About Taringa!

Popular channels

Pese a las críticas, Cristina firmó los convenios con China

Pese a las críticas, Cristina firmó los convenios con China

Adjudicó directamente la construcción de dos centrales nucleares. Y de represas hidroelectricas. Compromisos por US$ 13.000 millones.



Sobre el final de su mandato, Cristina Kirchner se lanzó de lleno al abrazo de China, al que catalogó en todo momento como la economía más grande del mundo, sin dar crédito a otros números que en ese lugar ubican a Estados Unidos. El principal financista de la Argentina es por los acuerdos firmados en la visita de Estado de la presidente que culmina hoy en Beijing el elegido para la obra pública que proyecta el kirchnerismo en los meses que le restan.

Si durante la visita que el presidente Xi hizo a Buenos Aires en julio pasado se firmaron acuerdos de inversión e intercambio monetario por US$ 18.000 millones, ayer, tras el encuentro presidencial en el llamado Gran Palacio del Pueblo se agregaron otros U$S 13.000 millones para las dos futuras centrales nucleares que proyecta levantar el Gobierno, según explicitó el ministro de Planificación, Julio De Vido. Son 54 convenios los que están dando vueltas, aunque ayer Cristina y Xi anunciaron 15. Además de la resonante proyección de las que serían la cuarta y quinta centrales nucleares, Cristina le ofreció a Xi y a las corporaciones estatales chinas importantes yacimientos mineros, especialmente de litio y potasio, como el de Mendoza, que abandonaron los brasileños de Vale.

Se firmó un acuerdo para la facilitación de visas a los chinos, otros en telecomunicaciones y comunicaciones que hacen presuponer entrada de películas y canales chinos al país. Y otro para que Argentina acceda al programa chino “de exploración del espacio profundo”, lo que presume algún pedido nacional ante la polémica y misteriosa base lunar que los chinos empezaron a construir en Neuquén aún antes de que el Congreso lo haga ley.

En este viaje, Cristina soltó de a ratos la silla de ruedas en la que la trasladan desde diciembre por su fractura de tobillo. En todas las apariciones públicas y protocolares que tuvo en Beijing caminó unos pasos, aunque rengueando con su bota ortopédica. Además, eligió Twitter desde que salió de Buenos Aires el viernes pasado como la forma para comunicarse, aún a costa de una fuerte polémica (ver aparte). De esta manera, la Presidente evitó preguntas incómodas de la prensa, que podrían haber ahondado en los acuerdos, o en la conmoción internacional por la denuncia y muerte del fiscal Alberto Nisman. O incluso en aspectos sensibles sobre China como la corrupción entre los funcionarios, la libertad de expresión aquí y la situación de los derechos humanos.

Cristina cerrará hoy su viaje a China -el segundo que hace como presidente- con otra visita al Gran Palacio del Pueblo. Ayer comenzó su agenda con una disertación ante la apertura de un Foro Empresarial y Ronda de Negocios, en el que hasta hoy participan 300 empresas chinas y 100 argentinas, la mayoría de pymes.

En ese marco respondió directo las críticas efectuadas el lunes por la Unión Industrial Argentina (UIA) a los acuerdos firmados con China. “Quiero decirle a todos los empresarios argentinos que se queden muy tranquilos porque seguimos defendiendo el trabajo y la participación del empresariado nacional en estos desarrollos conjuntos”, dijo claramente pero sin nombrar a la UIA. Más irónica, expresó que los empresarios chinos, “como son empresarios contemporáneos, modernos e inteligentes, saben que la asociación estratégica (que mantienen ambos países) pasa no solamente por no convertir a los otros en clientes sino en socios, a partir de la complementariedad de nuestras economías”.

Según la UIA, el Convenio Marco de Cooperación en materia Económica y de Inversiones entre Argentina y China -aprobado por el Senado en diciembre pero no por Diputados- contiene “cláusulas de enorme riesgo para el desarrollo argentino”. Por si ello fuera poco, también la Cámara de Exportadores de la República Argentina pidió ayer una audiencia pública para tratarlo “con mayor profundidad”. La CERA consideró que este presenta “asimetrías” entre las inversiones de las empresas chinas que invierten en la Argentina, y viceversa, y también “incompatibilidades legales” con el sistema de licitaciones públicas de Argentina.
0No comments yet