Check the new version here

Popular channels

Pekín lanza varias campañas cívicas antes de los Juegos O

Pekín lanza varias campañas cívicas antes de los Juegos Olímpicos



Fuera de una de las estaciones de Pekín, Zhang Bin, un joven voluntario, intenta persuadir a los transeúntes de no escupir, con motivo de una de las campañas lanzadas antes de los Juegos Olímpicos para dar una mejor imagen de la ciudad en agosto de 2008.

"Perdone, señor, si necesita escupir, hágalo en esta bolsa y después tírela en una papelera. Gracias por su cooperación", dice el joven voluntario, de 23 años, a un obrero emigrante.

Algunos minutos después, la pequeña bolsa de papel se encuentra en el suelo, otro gesto que Zhang y sus colegas intentan combatir con motivo de las campañas de civismo olímpico.

"Es un honor ayudar a la ciudad, Pekín debe ofrecer una imagen mejor al mundo el próximo año", dice sin mostrar desánimo.

Además de las campañas contra los escupitajos, que están lejos de haber erradicado la costumbre, las autoridades lanzaron otras iniciativas para convencer a los habitantes de sonreír, respetar las filas de espera en los transporte públicos y, más ampliamente, mostrarse educados.

A finales de julio, el presidente del comité de organización de los Juegos Olímpicos de Pekín y número uno del Partido Comunista de la capital, Liu Qi, lanzó una llamada para resolver el problema de los escupitajos, basuras "y otros comportamientos incívicos, porque más de 4.000 millones de personas contemplarán Pekín".

Queda sin embargo mucho trabajo, reconoció a principios de julio el vicepresidente del Comité Olímpico Chino, Zhang Faqiang.

"No podemos negar que actualmente una de las dificultades para popularizar unos Juegos Olímpicos civilizados es la manera en que se comporta el pueblo", dijo.

Porque legiones de conductores continúan tocando el claxon cuando un peatón intenta cruzar un paso de cebra, mientras que algunos habitantes continúan sonándose los mocos con sus manos en público.

"De todos los objetivos fijados por los Juegos Olímpicos, es el más difícil de alcanzar", estima Ma Xiangwu, un profesor de la Universidad de Pekín, especialista en cuestiones culturales.

Ha habido no obstante varios progresos, en particular con los carteles en inglés.

En abril, las autoridades habían indicado haber acabado más de 6.500 carteles de circulación en inglés, antes de acometer los baños públicos, los museos y los menús el próximo año.

Se ha enseñado inglés a aquellos que trabajarán en los Juegos Olímpicos, al personal médico, taxistas y a todos aquellos que podrían encontrarse con los 550.000 visitantes extranjeros que viajarán a Pekín, pero cambiar los paneles es más fácil que transformar la mentalidad.

Así, Zhang Fude, un taxista, decidió esquivar los cursos de inglés de su compañía, obligatorios durante tres meses, para acumular carreras y ganar dinero. Decidió que era demasiado "bestia" para aprender inglés.

"Simplemente, no tomaré a extranjeros durante los Juegos", dijo. "Todo acabará después y volveremos a la normalidad", añadió el indisciplinado.

Fuente:http://ar.news.yahoo.com/s/afp/070808/n_odds/jo_pek__n2008_chn
0
0
0
0No comments yet