Check the new version here

Popular channels

Patria o Buitres - Por Jorge Lanata


El gobierno aprobó esta semana a las apuradas en Diputados el proyecto oficial de canje de deuda; Cristina necesitaba que se hiciera antes del 30 de septiembre, día en que el país enfrenta un nuevo vencimiento: el de los bonos Par. La Presidenta no quiere repetir la maniobra fallida que ocurrió con el pago de los títulos Discount, cuando se giraron al banco de The New York Mellon los fondos para pagar la deuda emitida bajo legislación extranjera, y el pago fue bloqueado por la Justicia. Esos fondos siguen hoy en un limbo legal (aunque físicamente descansan en el Banco Central) pero, como el pago no llegó a los acreedores, el país entró en default. Eso sucedió el 30 de julio, fecha en la que venció el mes de gracia para que los tenedores de Discount cobraran los intereses y, desde esa fecha, el comportamiento de los mercados fue por lo menos extraño: el Merval, el índice que reúne a las acciones líderes del mercado argentino, creció desde entonces un 29%, y los bonos tuvieron alzas generalizadas; además, el mismo Discount en dólares bajo ley neoyorquina subió un 25% desde que entró en cesación de pagos.

El gerente de un banco nacional líder, que pide no se publique su nombre “porque si salgo opinando en una nota de Lanata me van a llamar del Gobierno; son gente muy vengativa”, participó del grupo que negoció en Nueva York con los fondos buitre para adquirir la deuda, explica: “Hay convicción en la plaza financiera de que habrá un acuerdo, quizá no en enero, porque habrá que negociar con los buitres; nadie les va a pagar los US$ 1.600 millones que reclaman”.

Y agrega: “A los buitres tampoco les está siendo redituable la situación, porque al fin y al cabo no están cobrando; pero, por lo que sabemos, ellos operan con la convicción de que si no es en esta gestión, con un nuevo gobierno entrarán dólares”.

–¿Por qué fracasó el intento de adquirir la deuda?

–Carlos Zanini y Juan Carlos Fábrega fueron quienes llamaron a Jorge Brito para idear el intento de pago. Brito mandó a sus hombres de confianza a negociar allá, y lo mismo hizo el Citi. Entre los funcionarios y los bancos privados se arregló que fuéramos nosotros los que pusiéramos la cara para evitar que se dispare la cláusula RUFO. Ese día hubo una larga audiencia, la única en la que Kicillof le vio la cara a los holdouts. A nosotros nos avisaron desde el BCRA que ya se habían girado 200 millones de dólares de las reservas, para que los ejecutivos que estaban negociando paralelamente con los abogados de los buitres ofrecieran a modo de garantía una caución que les exigían para dar cuenta de nuestra voluntad de pago. Fábrega nos prometió que una vez caída la RUFO había posibilidades de que nos devolvieran todo lo que habíamos puesto, y que recuperaríamos la inversión.

Pero esa noche Kicillof dio una conferencia de prensa tras la audiencia, descartó toda posibilidad de un acuerdo con los buitres y dijo que jamás se pagaría un dólar por encima de los que entraron al canje. Ahí todo el acuerdo se cayó. Kicillof no quería quedar pegado, pensó que ya estaba todo cocinado con los buitres y no era así.

Ellos se echaron atrás, desconfiaron de la garantía que les estábamos ofreciendo porque el propio ministro negaba la posibilidad de pagarles, y a nosotros también nos agarró temor porque no sabíamos si recuperaríamos la plata que íbamos a poner. Entonces nuestros accionistas también dieron marcha atrás.

La certidumbre de que en enero el Gobierno les pagará a los buitres circula en el oficialismo y en la oposición. “El Gobierno se inclina por la solución de Massa, pero no lo puede decir ahora porque si lo hace se activa la cláusula RUFO”, afirma un operador del mercado. “Hasta el 2 de enero el Gobierno tiene que decir ‘ni ebrio ni dormido paso por alto la cláusula RUFO’. Esta ley es un gesto para los bonistas que entraron al canje, un mensaje para asegurarles que el Gobierno no hará una mejor oferta al 7% que no ingresó”.

– ¿Por qué cree que los tenedores de bonos no reclamaron la aceleración de pagos?

, le preguntó Clarín a una alta fuente oficial –Porque están convencidos de que arreglamos con los buitres en enero. Y nosotros sabemos que entre los tenedores de bonos reestructurados hay fondos buitres. Si ellos activan la aceleración de pagos ahora que el país ya está en default, se quedarían sin cobrar un dólar. Si esperan a enero pueden cobrar todo, es una apuesta.

En el entorno económico de Massa concuerdan: “Lo que nosotros decimos es que si quieren arreglar en enero están encareciendo el acuerdo, y eso nos cierra con ver cuántos fondos amigos del Gobierno están cerrando títulos untender ”.

Masa propone “tomar globalmente la situación de los holdouts como un tema a resolver a partir del 1° de enero, de manera de bajarle el precio a los buitres. Cuando uno en lugar de tomar un grupo pequeño de litigantes plantea la situación de todo el 7% que está untender , lo que hace es plantearle al juzgado una solución global que disminuye el peso y el valor económico de los que están litigando”.

Aldo Pignanelli, economista y ex presidente del Banco Central, es más pesimista: “El gobierno dinamitó las dos soluciones que ya estaban: la de ADEBA y la de los bancos extranjeros. Ya les contestó que sólo les ofrecerán el canje 2005 y 2010, y eso es lo que ratificó la ley. No hay solución tampoco en enero”.

Mientras tanto, el Gobierno juega al “Patria o Buitres” con las cartas marcadas.

0
0
0
0No comments yet