Canales populares

"Phoenix" va a Marte en busca de vida

Cápsula Phoenix parte a Marte tras rastros de vida

Una excavadora robótica partió ayer rumbo a Marte al comienzo de un viaje de 679 millones de kilómetros para descender por primera vez sobre el círculo ártico del planeta rojo. La sonda Phoenix partió al espacio antes del alba impulsada por un cohete Delta no tripulado.

Peter Smith, de la Universidad de Arizona y el principal científico de la misión, salió del centro de control justo antes del despegue para observarlo de cerca y conjeturó que la visibilidad de Marte era un indicio auspicioso.

Otros investigadores, como Michael Hecht del Laboratorio de Propulsion a Chorro de la NASA, celebraron el despegue con un brindis.

Menos de seis horas después, la sonda estaba a 587.000 kilómetros de la Tierra a una velocidad crucero de unos 20.000 por hora. Todo parecía marchar perfectamente, dijeron los encargados de la misión.

"La próxima parada, Marte", se entusiasmó Doug McCuistion, director del programa de exploración marciana de la NASA.

Si todo sale según lo previsto —teniendo en cuenta que sólo cinco de los 15 intentos de descender sobre la superficie marciana han tenido éxito—, la nave se depositará sobre la planicie ártica marciana el 25 de mayo de 2008 y pasará tres meses excavando tierra y hielo para analizar las muestras.

Objetivo

La misión no buscará evidencias de vida en Marte sino rastros de compuestos orgánicos en las muestras, lo que sería un posible indicador de condiciones favorables para la vida, ya sea actualmente o en el pasado. Si se detectan compuestos orgánicos en Marte será más probable que se hayan preservado en hielo. Por eso la NASA dirigió la misión al norte del planeta, donde muy probablemente hay hielo casi a ras de la superficie.

Sólo unos 15 centímetros (6 pulgadas) de suelo blando rojo deberían cubrir la capa de hielo, y por eso la excavadora no tendría que perforar demasiado profundamente. Se anticipa que el hielo será tan duro como el granito y se extraerán muestras con un taladro en la excavadora.

"Vamos allí para comprender si las condiciones pudieron haber sido favorables para la vida microbial en algún momento", dijo el director científico de uno de los experimentos de análisis, William Boynton, de la Universidad de Arizona.

Pero aunque se detecten moléculas orgánicas, podrían provenir de meteoritos, aclaró.

Si se logra exitosamente el descenso de Phoenix en Marte será la tercera llegada de una cápsula, tras el Sojourer (1997) y Spirit y Opportunity en 2004 y las misiones de la serie Viking llevadas a cabo en la década de 1970.

Actualmente permanecen en la superficie el Spirit y Opportunity, que han superado con creces los tres meses que inicialmente la NASA planeaba que funcionaran.

El Phoenix no tendrá tanta suerte, según los expertos, pues las condiciones meteorológicas en la zona ártica son mucho más duras.

APUNTES

• La cápsula también analizará el tiempo en esa región, pues cuenta con sensores de calor para medir las temperaturas atmosféricas y con una suerte de veleta para determinar la dirección del viento.

• Durante por lo menos 90 días marcianos, la cápsula tomará muestras de tierra, que diluirá en agua y analizará con sus propios microscopios.

• La misión tiene un costo de 420 millones de dólares. Phoenix descenderá en la "planicie de Kansas".


Fuente: http://www.lostiempos.com/noticias/05-08-07/internacional.php
0
0
0
0No hay comentarios