Check the new version here

Popular channels

"Piden impunidad para linchadores"

El abogado representa a la familia del joven asesinado a golpes cuando lo sorprendieron intentando robar una cartera en barrio Azcuénaga. Hay dos detenidos por la muerte de David y ahora advierten sobre peligrosos perfiles de facebook del club Amistad y Unión.






A seis meses del linchamiento a David Moreira, en barrio Azcuénaga, y luego de que dos jóvenes quedaran detenidos por el hecho, el abogado querellante, Norberto Olivares, apuntó al vecindario y al club de Marcos Paz al 5400. "Nos tomamos el trabajo de revisar el Facebook, como instrumento público, de los integrantes de la comisión directiva del club Amistad y Unión, y encontramos aseveraciones de sus miembros que estimo como una grave contradicción con lo que debe ser el estatuto, que no puede permitir la discriminación racial, social o ideológica. Están hablando de asesinar a quien comete un delito, y hasta de amputarlos. Llama la atención", dijo Olivares, quien adelantó ayer que acercará esos datos de perfiles personales de miembros y socios del club, al fiscal de la causa, Florentino Malaponte, porque consideró que se trata de una suerte de "movimiento por la impunidad de linchadores", al que llamó "MIL". "Nadie puede dirigir un club con estas ideas", enfatizó; y habló de "apología del delito".
Las declaraciones de Olivares se escucharon ayer durante la Feria del Libro Independiente Autogestiva (FLIA), realizada "de emergencia", a seis meses de la muerte de David, asesinado a golpes y patadas en barrio Azcuénaga, donde esta semana se realizó una marcha para exigir la libertad de los dos jóvenes detenidos el martes pasado.

"Hemos tenido que movilizarnos, porque parecía que pesaba buscar justicia para un `caco', como los llaman hoy en día", lamentó Olivares, en la plaza del Foro, donde estuvo también Lorena Torres, la mamá de David, junto a familiares y amigos del chico que murió en marzo pasado.
La cita de ayer, que se extendió desde la mañana hasta las 20, tuvo que ver con "aportar a la discusión sobre el problema de la violencia generalizada, el miedo y la inseguridad, que suelen ocupar los titulares de los medios", señalaron los organizadores.

Entre los puestos de venta de libros y tortas, y mientras se organizaban los paneles, charlas y números de las bandas de música, Olivares señaló: "Conocimos históricamente luchas por justicia, pero nunca por dejar en libertad a dos personas que están acusadas de un homicidio, y más cuando se trata de un crimen de esta naturaleza". Y agregó: "Hay personas con las que se topó David --el 22 de marzo, cuando junto a otro joven cometió el robo de una cartera--, que concurren a ese club. Le voy a comentar al fiscal sobre esto, y si él considera que da para informar a Inspección General de Personas Jurídicas, que lo haga, porque me parece que un papel importante para resolver los problemas de los jóvenes, y que no se involucren a la actividad delictual, lo cumplen las escuelas y clubes. Sin embargo, este club está siendo dirigido por personas que piensan que hay que salir a provocar verdaderas cacerías. No pueden estar dirigiendo. Se podría iniciar una investigación penal por apología del delito", consideró.
Sobre la actividad de ayer, en la plaza frente a los Tribunales provinciales, el abogado que representa a la madre de David, en la causa penal, dijo que "es una forma muy integral y humana de solidarse y concientizar, para enfrentar esta tendencia. Hay otros valores", planteó.
Olivares comentó que la familia de David "se fue de su casa y están por irse a Uruguay, porque hay cosas que impactan mucho, como estar enfrentados a pares. Los chicos imputados son dos trabajadores, pero hay fractura social y se sigue alentando", lamentó.

Para los organizadores de la FLIA, "el linchamiento de David Moreira no es un caso aislado ni una tragedia, sino un ejemplo más de los muertos que contamos desde las clase oprimida; que hoy se llama David Moreira y mañana se llama accidente laboral; pasado, gatillo fácil o femicidio".
"David solo vivió 18 años. Tenía sueños y proyectos, un trabajo y una familia detrás, que lo adoraba y ayudaba. ¿Por qué se lo sentenció? ¿Hay derecho? ¿Dónde está la justicia? Se lo mató a golpes. Lo mató la sociedad. Estar presentes en la calle es ejercitar la memoria por lo sucedido, porque nos damos cuenta que hay muchos David. Vamos contagiando ideas y valores antirrepresivos que nos den la fuerza para afirmar que la vida es lo más importante, frente a cualquier cosa material que podamos llegar a perder, o jamás tener", señalaron.



0
0
0
0No comments yet