Palestinos marchan contra el régimen israelí en Cisjordania



Palestinos marchan contra el régimen israelí en Cisjordania

Cientos de ciudadanos palestinos y de otras nacionalidades se han manifestado este viernes en la ocupada Cisjordania para denunciar medidas del régimen israelí como el mantenimiento de presos palestinos en sus cárceles y la continuación de la construcción de asentamientos ilegales en los territorios palestinos.

El acto de protesta ha tenido lugar en la localidad de Wadi Fukin, en el sureste de la ciudad de Beitolahm (Belén), donde los manifestantes además de portar las banderas de Palestina, han entonado lemas contra el régimen israelí.

La marcha, convocada por diferentes organizaciones pro derechos humanos e instituciones contra el muro de separación construido por el régimen de Israel en Cisjordania, ha contado con la presencia de los lugareños, figuras locales y algunos activistas extranjeros.

Entre tanto, los soldados israelíes han lanzado gas lacrimógeno para dispersar a los manifestantes, hecho que provocó que algunos de los participantes en la marcha presenten síntomas de asfixia.

Los organizadores del acto han asegurado que seguirán con sus protestas hasta que expulsen al régimen de Tel Aviv de sus territorios.

También han advertido de que el pueblo palestino no se quedará en silencio ante las últimas edificaciones de las viviendas en Cisjordania y han pedido a la comunidad internacional presionar al régimen de Tel Aviv para cesar sus programas expansionistas.

El pasado agosto, el ejército del régimen de Israel anunció la confiscación de 400 hectáreas de los territorios palestinos de la ciudad de Beitolahm, cerca del conjunto de asentamientos israelíes en Cisjordania ‘Gush Etzion’.

Las construcciones ilegales del régimen israelí han causado, incluso, las críticas de la comunidad internacional. En este sentido, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en reiteradas ocasiones, ha exigido el cese de la colonización en tierras palestinas.

Más de medio millón de israelíes viven en unos 120 asentamientos ilegales construidos desde la ocupación de los territorios palestinos en 1967 en Cisjordania, incluyendo Jerusalen.