Check the new version here

Popular channels

Paraguayos escapan a argentina

Empujados fuera del país

El avance de las aguas de los ríos Paraguay y Paraná ha empujado a centenares de familias a abandonar sus hogares. Muchas de ellas se vieron obligadas incluso a migrar a Argentina en busca de tierras altas.


Alrededor de 700 familias de la ciudad de Villa Hayes, lo que representa la totalidad del barrio Beterete Cué y parte del barrio Chaco’i, así como del barrio Central de Nanawa, se encuentran actualmente refugiadas en la ciudad argentina de Clorinda. Desde el inicio del fenómeno de la crecida, estas ciudades han quedado prácticamente bajo agua, convirtiéndose actualmente en lugares inhabitables, por lo que se encuentran casi por completo abandonadas.

Al igual que la gran mayoría de los demás damnificados, estas familias deben sobrevivir en condiciones calamitosas, con el agregado de tener que hacerlo fuera de su país, en espacios cedidos por el gobierno de la provincia fronteriza. Sobre la situación, el gobernador del departamento de Presidente Hayes, Dr. Pablo Contessi, explicó que no todas las familias paraguayas refugiadas en el lado argentino pueden acceder a los servicios básicos como agua potable y energía eléctrica.

Además, debido a que se encuentran del otro lado del río, en ocasiones se dificulta la entrega de las asistencias, por lo que pocos días atrás se llevó adelante una reunión con varios sectores y autoridades argentinas para evaluar la situación. “Tuvimos una reunión la semana pasada en Formosa, a fin de coordinar los trabajos que se están realizando, para facilitar el paso fronterizo de las ayudas humanitarias, facilitar atención médica de los compatriotas, agilizar la navegación, entre otros”, sostuvo.

Explicó además que los gobiernos de las provincias argentinas acordaron la provisión de datos en el futuro sobre los niveles de los ríos limítrofes, para poder anticipar con tiempo situaciones similares. Sobre el posible retorno de los afectados, el gobernador Contessi precisó que es prematuro hablar sobre un operativo retorno, ya que el fenómeno El Niño podría causar nuevamente una crecida, conforme a los datos que maneja.

Rufino Carrera, poblador y docente de Beterete Cué, comentó que además de la gobernación de Pdte. Hayes, también reciben la asistencia del intendente de la ciudad que los recibió, Manuel Celauro.

UNA ESCUELA DE MADERA

La crecida también forzó a que las clases en Villa Hayes se vieran interrumpidas, por lo que tras varias semanas de paralización, los escolares del barrio Beterete Cué podrán retomar sus estudios en una improvisada escuela hecha con maderas terciadas y chapas, gracias a las donaciones recibidas. “Nosotros tenemos 123 alumnos que fueron afectados por la crecida”, aclara el docente, al tiempo de explicar que retomarán las actividades escolares después de un mes.

PARTIDIZACIÓN

Por otro lado, el poblador criticó duramente y acusó al intendente de Villa Hayes, Ricardo Nuñez, al funcionario del consulado paraguayo en Clorinda Miguel Ángel Quiñónez y al presidente de la seccional de “partidizar” las asistencias. Añadió que en reiteradas ocasiones la entrega de kits de alimentos se hizo de forma a beneficiar solo a los “correligionarios”, en directo detrimento del resto de las familias.

AYUDA COMUNITARIA

El docente también contó que, a pesar de la complicada situación por la que atraviesan, siguen unidos y organizan ollas populares al menos dos veces por semana para ofrecer un plato de comida a los compatriotas. Asimismo, contó que gracias al intendente Celauro, la ropa de los refugiados es mandada a lavar dos veces por semana. “La verdad es que recibimos mucho apoyo de concejales y del intendente”, puntualizó.
0
0
0
0No comments yet