Persiguió 13 años a su abusador y logró que lo detuvieran

Persiguió 13 años a su abusador hasta que logró que lo detuvieran
Paula fue entregada por sus padres a los 14 para que la prostituyeran. Cuando creció, los querelló y denunció a los involucrados. Los condenaron, pero un empresario que pagaba para violarla siguió prófugo hasta que ella lo ubicó.




Esta es la historia de una mujer de 27 años que estuvo en el infierno. Cuando era sólo una nena, sus padres permitían que abusaran de ella a cambio de dinero. A los 14, la entregaron para que otros la prostituyeran. Hasta que se animó a contar su situación en el colegio.

“Yo no entendía por qué la vicerrectora lloraba mientras me escuchaba”, recuerda hoy.

Aquel fue el disparador de una lucha que empezó hace 13 años, cuando logró liberarse de los proxenetas, y que tuvo uno de sus capítulos finales este miércoles, el día en que condujo a la Policía hasta un empresario condenado por haber pagado para abusarla y que se encontraba prófugo.

“Yo no podía permitir que se salieran con la suya”, le dice Paula a Clarín. La parte judicial de su batalla tuvo un punto inédito en 2005, cuando la Justicia autorizó su pedido de querellar a sus propios padres. La causa los incluyó a ambos, a los dos proxenetas que alquilaban los departamentos donde la explotaban sexualmente y al empresario que cayó el miércoles: Alberto Pampín, un “cliente especial”, propietario de una gigantesca empresa de iluminación de eventos (ver Un...).

La Corte Suprema confirmó la condena de los cinco imputados en 2013, pero los tres hombres se fugaron y se pidió su captura a Interpol. Paula se involucró en la búsqueda y fue ella quien localizó al empresario, lo siguió y llevó a la Policía hasta el banco del barrio porteño de Villa Mitre donde finalmente lo arrestaron. SIGUE EN LA FUENTE..