Canales populares

Pesaba 200 kilos pero aun con ejersicio sigue gorda

Candace Faye McBride es una joven estadounidense de 27 años que pesaba 200 kilos y cambió radicalmente su cuerpo cuando su médico la alertó de que su vida corría peligro. La primera medida que tomó fue la de someterse a una cirugía bariátrica que eliminó el 70% de capacidad de su estómago. Y más tarde, una estricta dieta combinada con una rutina diaria de exigentes ejercicios hicieron que baje su peso a la mitad.

McBride, que creció en Salt Lake -Utah- aseguró que su situación llegó al extremo porque durante su infancia y adolescencia sus padres "no sabían" cómo alimentar a ella y a sus cuatro hermanos. "Por lo general nos alimentábamos de comidas compradas y recalentadas en el horno microondas", explicó la mujer, que a los 25 años ya tenía serios problemas de sobrepeso que se fueron agravando con el tiempo.



Además, practica mucho deporte. Juega baseball tres veces por semana, camina diariamente, va al gimnasio y se mantiene activa para seguir consolidando su nueva figura "Ver a mi nuevo yo en el espejo fue duro por un tiempo, cambié tan rápidamente que me sentía como en el cuerpo de otra persona, pero luego me resultó abrumador ver cada uno de mis progresos y cambios", confesó.

Leé también
Fitness sin gravedad: así se entrena en la NASA
Más allá de todo lo bueno que trajo a su vida la adopción de nuevos hábitos, sostuvo que lo que más le cuesta todavía ver "es el exceso de piel" que aún permanece tras el brusco descenso de peso a causa de la operación.



Para todo aquel que quiera seguir su camino, como primer paso recomendó "echar un vistazo a su nutrición" y comenzar a probar alimentos que sean "más saludables y beneficiosos" para el cuerpo. También, consideró que el entrenamiento físico es "fundamental" para tranformarse. "Son buenas cosas para aplicar en el inicio de este viaje y luchar por el premio de vivir mejor. Si yo pude, cualquiera podrá", concluyó.
6Comentarios