About Taringa!

Popular channels

Pensé que iba a ser un lugar de mayor debate político

El diputado provincial Christian Castillo, el primero de la izquierda dura en acceder a una banca en la Legislatura, hace un balance de los primeros meses de mandato.



Christian Castillo es sociólogo y docente universitario. Desde el 10 de diciembre pasado ingresó en la historia política de la provincia de Buenos Aires al asumir como el primero de los legisladores que representa a la izquierda combativa. Accedió a la banca por medio de la coalición Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT) que condensa al Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS), Partido Obrero (PO) e Izquierda Socialista. Tiene 47 años y vive en pareja. No es buen cocinero, pero se las rebusca con tartas de jamón y queso. “Lo mio es lavar los platos, me quedó de la ‘colimba’” dice. Por mandato familiar es hincha de Newell’s Old Boys y cree que Gerardo Martino será un gran entrenador de la Selección Nacional de fútbol. Desde muy joven está vinculado a la ciudad de La Plata. Hizo el servicio militar obligatorio en el Batallón 601 de City Bell. Hace 25 años que da clases en las universidades de La Plata y Buenos Aires, pero no le gusta corregir los exámenes. Le gustaría que esta entrevista se titule “Seis meses de lucha junto a los trabajadores en la calle y en la banca”. En esta entrevista, Diagonales incursiona en el planeta “Chipi”, un viaje a fondo por la gestión y una mirada sobre su papel en la Legislatura bonaerense, a la que intenta de gratinarla con debate político.

-¿Qué balance hace desde la izquierda de cómo funciona la Legislatura en estos primeros meses?

-Hemos tenido una intervención legislativa muy activa, presentamos más de 70 proyectos de ley, declaraciones, resoluciones y pedidos de informe. Creo que es una cantidad importante teniendo en cuenta que tenemos una banca sobre 92. Muchos de los proyectos los hemos presentados articulando con sindicatos y organizaciones sociales, como el boleto educativo gratuito para todos los niveles a estudiantes, docentes y no docentes. Llamamos a interpelación a Nora de Lucía que no se dignó a venir a la Cámara. Cuando pedimos el voto dijimos que no íbamos a estar solos en la Cámara de Diputados, sino acompañar la lucha de los trabajadores, y eso estamos haciendo. Eso nos muestra una agenda claramente diferente, que es llenar de fuerzas represivas la provincia, para garantizar la represión de la protesta.

-Con sus proyectos, ¿encuentran eco en el oficialismo?

-Lo que puede cambiar es la capacidad de movilización de los trabajadores. Las fuerzas políticas demuestran que no representan esos intereses y es solo con la movilización que se puede torcer esa voluntad del oficialismo. El conflicto docente lo demuestra.

-¿Logra articular proyectos con otros bloques de la oposición?

-Sí, hemos presentado el apoyo a la campaña nacional de aborto seguro, legal y gratuito. También estamos apoyando las iniciativas de las asambleas de inundados y familiares de las víctimas de La Plata. Con las bancadas de la UCR y sobre todo del FAP y Unidad Popular, venimos impulsando estos reclamos. Cuando nuestros planteos son apoyados por otros diputados, mejor, pero de conjunto sabemos que nuestra agenda choca fuertemente con la del oficialismo.



-¿Cuál es su diagnóstico de la Provincia?

-La Provincia está en una situación crítica. Tenemos una educación pública con salarios que son de los más bajos del país, con una situación de infraestructura escolar preocupante, con escuelas que se caen a pedazos y sin fondos para hacer las obras necesarias. Ni hablar en la salud pública. Faltan insumos, personal, con salarios muy bajos, una paritaria estatal con los aumentos más bajo de todo el país. Tampoco hay construcción para los sectores populares.



-¿Qué puede hacer desde su lugar para intentar cambiar la realidad social de la provincia?

-Presentamos un proyecto para que todo funcionario público cobre igual que un docente. Es obsceno que cuando un trabajador del Estado pide aumento y llega a ganar seis mil pesos, los funcionarios dicen “cuánto piden!”, pero ellos cobran 60 mil pesos. Ese proyecto no le gusta mucho al resto de las fuerzas, que están acostumbrados a unos ingresos gerenciales. En nuestro caso cobramos una dieta equivalente a la canasta familiar, y el resto de lo que percibimos, tanto yo como los asesores, están destinadas a un fondo de huelga. Hemos aportado más de 200 mil pesos y se puede ver públicamente.

-¿Qué idea tenía de la Legislatura bonaerense antes de ingresar y que realidad encontró?

-Yo pensé que iba a ser un lugar de mayor debate político. Hubo sesiones interesantes con discusión sobre la crisis educativa, la reforma penal, las policías locales. Pero llama la atención un sistema donde ninguna fuerzas quiere expresar mucho su posición. Nosotros venimos con otra dinámica, tratamos de hablar cada vez que podemos. Cuando fue la crisis policial de diciembre, todos acuerdan no hablar de eso, es insólito, las fuerzas represivas poniendo en vilo a todas las provincias y acá no había debate. Tratamos de utilizar todos los recursos al máximo para expresar nuestra posición y no que todo se cocine en las reuniones de labor parlamentaria, pero todo se calló. Si el debate público no lo damos en la Legislatura, dónde lo vamos a dar.

-¿De todos los proyectos que presentó, cuál le gustaría que se apruebe?

- Hay uno inmediato que nos preocupa, que es la prohibición de despidos y suspensiones. Pero verdaderamente no le vemos voluntad de querer empujarlo. El de boleto educativo gratuito también.





-¿Cómo es el acuerdo de la banca rotativa que determinaron en el Frente de Izquierda y los Trabajadores?

-Establecimos un mecanismo de rotación de cargos. En provincia de Buenos Aires me reemplaza Guillermo Kein del Partido Obrero (PO) durante un año y medio, y Mónica Schlotthauer, de Izquierda Socialista. Es para que todas las fuerzas estén representadas, y para demostrar que no venimos a atornillarnos a ningún sillón, porque es un puesto de lucha.

-Ya empezó la carrera política para el turno electoral de 2015. ¿Desde el FIT cómo se preparan?

-Vamos a dar pelea en la elección presidencial, tratando de ir contra este recambio por derecha que se quiere instalar con los Massa, Macri, Cobos y Binner, y dentro del oficialismo con Scioli y Randazzo. El Frente de Izquierda aparece como una alternativa claramente diferente, como la única voz que plantea que la crisis la paguen las patronales y no los trabajadores. En el congreso que hicimos en el PTS votamos cuatro precandidatos presidenciales: Nicolás del Caño, Raúl Godoy (dirigente histórico de la lucha en la cerámica Zanon de Neuquén), Noelia Barbeito (actual senadora nacional por Mendoza) y a mí. En un futuro vamos a definir propuestas. Tenemos tiempo y la gente nos ve en las luchas. No tenemos que ir a hablar con Tinelli por teléfono.
0No comments yet
      GIF