Check the new version here

Popular channels

Para Cristóbal López, el dulce de leche es un negocio amargo

Para Cristóbal López, el dulce de leche es un negocio amargo

Cerró La Salamandra por la suba de costos y la imposibilidad de aumentar los precios; la consideraba inviable.



Tres años después de haber puesto un pie en el negocio lácteo con la compra de La Salamandra, la emblemática marca de dulce de leche premium y mozzarella de búfala, el empresario Cristóbal López decidió cerrar ayer la producción de la empresa y suspender a sus 34 empleados.

Para López, esa actividad se volvió inviable por el aumento de los costos, en medio de una creciente inflación y las dificultades para seguir aumentando el precio de venta de un producto gourmet sin que los clientes dejaran de comprarlo.

En septiembre de 2011, el empresario, dueño de Indalo, un grupo que incluye construcciones, casinos, combustibles, alimentos y, entre otros medios, C5N y Radio 10, le compró La Salamandra a Cristina Miguens, a cambio de US$ 7,5 millones.

La compañía había sido fundada en 1991 por el economista Javier González Fraga. Miguens ya era accionista y luego pasó a controlar el 100% de la empresa.



La planta elaboradora se encuentra ubicada en territorio bonaerense, cercana a la ciudad de Luján. Según fuentes del mercado, hace unos años llegó a procesar diariamente 55.000 litros de leche de vaca (para dulce de leche y mozzarella) y 2000 litros de leche de búfala (para mozzarella).

"Hoy [por ayer] se suspendió la producción y se dejó de fabricar porque el negocio no es viable", dijo una fuente vinculada con el grupo de Cristóbal López.

Desde que adquirió la empresa, la firma de López invirtió unos 70 millones de pesos para mantener en funcionamiento el negocio, aunque no logró tornar viable la actividad. En 2012 había concretado una ampliación de la planta para producir 250 toneladas de dulce de leche por mes.

"Aumentaron los costos en general, es un producto con un precio alto y no había posibilidades de seguir aumentándolo", afirmaron en la compañía. "El precio de venta no alcanzaba para cubrir los costos variables. Se le estuvo dando la vuelta al negocio, pero seguía dando pérdida", agregaron.

En la planta había 34 empleados. En el grupo empresario, cercano al Gobierno, no hablan de despidos, sino de suspensión de esos trabajadores. "Ese personal queda suspendido porque la planta deja de producir", dijeron.

NO SE VENDE

Pese al cierre de la producción, el empresario no venderá la tradicional marca ni tampoco la planta. La apuesta es que en algún momento vuelva a operar con alguna otra actividad.

"Nos quedamos con la marca porque está instalada y la aspiración es ver a futuro qué otros negocios pueden ser viables con ella. La idea es ver qué vuelta se le puede dar a este negocio", contó la fuente de la empresa consultada.

Por su calidad, la firma se había posicionado en el segmento premium de dulce de leche. En 2012 había conseguido una certificación internacional de seguridad alimentaria para pasar a vender de manera directa a los clientes, sobre todo cadenas minoristas, sin la necesidad de una auditoría previa por parte de ellas.

Por ese avance, logró ingresar con productos en la cadena estadounidense Publix.

La Salamandra también supo venderle a El Cortés Inglés, en España, y a Harrods, en Londres. En Estados Unidos otro comprador importante fue la cadena Williams-Sonoma. La compañía tuvo llegada, en total, a una veintena de mercados internacionales con sus productos premium.

Cuando compró la compañía, López proyectó un plan de expansión que incluía una cadena de bares con el nombre de La Salamandra & Mozzarella Bar. En línea con esa estrategia, llegó a abrir un local en Palermo Hollywood, pero ese emprendimiento hoy ya no existe.

En los últimos meses, López redujo también personal en otras firmas del grupo, sobre todo en los medios de comunicación que controla.

0
0
0
0No comments yet