Te damos la bienvenida a la comunidad de T!Estás a un paso de acceder al mejor contenido, creado por personas como vos.

O iniciá sesión con
¿No tenés una cuenta?
Como todo los días leyendo el diario de mi ídolo Samuel "chiche" gelblum! (o como se escriba, pido disculpas a la cole) encuentro un interesante articulo que me gustaría compartir con toda la fraternidad taringuera. Paz!




Uno recorre las casas de música y encuentra diferencias inexplicables en los precios de los discos compactos. Algunos salen menos de $10 y otros superan los $30 holgadamente ¿Por qué sucede esto?

Roberto Piay, director ejecutivo de la Cámara Argentina de Productores de Fonogramas y Videogramas (CAPIF), explicó a que “el promedio de facturación al productor es de $11,58 por CD”. Este es un precio uniforme.

Sin embargo, Piay y Diego Perri, encargado de Prensa de EMI, coinciden en que la publicidad, la grabación y el marketing hacen la diferencia.

Sumo y sigo

Existen varios costos que se suman. Uno es el de replicación, que incluye el soporte físico (el CD), la caja y el celofán. Eso cuesta $1,62. Además, la parte gráfica, oscila entre “10 centavos para las ediciones más económicas, y hasta $1,5 para los artistas prioritarios”. Se agrega también el costo de distribución, que es de 5% del valor final, y las regalías autorales, que se le pagan a la Sociedad Argentina de Autores y Compositores (SADAIC), que es de 8.2%

Estos montos varían, pero “no son demasiado relevantes en lo que hace al precio”. Uno de los elementos más importantes a la hora de calcular el precio de un CD son los costos de grabación. “Para los discos de catálogo -describe Piay-, ese costo está amortizado, mientras que, en el caso de un lanzamiento, la inversión en ese rubro es de entre $15 mil y $300 mil, para un artista nacional”.

Los costos de marketing también separan a los discos editados hace tiempo de los que son novedades. “El lanzamiento de un disco implica una campaña que los discos de fondo de catálogo no necesitan”, aclara Piay.

Aún así, algunos discos, como los de los Rolling Stones, Los Beatles o Queen fueron editados hace décadas, y siguen costando mucho dinero ¿Por qué? Diego Perri explica que hay “un gran componente de renombre, por el que esos discos no bajan de precio”. Las regalías de los artistas internacionales son de hasta 35%.

¿Se pueden bajar los precios?

La venta de CDs no constituye el mayor ingreso para un artista. Piay asegura que “otros negocios, como el merchandising y los shows son más importantes”.

Uno podría pensar que los artistas, disminuyendo sus cachets, lograrían bajar los precios de los CDS, aumentar los “negocios subsidiarios”, así como las ventas. Esto también serviría para bajar la piratería.

Respecto de esto, Piay considera que “es una alternativa posible, aunque aún no se hace”.