Check the new version here

Popular channels

Pais Vasco, desde latinoamerica te apoyamos!

¿Quieres ser ciudadano o ciudadana de un estado vasco soberano?". En un tiempo político marcado por las consultas de independencia de Escocia y Catalunya, los vecinos de Arrankudiaga contestarán este domingo a esa pregunta. El local situado junto al Batxoki de esta localidad vizcaína de apenas 1.000 habitantes será el punto neurálgico de la jornada. Allí se colocarán las urnas y las tres papeletas a las que tendrán acceso los participantes: 'Sí', 'No' y 'Voto en blanco'. "El objetivo es doble: que los vecinos puedan llevar acabo un ejercicio básico y democrático como es el derecho a decidir y también informar, que todo el mundo sepa sobre qué decide y cómo puede hacerlo", explica Joseba Martín, uno de los organizadores.
Convocada por la asociación popular Ados, la consulta, que no es vinculante, ha esquivado las trabas legales que podían impedirla mediante una participación exclusivamente ciudadana: no está implicada ninguna institución pública ni partido político, ni está convocada por el Ayuntamiento ni se va a celebrar en un local de titularidad pública. Limítrofe con Álava, Arrankudiaga está gobernado por Bildu, con cuatro concejales, seguido por el PNV, con tres. PSE y PP no tienen representación después de lograr en los pasados comicios de 2011 tan solo siete y seis votos respectivamente. Los organizadores de la consulta resaltan sin embargo el carácter plural de la plataforma: "Somos gente de distinta ideología y con eso no nos referimos solo a abertzales o nacionalistas; también hay personas que no son de esas tendencias", dice Martín.
Al no tener acceso al censo, los organizadores han recurrido a un programa informático que se encargará de identificar a todos los mayores de 16 años, edad límite para votar. A su vez, para controlar la votación, habrá observadores: dos profesores universitarios de Ciencias Políticas y Derecho y dos abogados. Más allá de las dificultades que implica realizar una consulta sin apoyo institucional y por consiguiente económico, este tipo de iniciativas se encuentran también con otras trabas, como la incomprensión de algunos sectores sociales. "Hay personas mayores que, si detrás no está el Gobierno vasco o el Ayuntamiento, no se fían", explica Martín. "Sin embargo -continúa- las convocatorias que se hacen desde las instituciones se realizan poniendo en marcha toda la maquinaria sin consultar: vayamos a votar o no usan nuestro dinero para sus campañas, lo opuesto a las iniciativas populares".
Precedentes
Arrankudiaga es una localidad pionera en este tipo de iniciativas. Ya en 1979, esta localidad pidió la independencia de Euskadi con una moción del alcalde, del PNV, apoyada entonces por HB, con lo que la de este domingo será la segunda de este tipo que se realiza en el municipio.
No será sin embargo la única consulta que se produce en Euskadi y Navarra en lo que va de año. En abril, en Etxarri Aranaz (Navarra), gobernado por Bildu, ya se llevó a cabo un referéndum similar. El resultado fue de un 94% de apoyo de la independencia aunque la participación solo llegó al 42% de los habitantes con derecho a voto. Aunque importante, en Arrankudiaga se incide en la subjetividad de los números a la hora de hablar de movilización: "La participación es muy relativa, según los resultados que se den la lectura siempre cambia", dice Martín. "Por ejemplo, en Arrankudiaga, para el referéndum de la Constitución, solo participó el 26% de la población; para aquellos que la defienden como la ley sacrosanta seguro que ha sido suficiente", incide.
Sobre la posibilidad de que una consulta de este tipo se traslade al conjunto de Euskadi, los organizadores lo tienen claro: se puede pero con algunos matices para llevarla a cabo de manera correcta. "Cuando nosotros empezamos pensamos que el esfuerzo que se requería iba a resultar menos costoso de lo que está resultando, pero si se quieren hacer las cosas de manera rigurosa y llegando a todo el mundo, debe ser así", explica Martín. "El rigor -continúa- es fundamental de cara a la credibilidad y también a la participación: la consulta a nivel de Euskadi hay que trabajarla y madurarla, se va a lograr, pero no debe hacerse deprisa y corriendo, ni haciendo las cosas de cualquier manera", subraya.
Situado entre las dos grandes consultas actuales, la escocesa y la catalana, el referéndum de este municipio vasco mira con esperanza a Catalunya, donde ven una vía para que este tipo de reivindicaciones aumenten: "Desde este pequeño pueblo de Euskal Herria deseamos suerte a Catalunya para el día 9, para que puedan ejercer el derecho democrático a decidir sin imposiciones".
0
0
0
1
0No comments yet