Porno, ¿distorsiona el sexo?


Porno, ¿distorsiona el sexo?



La pornografía siempre ha estado presente. Desafortunadamente, para los padres de adolescentes, el Internet ha facilitado el acceso y es difícil evitarlo.

A pesar de que con el paso del tiempo, el tabú de la educación sexual ha ido desapareciendo, el fácil acceso a material pornográfico que provee nuestra era digital, ha hecho de la pornografía para muchos jóvenes una fuente de educación sexual por defecto.

Para organizaciones como la Asociación Nacional de Directores de Colegios en Reino Unido, la preocupación es que los jóvenes conduzcan su vida personal y sexual de acuerdo a lo que han visto en la web. Se debe pensar en educarlos para que puedan distinguir.

Un ejemplo claro de cómo la pornografía ha influenciado en la intimidad es el estilo brasileño de depilación, considerado normal por muchos en Estados Unidos y en el Reino Unido. Si bien es estéticamente mejor, clínicamente no es lo más recomendable. El vello púbico tiene como función el mantener la temperatura del área así como protegerla de infecciones. Es una barrera natural. Además por la humedad de la zona, una mala depilación podría degenerar en una infección de piel difícil de tratar.

Distorsiones en la persepción de "normalidad" que puede provocar:

- En los hombres: alentarlos a ser machistas y dominantes. Pensar que lo normal es solo pensar en su placer y dejar de lado las necesidades de su pareja.

- En las mujeres: predisponerlas a ser más permisivas y disponibles. Aceptar hacer cosas que no disfrutan, pensando que es lo normal.

- Establecer patrones de cabellera larga, grandes senos y derriere grande como el canon ideal de mujer sexy. Una mujer sexy, no necesariamente tiene que cumplir con estos patrones. La belleza femenina tiene muchas variables.

Según los expertos, la solución inmediata es una mayor apertura por parte de los padres sobre sexo con sus hijos y un trabajo conjunto con las escuelas.