Check the new version here

Popular channels

¿Por qué sentimos frío cuando tenemos fiebre?

¿Por qué sentimos frío cuando tenemos fiebre?

Preguntado por un estudiante de Singapore. Respuesta a cargo de Jonathan Blum, doctorado en medicina, trabaja en la División de Enfermedades Infecciosas del Hospital General de Massachusetts y en el Departamento de Microbiología y Genética Molecular de la Escuela de Medicina en Harvard.

El hipotálamao, la parte del cerebro que se ubica justo sobre la glándula pituitaria, actúa como el “termostato” corporal. Este órgano siente la temperatura de la sangre y la compara con un “punto de operación” - la temperatura deseada. Si la temperatura actual difiere con la del punto de operación, intenta ajustar la temperatura. Este fucionamiento es similar al de los termostatos en las casas o coches. Sin embargo, no basta con encender la caldera o el aire acondicionado. En lugar de eso, envía señales que provocan el sudor si estamos demasiado calientes, o tiritar si estamos demasiado fríos. (Sudar enfría el cuerpo a medida que el sudor se evapora; tiritar calienta el cuerpo, porque buena parte de la energía empleada por los músculos en temblar se transforma en calor). Además, esto hace que no nos sintamos agusto, por lo que nos vemos impulsados a buscar una fuente de calor o de frío. Por ejemplo, si tu temperatura corporal es demasiado baja, buscarás un lugar más cálido o algunas mantas. Si es demasiado alta, buscarás un punto más fresco o reducirás el nivel de ejercicio (ya que el ejercicio genera calor).


Cuando desarrollas fiebre, el cuerpo envía señales al hipotálamo que le dicen que hay que elevar el “punto de operación” a una temperatura más alta. A menudo, pero no siempre, esto se produce como respuesta a una infección, provocada por bacterias o virus. Las células del sistema inmune que responden a la infección segregan moléculas llamadas “pirógenos endógenos” (”endógeno” significa fabricado por el cuerpo, y un “pirógeno” es algo que causa una elevación de temperatura). Los endógenos pirógenos viajan a través de la sangre y alcanzan el hipotálamo, donde provocan un incremento en el punto de operación. Una vez que esto sucede, el hipotálamo le dice al cuerpo: “tienes mucho frío”. Recuerda que la temperatura podría ser normal en esta situación, pero lo que importa es que es inferior al punto de operación, que ha sufrido una elevación. De modo que sientes frío, te metes bajo las mantas y tiritas.

Un rato más tarde, cuando la temperatura se ha elevado hasta el punto de operación, el hipotálamo envía una señal: “ahora tu temperatura es correcta”. Entonces dejas de sentir frío, y probablemente te saques alguna manta de encima. Y cuando la fiebre “rompe”, decrece el nivel de pirógenos endógenos. Repentinamente, comienzas a sudar y te quitas todas las mantas. Pronto esto conduce a una disminución de la temperatura en el punto de operación, que vuelve a la normalidad, y otra vez te sientes bien.

De modo que en realidad sientes más frío cuando la temperatura comienza a elevarse y más calor cuando comienza a bajar. Esto puede parecer extraño, pero es simplemente la forma que el hipotálamo tiene de alterar tu comportamiento para cambiar la temperatura de su “punto de operación”. Cuando tu temperatura está al nivel de punto de operación - sea este el que sea - tiendes a sentirte normal, incluso aunque en realidad tu temperatura sea elevada. Lo que percibes no es la temperatura en si misma, sino la diferencia entre el punto de operación y la temperatura real.

La elevación de temperatura provocada por el ejercicio (en forma de agotamiento y sudor) es diferente. En esta situación, la temperatura del cuerpo se eleva porque el día es excesivamente cálido o a causa del excesivo ejercicio. Como el cuerpo no prodice pirógenos, el hipotálamo no eleva el punto de operación, de modo que las personas cuya temperatura se eleva durante el ejercicio normalmente siente calor, y no frío, porque su temperatura corporal está por encima del punto de operación. (Durante un golpe de calor, puede no sentirse el calor, pero eso es porque la temperatura corporal es tan alta, que en realidad el hipotálamo comienza a funcionar de forma errónea).

Cuando mis pacientes vienen a mi y me dicen que hab tenido fiebre, lo primero que les pregunto es “¿Qué quieres decir?” A menudo la gente cree que deberían sentir calor cuando tengan fiebre, pero como os he indicado, a medida que la temperatura sube se siente frío, y cuando permanece alta se siente normal (hasta que desciende). De modo que siempre les pregunto por los síntomas y si en realidad se tomaron la temperatura. En mi experiencia, la mayoría de los pacientes no son demasiado buenos en saber cuándo se ha pasado fiebre. También les pregunto si han sentido templores o frío o si han tenido sudores - todas las señales de un cambio en la temperatura. Por supuesto, la gente puede temblar de miedo, o sudar por un exceso de ejercicio, de modo que las respuestas han de ser interpretadas en términos de situación global (es decir en su contexto).

¿Por qué sufrimos fiebres? La respuesta más probable es que la fiebre representa parte de la respuesta inmune del cuerpo a las infecciones y que, de algún modo, está relacionada con el control de la infección. Los detalles de todo esto aún no se entienden completamente. El caso es que la fiebre generalmente no es mala por si misma, a no ser que sea muy alta.

Fuente:
http://www.maikelnai.es/?p=357
+1
0
0
0No comments yet