Canales populares

Patrañas de un chanta "recargado"

Las patrañas de Claudio María Domínguez: un chanta recargado
“UN MUNDO MEJOR”, SU REVISTA, A LA LUZ DEL PENSAMIENTO CRÍTICO




Verás que todo es mentira…

El charlatán de feria (1) Claudio María Domínguez, posee una nueva unidad de negocios: el magazine de esoterismo posmoderno Un Mundo Mejor. El carismático profeta de las pseudociencias, satura los kioscos con su literatura “redentora” a sólo $ 9,90. Ese es el precio monetario para abrirnos al “estado de iluminación” que nos propone el mundo de los negocios, perdón el mundo mejor del Sr. Domínguez.

Al hojear la revista de marras, puede notarse la calidad del formato de su diseño gráfico y el papel ilustración con que está confeccionada. Es una edición muy cuidada que sirve de sostén a contenidos prehistóricos de la evolución. También convergen allí variedad de géneros literarios: realismo fantástico/mágico, pseudociencias, ficción, y el dualismo que atraviesan todo los relatos sembrando confusión. Cóctel explosivo que nos embriaga de la insoportable levedad del esoterismo oriental, reciclado torpemente. Este demérito es transformado por Don Claudio María, en un ariete de su marketing estratégico. La banalidad en packaging simple de digerir, es la concepción primaria del entramado de esta revista mensual.

Los contenidos discursivos básicos repetidos hasta el hartazgo, es el condimento esparcido en todos los artículos. Muy claramente a pie de página de la nota editorial, muestra su pertenencia intelectual de todo lo escrito. El 50% de sus elucubraciones son mentiras, el otro 50% engaños, fabulaciones En síntesis: he escuchado mejores discursos en niños de dos años de edad.


Domínguez, un aprendiz de brujo



Algunos autores de cuño constructivistas-relativistas-, sostienen que estamos transitando un estado posmoderno (2). Como si toda la evolución humana ha sido tamizada por la incertidumbre permanente. Incapaces de llegar a la verdad (según esta escuela), sólo queda por aceptar que todo es conocimiento. Que la verdad compartida por un grupo de sujetos (un clan), es un saber objetivo sin necesidad que ponerla a prueba. Esta lógica irracional es bienvenida por los cultores de filosofías oscurantistas y pseudocientíficas. Un adalid de esta “secta infectante” del pensamiento crítico, fue el filósofo americano Paul Feyerabend. Su frase de anarquismo epistemológico lo define: “todo vale” (anything goes). En referencia a la ausencia de una metodología confiable para descifrar la naturaleza del mundo físico. La escuela primordial del mediático gurú argentino es el sincretismo: unión de diferentes doctrinas difíciles de conciliar. Lo logra mediante carisma y verborragia; la argamasa de su pyme en expansión que nos invade como alienígenas capitalistas.

El constructivismo-relativismo, es una inmejorable opción para la legitimación de guiones y prácticas irracionalistas como las defendidas por Claudio Domínguez. El número 7 de su nuevo emprendimiento nos presenta un caso conmovedor: Gary Renard. Un predicador de pseudociencias norteamericano. Sin ruborizarse, acepta los delirios místicos del extranjero: “repentinamente, hace 18 años, recibí la primera de una serie de visitas de dos personas que se me aparecieron en el sofá de mi sala de estar” (...) —recita Renard, y continúa: “Arten y Pursah, dijeron que eran maestros ascendidos” (…). ¿Y por qué fue elegido este ignoto personaje por estos seres ascendidos? La respuesta es más delirante que el propio Domínguez: “tenía mucho tiempo libre, trabajaba por cuenta propia” Sin comentarios. Dos impresentables se yerguen en el horizonte nacional.


emiología literaria / narrativa



Tomemos cualquier ejemplar al azar. Similares errores de construcción gramatical se repiten por falta de “iluminación” plumífera. (3)

-Concepción maniquea/ dualista del mundo: es muy básica su percepción de la realidad. El bien y el mal, enfrentados en pugna. El posee las habilidades para la redención, claro está; la vende en cursos, seminarios, revistas, radio, TV, etc. Su sincretismo y las técnicas de manipulación harán el resto.

