¿Posible acuerdo?

Una versión, que comenzó a circular con fuerza, indicaba este martes a la tarde que Argentina habría llegado a un principio de acuerdo con los fondos buitre, por el cual el juez Thomas Griesa rehabilitaría una cautelar a cambio de una garantía por 250 millones de dólares, que sería aportada por bancos privados argentinos enrolados en ADEBA



Si finalmente prospera esta iniciativa, no se correría el riesgo de activar la cláusula RUFO, que obliga a Argentina a mejorar la oferta a todos los bonistas que entraron a los canjes de 2005 y 2010 si llega a efectuar un pago superior a otros acreedores, porque el dinero en juego no lo pondría la Argentina, sino los bancos.

El ministro de Economía, Axel Kicillof, ingresó esta tarde a la oficina en Nueva York del mediador designado por el juez Thomas Griesa, Daniel Pollack, en medio de rumores de un principio de acuerdo con los fondos buitre.



Por otra parte, bonistas europeos le pidieron a Griesa habilitar un "stay" de emergencia por 90 días para continuar las negociaciones entre la Argentina y los fondos buitre.
Estos bonistas tienen títulos de la Argentina por 5.200 millones de euros y prometieron no activar la cláusula RUFO para evitar que se afecten las negociaciones.