Check the new version here

Popular channels

Por que esta libre Callejeros

El principió detrás del fallo de Callejeros es el de resolver una situación en la que el acusado ganó primero y perdió después, dándole el derecho a un desempate judicial. Ese recurso nos permite saber que una persona que condenamos en nombre del Estado está bien condenada, es decir, certeramente condenada, y por las dudas revisando todo dos veces -




El fallo de Fontanet viene de un problema lógico muy simple que tienen los sistemas penales. Nuestra organización y tradición procesal penal ha adoptado el criterio de "recursos para todos". Pueden apelar tanto querellantes (víctimas), fiscales y defensas. Es un sistema que a mí me gusta (otros propician que sólo deberían tener la posibilidad de apelar los condenados, pero no los que acusan, lo que puede suponer una suerte de sacrificio para los derechos de las víctimas). Lo cual da a la siguiente secuencia posible. Primer acto: acusado absuelto en primera instancia. Segundo acto: fiscal apela y una Cámara lo condena Tercer acto: ¿Cómo recurre el acusado (ahora condenado)? Claro que a ese acusado le queda una "tercera" instancia, que es el recurso extraordinario, pero hay un problema que ya se advierte desde el nombre: el recurso extraordinario ante la Corte no es un recurso "amplio" en el que se pueda revisar a fondo una sentencia. Es una póliza con una franquicia muy alta: técnicamente, sólo cubre violación de cuestiones federales o groserísimos errores de la sentencia. Varias de estas cosas fueron tratadas y resueltas por la Corte Interamericana precisamente en un caso que involucró a nuestro país, "Mohammed vs. Argentina" de 2012. No fatiguen la memoria: no fue un caso muy célebre, se trataba de un homicidio culposo ocurrido en 1995. La Corte Interamericana allí se hace cargo de que el hecho de que el acusado pueda recurrir a otra instancia no implica que con eso tenga un "recurso" efectivo. No cualquier cosa que el Estado decida llamar "recurso" es un recurso en sentido amplio como el que supone que debemos garantizar a partir de la Convención Americana de Derechos Humanos. Así las cosas, desde 2012 quedaba claro que el Recurso Extraordinario no satisfacción la llamada garantía del doble conforme un imputado tiene derecho a que haya "dos" sentencias condenatorias [/b] con análisis a fondo profundo y completo de la prueba, no una mera revisión formal. De modo que el fallo que hoy deriva en la liberación de algunos acusados del caso "Cromañon" no es una "novedad" sino algo esperable (la Corte Argentina es muy respetuosa de la jurisprudencia de la Corte Interamericana), aunque si queda registrado como un hito importante porque el criterio "Mohamed" no había sido hasta ahora "aplicado" así por la Corte Argentina, aunque eso no nos debe sorprender porque no ha pasado tanto tiempo desde 2012. Por eso el caso Cromañón ahora circula en dos pistas distintas : hay firmeza de la condena a Chabán, que fue condenado ya desde la primera instancia (y por eso ya tuvo su "doble conforme" ) , y no-firmeza de los que fueron absueltos en primera instancia y condenados en segunda. (lo que alcanza a Fontenet, los músicos, Fiszbin y demás acusados). Es importante aclarar que la Corte no descalifica la sentencia condenatoria del caso Cromañón ni dice que estuvo mal la condena de estos. Sólo dice que Fontanet y los demás deben tener un nuevo día en la justicia. Ya veremos ante quién lo tienen. Y ahora qué pasa La logística de cómo dar un recurso no contemplado tiene que zurcirse por vía de jurisprudencia, y sin muchas opciones a la vista la Corte sale con una solución "creativa": instrumenta un recurso horizontal, que no se deriva a instancias superiores (siempre pensamos que los recursos van "para arriba" ) . Creativa más no improvisada, porque de alguna forma esta solución fue sugerida por la CorteIDH en un caso llamado "Barreto Leiva vs. Venezuela", donde aclaró que el derecho al recurso no implicaba necesariamente el derecho a que la sentencia sea revisada por un órgano "superior" (idea no exenta de problemas, porque la Convención Americana sí dice que el derecho es "recurrir ante juez o tribunal superior", aunque aquí no nos ocuparemos de esto). En síntesis, lo que habrá que hacer en todos estos casos es que el recurso sea tratado por el órgano que intervino, con otra composición. Cuando son "Cámaras" con salas, será otra sala. Si es un Tribunal, será con sus subrogantes o conjueces. A todo esto, nótese que hay una cantidad indeterminada de casos que están en la misma situación. De hecho, ayer la Corte tal vez "eligió" dar su fallo en una causa que no fuera la de Cromañon, sino otra y acto seguido, hoy falló "Chabán, Fontanet y otros" aplicándole la nueva jurisprudencia. Hay casos famosos que tuvieron la misma secuencia de absolución-condena: Marita Verón y Carlos Carrascosa. Aquí es importante aclarar que esto no significa que todos los procesados que están en análoga situación (absueltos en primera y condenados en segunda) deban ser necesariamente liberados Veamos: se vuelve al principio general de que quien no tiene condena firme en su contra tiene derecho a esperar en libertad el juicio, pero siempre con las salvedades que las leyes y la jurisprudencia han creado sobre eso. Amplias zonas de excepción que conocemos como "prisión preventiva" que se aplica a acusados no condenados: simplificando, esto se justifica si hay "peligro de fuga" o "riesgo procesal" (amedrentar a testigos, destruir pruebas, etc.). Como fuera, algunos quedarán libres y otros no, se verá en cada caso. Aún afuera de la cárcel, estos acusados no quedan desvinculados de la causa: estarán esperando el tercer set procesal y si hay "doble conforme", irán adentro. En síntesis: el principió detrás del fallo de Callejeros es el de resolver esa situación del acusado que ganó primero y perdió después, dándole el derecho a un desempate judicial. Si alguna vez estamos acusados, nos va a interesar no jugarnos a una ruleta donde el orden de los factores puede afectar el resultado final. De eso se trata el derecho a recurrir una sentencia condenatoria. Y aún si nunca vamos a estar acusados, nos va a interesar que las personas que condenemos en nombre del Estado estén bien condenadas --vale decir, certeramente condenadas, y por las dudas revisando todo dos veces. Y es por eso una buena noticia, independientemente de lo que se piense sobre la responsabilidad penal de la banda y los funcionarios. -
0
0
0
0
0No comments yet