden dos vidas'

Ayer, en una rueda de reconocimiento, ocho testigos confirmaron que el joven atrapado en Concordia coincide físicamente con el asesino del ciclista. El padre de la víctima, sin embargo, pide por el sospechoso: "Ojalá que se pueda recuperar"



Reflexivo, con una comprensión poco habitual para estos tiempos, Eduardo Tonello sabe que lo que se llevó la vida de su hijo no fue simplemente "un chorro". Sabe también que si bien la policía cumplió con su deber y detuvo al asesino de Pablo, nada podrá evitar que se susciten más tragedias como la suya, la que hoy sufre una familia entera.

Ayer hubo una rueda de conocimiento que permitió, al menos, mantener detenido al sospechoso de haber acribillado al joven para robarle su bicicleta. Se llama Víctor Ezequiel Sala, tiene 18 años y podría recibir la pena de reclusión perpetua, ya que la jueza Susana Castañera lo imputó delitos de homicidio agravado y robo.

Aunque vivía en el partido bonaerense de Tigre, la policía lo capturó en la ciudad de Concordia, Entre Ríos. Se había escabullido en la casa de un familiar.

"En algún momento me gustaría hablar con él, entender qué pasa en la mente de un chico que hace esto. Porque, dentro del dolor, este pibe también es una víctima", dijo Eduardo tras conocer la noticia de su reconocimiento.

Semanas atrás, el papá de Pablo, en diálogo con Infobae, había dicho que se sentía responsable por la enorme pérdida. "Yo maté a mi propio hijo porque fui indiferente a lo que pasa alrededor nuestro", consideró.

Ahora, Eduardo dice que haber recibido la novedad de la detención le despertó sentimientos encontrados. "La condena a él no me contenta, ni me alegra. Todo lo contrario. En definitiva se pierden dos vidas, en vez de una. La de Pablo ya está y la que queda está condenada", razona el comerciante evangelista que cree que el mal no está en el chico, sino en el sistema que lo llevó a cometer una locura: "Ojalá que el chico se pueda recuperar", implora.

Sus declaraciones sorprenden. Sobre todo en estos momentos, en los que mucha gente, cansada por la repetición de hechos de inseguridad, pide la pena de muerte para un chico que arrebata un celular, o decide hacer justicia por mano propia, con la complicidad de ocasionales testigos que se suman al linchamiento modelo siglo 21.

Lejos de eso, Eduardo Tonello siente "calma", porque la Policía y la Justicia "cumplieron con lo que habían dicho, que estaban trabajando", dijo al diario Clarín. Pero también se lamenta. Sabe que queda mucho por delante, que a su hijo ya no lo verá, y que, muy probablemente, otro pibe tendrá una vida peor que la que ya tenía.
0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New