Canales populares

Por los holdouts, Capitanich postergó su visita al Senado

Sin embargo, la oposición igual quiere que mañana haya sesión para volver a arremeter contra el cuestionado vicepresidente Boudou. En tanto, Diputados seguirá sin actividad.


Capitanich postergó su cita el mismo día del posible default.

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, no asistirá mañana al Senado, tal como estaba previsto, y pidió postergar una semana, hasta el 6 de agosto, el informe que mensualmente debe brindar al Congreso nacional.

Capitanich dirigió una carta al vicepresidente Amado Boudou para retrasar el compromiso y adujo como motivo “los acontecimientos de dominio público referidos a la deuda pública argentina”, ya que este miércoles expira el plazo para que se haga efectivo el pago a los bonistas de la deuda reestructurada y la Argentina podría caer en cesación de pagos.

El retraso de la visita de Capitanich a la Cámara Alta obliga a su vez a postergar el informe del jefe de Gabinete ante la Cámara de Diputados, que estaba pautado para el mismo 6 de agosto. La Cámara Baja entró en receso hace quince días y esta semana tiene prevista una desinfección general de todas sus instalaciones, que permanecerán cerradas desde el miércoles al viernes.

El conflicto con los holdouts en los tribunales de Nueva York afecta así la actividad del Congreso. Desde la Casa Rosada, se entendió que no era conveniente que Capitanich asistiese mañana al Senado a hablar de la deuda -el grueso de las preguntas de los legisladores fue dirigido a ese tópico- para no generar mayor turbulencia mediática a un tema tan delicado.

Contra Boudou

Sin embargo, la oposición quiere que aunque no vaya el jefe de Gabinete al recinto, la Cámara Alta igual tenga una sesión ordinaria con temas acordados entre todas las bancadas. Por eso el jefe del bloque radical, Gerardo Morales, solicitó al titular de la bancada K, Miguel Pichetto, que haya una reunión de la comisión de Labor Parlamentaria para acordar un temario.

Pero Morales puso una condición: que la reunión no la presida el titular del cuerpo, Amado Boudou, sobre quien pesa el procesamiento del juez Ariel Lijo por corrupción y los pedidos de la oposición para que dé un paso al costado.

Así, con la pelea con los holdouts fuera de la agenda del Senado -tras postergarse la visita de Capitanich- la oposición aprovechará para arremeter contra el Vicepresidente.

El interbloque del Frente Amplio UNEN tiene pensado insistir, si hay sesión, con solicitar que el número dos del Gobierno pida licencia para que no presida las reuniones del cuerpo. Incluso los legisladores del ex FAP, comandados por el cordobés Luis Juez, mantienen la decisión de no dar quórum si Boudou está al frente de la sesión.

Dilema oficialista

El oficialismo obligó hace dos semanas a Boudou a que no baje al recinto a presidir la sesión porque su presencia hacía peligrar darle media sanción a una ley que le abrió al Gobierno la puerta para acordar un canje de divisas (swap) con China.

Este miércoles, si hay sesión, el bloque kirchnerista tendrá nuevamente el mismo dilema por delante: qué hacer con Boudou. Recordemos que por el viaje de la presidenta Cristina Kirchner a Caracas hoy Boudou estará a cargo del Ejecutivo pero que mañana, tras el regreso de la Jefa de Estado al país, el Vice debería comandar la sesión del Senado y afrontar la arremetida de la oposición.

Apoyo condicionado

El vicegobernador bonaerense, Gabriel Mariotto, aseguró ayer que sigue poniendo “las manos en el fuego” por el vicepresidente Amado Boudou, procesado en la causa Ciccone, pero ironizó que, “para eso, se inventó” el cicatrizante “Pancután, de última”.

“Cuando yo era pibe, iba al colegio y la preceptora nos decía: ‘¿Ustedes ponen las manos en el fuego por el compañero tal?’ Y sí... nosotros ponemos las manos en el fuego por todos los compañeros porque es una cuestión de actitud. Para eso se inventó el Pancután, de última”, dijo Mariotto consultado por radio América sobre la situación de Boudou. DyN
0
0
0
0No hay comentarios