-Reglas y tácticas: utiliza estrategias de la propaganda política. “Hacer propaganda es hablar de la idea en todas partes, hasta en el tranvía” (4). Que la palabra cause efecto de choque, la idea ya no cuenta. Esto sostenía el perverso ministro de propaganda nazi Goebbels. Domínguez es un alumno aventajado. ¿Coincidencias? ¿Habrá leído algún texto del germano? Sugiero que haga una “regresión a vidas pasadas” o “un viaje astral”, y lo entreviste.

-Uso de muletillas/ ademanes y otros tips: para que tantas mentiras —a fuerza de repetirlas— pasen por verdades, las falacias deben ser encuadradas adecuadamente. Un lenguaje llano, primitivo, con sesgo autoritario que se repite hasta el hastío. La mentira y la megalomanía asociadas recuerdan al “viejo truco” de miente, miente con fuerza, que algo quedará (5). Con la inscripción de ciertas palabras en diminutivos, descomprime su discurso, toma aire y cancela un relato y dispara otro. Como corolario, sus movimientos corporales nos retrotraen a la estética de líderes ideológicos totalitarios. (6).

-El “viejo truco” de copiar, pegar y editar: una yuxtaposición de ideas de diferentes cuños mal sintetizadas, manifiesta pereza intelectual en la producción. Domínguez figura en la totalidad de los contenidos.

-La definición en esoterismo, difiere de la ciencia: el esoterismo define por “analogías de las cosas”, nunca por inducción-deducción. De ahí su contradicción y la reproducción de estas contradicciones ab initio. (7)

-Elipsis literaria y uso de la duda: mal utilizados. Acortar la argumentación y encriptar los conceptos a transmitir, lo hacen ininteligible. Propio de profesionales del charlatanismo. Los textos son anafóricos. Una idea es retomada continuamente, para darle punch al relato. No interesa la profundidad conceptual. Cuanto más grande es la mentira, mayor será la repitencia para darle formato de verdad.

-Pauta publicitaria: astrólogos, mentalistas, tarotistas, etc. Impresentables todos. Domínguez les “hace el juego” con su revista.

-Un plus: a no olvidar “hermanitos cósmicos” ¡la agenda 2011 de Claudio María, ya está en todos los kioscos! Valor $59. Sai Baba, curadores por la fe, cirujanos psíquicos te bendecirán; Domínguez y su pyme recaudarán.




Gary Renard (izq.) junto a Claudio Domínguez: Renard sostiene que recibió la visita de dos “maestros ascendidos” (¿?) en la sala de su casa. A partir de ahí, sus negocios se multiplicaron: cursos, libros etc. Negocio redondo, y Domínguez aleccionado.

El estado de iluminación vs. el juicio crítico



Dentro de las construcciones literarias preferidas por el gurú de las pampas argentinas, capturo la referida al “estado de iluminación”. Frase esquiva que pretende explicarlo todo, y termina sin explicar nada. Según Domínguez: “la iluminación es no tener que lograr nada, sino ser conscientes de eso que somos”. Concluye sobre la imposibilidad de definir el concepto que aborda. Como vemos, el ignaro profeta neopagano, tiene un gran problema. No así el mundo lógico y científico. El escepticismo metodológico exige entre otras cosas, la definición conceptual, y la comunicabilidad. Debe ser comprendido por todos y comunicable a la sociedad. Contrario sensu, no es conocimiento objetivo.

El estado de iluminación es una construcción del pensamiento mágico, que difiere absolutamente del pensamiento racional (8). El primero se asocia al “todo vale”; mientras el último se articula con la exploración del universo, donde no todo posee el mismo valor. Y si “todo vale, entonces no vale gran cosa”. - Mario Bunge Dixit. (9).


Fuente:http://www.periodicotribuna.com.ar/8497-las-patranas-de-claudio-maria-dominguez-un-chanta-recargado.html
0No hay comentarios