Pérdida récord de la capa de ozono



Según datos enviados por la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés), 2006 ha sido el año en que se ha registrado la mayor pérdida de ozono sobre la Antártida, en la región de la estratosfera conocida como agujero de ozono.

Este no es técnicamente un agujero donde no existe ozono, sino una zona donde la concentración de ozono ha disminuido drásticamente. La concentración normal de ozono en la atmósfera es de aproximadamente 300 unidades Dobson (una medida que describe el grosor de la capa de ozono) y cualquier región de la atmósfera donde sea menor que 220 unidades Dobson se considera anormal.

El ozono es un gas incoloro muy activo químicamente que forma una capa a 25 kilómetros sobre la superficie de la Tierra. Esta capa impide el paso de los rayos ultravioleta del Sol, dañinos para los seres vivos. Su adelgazamiento se debe a la presencia de gases que hemos liberado en la atmósfera, en especial los clorofluorocarbonos CFC, que se usan como refrigerantes y propulsores para aerosoles. Al llegar a la estratosfera y entrar en contacto con los rayos ultravioleta, estos gases sufren una reacción química donde se libera un átomo de cloro. Un solo átomo de cloro puede destruir muchas moléculas de ozono. La reacción es extremadamente rápida a temperaturas menores que 78º C.

Este año el agujero de ozono mide 28 millones de kilómetros cuadrados (similar al tamaño récord registrado en el año 2000), y tiene 100 unidades Dobson de profundidad. Y es que las condiciones meteorológicas actuales son parecidas a las del invierno de 1999-2000. Los investigadores de la ESA aseguran que la pérdida de ozono que registramos este año puede deberse a que las temperaturas sobre la Antártida también han sido las más bajas en décadas.

La cantidad de ozono a nivel global ha disminuido 0.3% cada año durante el último decenio. La producción de CFC está controlada desde que se firmó un tratado internacional, el Protocolo de Montreal, el 16 de septiembre de 1987. Pero su concentración en la atmósfera era tan alta que sabemos que el agujero de ozono se mantendrá todavía por mucho tiempo. Los investigadores calculan que el agujero de ozono que existe sobre la Antártida desaparecerá completamente alrededor del año 2065.


fuente

http://argentina.subela.net/