Por el título Mundial: Sorin vs. Verón

RUMBO AL MUNDIAL
La sangre llegó al río



Verón hizo público que no se banca a Sorin y casi terminan a las trompadas. Una pelea con historia...

La pelea casi que no tuvo round previo ni estudio. A los 2 minutos, Juan Sebastián Verón dejó en claro que al margen de Villarreal-Inter, había un duelo aparte: él y Juan Pablo Sorin. A los 120 segundos, le metió un planchazo en el gemelo izquierdo, músculo que el capitán de la Selección recuperó hace 12 días luego de un desgarro bastante importante...

Durante el juego fueron muchas las infracciones de Juampi sobre la Brujita y también los insultos que se cruzaron. "Jugá callado, cerrá el orto", pidió Verón. "Cagón, cagón", acusó Sorin. No tuvieron paz en los primeros 45'', y tan caliente estaba el del Inter, que en el entretiempo fue a buscar al del Villarreal. Pero no lo hizo en privado: fue a la vista de todos. Le habló-insultó desde el círculo central hasta la boca del túnel, medio que se chocaron los hombros, hasta que Cambiasso buscó separarlos, el Kily se llevó a Verón, Materazzi (él luego lo cortó) agarró a Sorin, y Riquelme le pidió a Juampi que esperara para ingresar a la manga.

En el segundo tiempo, casi no hubo roces. Se ve que los técnicos le habrán pedido calma y, entonces, ya no hubo encontronazos. La única foto es la previa al gol: Verón debía marcar a Arruabarrena; ambos se reían, y Sorin estaba al lado. Juampi tocó a Verón antes de que Riquelme metiera la bola precisa. La Brujita perdió en la corrida al Vasco, quien cabeceó y marcó el gol de cabeza. Ya con la derrota consumada, el 14 del Inter pasó por detrás del lateral en la zona mixta, y buscó pelearlo, pero otra vez el Kily lo impidió.

Quizás hoy es el final de una historia. Antes del Mundial 2002 tenían una buena relación. Tanto que luego del fracaso en Japón-Corea, se fueron juntos en tren desde Hirono hasta Tokio, junto a Crespo y el Piojo López. Ese cimbronazo no los separó: de hecho, el pelado le alquiló su casa —en el country Olgiatta— al pelilargo en Roma, cuando Juampi fue transferido a la Lazio en enero del 2003 y la Brujita seguía en el Manchester. Aunque esa casa habría traído varios conflictos...

En el segundo ciclo Bielsa se cruzaron poco, ya que el diestro estuvo bastante tiempo lesionado, mientras el zurdo seguía siendo uno de los jugadores fetiche del Loco. Pero Marcelo se fue y en Ezeiza arribó Pekerman. El barco cambió de bando y José decidió él elegir a su capitán. Se inclinó por Sorin y, encima, a Verón ni lo convocaba. Desde el entorno de la Brujita le quitaban responsabilidad exclusiva al DT en la ausencia y le endilgaban parte a Juampi. La guerra dialéctica comenzó, aunque los dos escondieron la mano. Aunque Verón sentó posición: "Ayala debe ser el capitán. ¿Sorin? Si tiene algún problema, es cuestión de él. De mi parte no hay nada". Se dijo que Verón era un líder negativo. Crespo, amigo y del elenco estable de José, lo negó.

La no citación de Verón pasó de moda, tanto como sus teóricos inconvenientes con los jugadores de la Selección. Hasta que decidió hacer público su problema con Sorin y su perfil alto. Lo toreó y Juampi, pícaro, le sonrió. Esto enojó más a Verón (a las cuatro de la mañana seguía despierto y caliente), quien con este episodio se cerró más las puertas del Mundial.

fuente: HERNAN CLAUS periodista de ole entre otros medios