Pagarán una fortuna a víctimas de curas pedófilos

Pagarán una fortuna a víctimas de curas pedófilos


La arquidiócesis de Los Angeles, la más grande de Estados Unidos, los indemnizará a cambio de frenar las demandas. Deberán vender varias propiedades.



Por Rob Woollard (AFP) | 15.07.2007 | 14:55


Los Angeles - La Iglesia católica estadounidense deberá pagar 660 millones de dólares en indemnizaciones a más de 500 víctimas de pedofilia para frenar el avance de los juicios penales contra los jefes religiosos.

La arquidiócesis de Los Angeles aceptó pagarle a todas las personas que denunciaron abusos sexuales cometidos por sacerdotes de este obispado, una suma sin precedentes en el escándalo de pedofilia que afecta desde 2002 al clero de Estados Unidos. Cada víctima recibirá más de un millón de dólares.




La Iglesia St. Vincent's de California ubicada en la calle West Adams Boulevard 621 es uno de los tantos templos católicos de la arquidiócesis de Los Angeles en Estados Unidos. | Fuente: www.nitestar.com


El acuerdo -el más grande hasta ahora de obispado alguno en Estados Unidos- deberá ser refrendado mañana por un tribunal, indicó Ray Boucher, principal abogado de las víctimas, para así poner fin a las demandas contra la diócesis, algunas de los cuales se remontan a la década de 1940.

"Ha sido una cuesta larga y difícil", dijo por su parte el abogado de la Iglesia J. Michael Hennigan a diario norteamericano Los Angeles Times. "Estoy contento con que haya llegado a su fin", señaló.

El asunto se centra en demandas de una docena de personas que acusaron al padre Clinton Hagenbach, fallecido en 1987, de abusos sexuales. Sin embargo, al prescribir la causa, los demandantes continuaron sus casos directamente contra la Iglesia.

El acuerdo alcanzado entre la arquidiócesis de Los Angeles (California, oeste) y las víctimas prevé la publicación de informes personales de curas acusados, para que se pueda conocer si hubo responsables católicos que encubrieron esos actos, según reveló hoy el periódico New York Times.

John Manly, abogado de unas 50 víctimas, afirmó a la agencia internacional AFP que la arquidiócesis aceptó el acuerdo para evitar la vergüenza de un proceso judicial.

Manly indicó que la publicación de los informes levantará dudas sobre la labor del cardenal de Los Angeles, Roger Mahony, acusado de haber encubierto evidencia de los abusos y de haber transferido a curas a otros obispados.

"Creo que cuando la gente vea los documentos y conozca lo que él (Mahony) sabía y lo que hizo, se sorprenderán", agregó Manly.

Manchada por los numerosos casos de pedofilia, la Iglesia católica estadounidense ha pagado ya 2.100 millones de dólares a las víctimas de abusos.

Para poder desembolsar las cifras colosales, la Iglesia tuvo que deshacerse de numerosas propiedades valuadas en millones de dólares. Varios sacerdotes han sido condenados y cinco obispos y arzobispos se declararon en bancarrota ante la imposibilidad de recompensar con dinero los daños.

El escándalo de los padres pedófilos explotó en 2002 en Boston (Massachusetts, noreste), donde más de 500 presuntas víctimas de abusos introdujeron reclamos. El caso se saldó con la entrega de 85 millones de dólares a los demandantes.

La arquidiócesis de Los Angeles, la más grande de Estados Unidos, deberá vender edificios y otras propiedades de la Iglesia para pagar a las víctimas. Según Los Angeles Times, el obispado tiene bienes por unos 4.000 millones de dólares.

En diciembre pasado, la arquidiócesis aceptó desembolsar 60 millones de dólares para arreglar amistosamente demandas de 45 presuntas víctimas de sacerdotes pedófilos.

En total, la arquidiócesis de Los Angeles y sus aseguradoras han pagado en los últimos años 114 millones de dólares correspondientes a 86 demandas, ya que en general los casos rara vez llegan a las cortes y normalmente concluyen con acuerdos financieros.

En 2004 la diócesis de Orange (California) pagó 100 millones de dólares para cerrar 90 demandas y en 2005 la californiana de Oakland entregó 56 millones a 56 víctimas.

Pero la Iglesia se muestra a veces menos generosa. En 2006 la diócesis de Convington (Kentucky, centro-este) entregó 84 millones de dólares a 350 víctimas de los abusos.

Barbara Plaine, de la red de víctimas de abusos sexuales de sacerdotes (SNAP, por sus siglas en inglés), estimó que el nuevo acuerdo es "una noticia maravillosa para todas las víctimas".

"Ninguna suma de dinero puede devolver a las víctimas su inocencia perdida y su infancia robada, pero esperamos que les permita pasar la página de estos elementos muy dolorosos de su vida", indicó.

"No hubiera habido abusos si los jefes de la Iglesia hubieran hecho su trabajo", agregó.


Fuente: http://www.perfil.com/contenidos/2007/07/15/noticia_0041.html[/link]