Policía tras redes de proxenetas de menores

Operativos en establecimientos nocturnos de Valledupar para frenar flagelo que tiene como víctimas principales a adolescentes.



Las redes de prostitucion en Valledupar están en aumento. Cada vez son más las jóvenes ‘reclutadas’, a través de internet, por proxenetas o compañeras que ya están en el ‘negocio’. Así se desprende de las labores de inteligencia realizadas por las autoridades que intentan establecer si en estas organizaciones tienen a menores de edad, lo que se configuraría en un delito grave.

“Realizamos operativos en los establecimientos nocturnos, atendemos denuncias y rastreamos a estos grupos para contrarrestar una actividad que está tomando grandes dimensiones”, dijo un investigador de la especialidad de la Policía de Infancia y Adolescencia en el Cesar.

Sostuvo que las redes sociales se están utilizando para captar mujeres, especialmente jóvenes, que entran a ejercer la prostitución. “Se ofrecen o las ofrecen con fotografías, especificaciones como contextura, color de piel, cabello y estatura, se tasa un precio y ellas llegan hasta donde lo indique el cliente”, precisó la fuente.

Señaló que los padres de familia deben estar atentos a sus hijos, especialmente adolescentes, saber quiénes son sus amigos y con quiénes andan, además de motivar la confianza para que ellos mismos le indiquen cuando se encuentren ante el riesgo de ser contactados por estas redes de prostitución.

“Tenemos páginas en las redes sociales identificadas, pero se trata de mujeres mayores de edad las que se exponen y en Colombia la prostitución no es delito”, informó.

Aunque las cifras de menores en este tipo de ‘negocios’ pueden ser altas, los registros de las autoridades en el Departamento no reportan cantidades exageradas de casos. Según el Centro de Atención Integral de Víctimas de Abuso Sexual, Caivas, solo se ha reportado uno.

“Quienes están detrás de esto son cuidadosos, no se exponen en las redes, sino que hacen contactos de manera personal y solo cuando verifican que se trata de personas en las que pueden ‘confiar’ pueden utilizar a las menores”, puntualizó el investigador.

La ruta de atención cuando se trata de menores de edad en este tipo de ‘negocios’, es rescatarlas y son colocadas a disposición del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y este a su vez las llevan al sistema de salud activándose la atención a víctimas de abuso sexual, al tiempo que se articula una investigación con la Fiscalía, a las jóvenes se les inicia un trabajo de restitución de derechos con orientación y acompañamiento de sicólogas, trabajadoras sociales para establecer por qué está en este ‘negocio’ y conocer su entorno familiar.

Las investigaciones dan cuenta de seis o siete redes de prostitución en la ciudad. Las tarifas por los servicios sexuales de las jóvenes varían entre $70.000 y $150.000, negocio del cual terminan lucrándose los proxenetas que realizan los contactos por teléfonos celulares a través de llamadas, mensajes de texto y conversaciones por WhatsApp o pin.

De los casos con menores solo se conoce el que trascendió tras la captura de un DJ que amenazaba a una joven de 15 años con publicar videos de ella desnuda o íntimas sino accedía a sus pretensiones sexuales.

POR:
MIGUEL BARRIOS