Check the new version here

Popular channels

Para el fiscal no se registró un tiroteo

El funcionario judicial ordenó la detención de los policías Lucas Chávez y Rubén Leiva por su vinculación con la muerte de Alberto “Were” Pellico (18), hace 11 días en barrio Los Boulevares, de la ciudad de Córdoba. También les endilga entorpecer la investigación.




La gravedad del delito por el que se los acusa más la presunción de que entorpecieron la investigación judicial, hizo que el fiscal Pablo Molina se decidiera a detener a los policías Lucas Chávez y Rubén Leiva.

Con esto, ayer se produjo un vuelco en la investigación de la muerte del joven Alberto Fernando “Were” Pellico (18) a manos de los policías, no sólo por la captura de los uniformados sino también porque ambos quedaron involucrados con similar responsabilidad.

Hasta el mediodía de ayer, Chávez estaba señalado como 
el autor del disparo fatal propinado por detrás al joven de Los Boulevares. Pero el enfoque tras las primeras investigaciones involucró también a Leiva.

Ahora, los dos policías, con sospechas firmes de haber intentado modificar la escena del homicidio, soportan la más dura acusación del Código Penal si se considera que pueden recibir prisión perpetua: homicidio (por la muerte de “Were”) califi­cado (por su condición de policías) y agravado (por el uso de arma de fuego).

En el decreto de detención, Molina señala que “surge de las constancias de autos motivos bastantes para sospechar fundadamente de que el policía Rubén Leiva también participó de los sucesos delictivos motivo de la presente investigación”.

Pero, más adelante, dice respecto de ambos uniformados: “Es ineludible concluir que habrían entorpecido desde el inicio el normal desarrollo del proceso, quienes dada su condición de funcionarios públicos tenían incluso el deber de preservar”.

Siguiendo la jurisprudencia de la Corte Suprema con respecto a la prisión preventiva, hay un doble motivo para ordenar la prisión: la gravedad del delito que se reprocha y la peligrosidad procesal de los imputados.

Detrás de la letra

Pero ¿qué hay detrás de la fría letra del decreto? A pesar del hermetismo del fiscal, fuentes allegadas a la investigación sostienen que los disparos fueron proferidos por Chávez, por detrás y no hubo tiroteo como se quiso hacer parecer.

¿Por qué se vincula también a Leiva? Las fuentes judiciales indican que él era “jefe de coche” (acompañante) y que la patrulla giró para perseguir a los jóvenes. Luego, ambos uniformados bajaron del vehículo razón por la cual, quien lo conducía pudo disparar.

Además de matar a “Were” por la espalda, hirieron en un muslo (también por detrás) a su primo Maximiliano Peralta (21). Por esto, ambos policías también están imputados de lesiones leves calificadas agravadas.

Respecto de las acciones para alterar la escena de los hechos que sirven a la fiscalía para inducir que existió entorpecimiento, lo más significativo es que ambos policías se habrían dirigido a un domicilio cercano para buscar, sin éxito, un arma con el fin de “plantarla” junto al cadáver.

Molina fue firme con su decreto pero, tras emitirlo, expresó: “Que a nadie se le vaya a ocurrir que hay un reproche a la institución policial; se ha iniciado una investigación que, en principio, complica a dos funcionarios policiales, quienes se habrían excedido o abusado en el ejercicio de su función”.

Efectivo imputado por amenazas
Contra un taxista. Un cabo de policía fue imputado por amenazas calificadas agravadas, luego de haber supuestamente esgrimido la pistola reglamentaria contra un taxista, en el marco de una discusión callejera registrada el fin de semana en barrio Empalme, de la ciudad de Córdoba.

En libertad. Así lo dispuso el fiscal de instrucción Tomás Casas, quien consignó que el efectivo no fue detenido ya que no fue sorprendido en fla­grancia.

Investigación. De acuerdo a los testimonios que hoy figuran en la causa, el episodio bajo investigación ocurrió el domingo en momentos en que el taxista circulaba por la intersección de las calles Río Paraná y López y Planes. En esas circunstancias, mantuvo un altercado con el efectivo y éste, según la causa, lo habría amenazado con la pistola nueve milímetros. Una versión daba cuenta que habría efectuado un disparo. Sin embargo, a tenor de la imputación, esto estaría descartado.
L
0No comments yet
      GIF
      New