Canales populares

Preguntas y repreguntas a Ernesto Sanz

“Nosotros no nos fuimos en helicóptero”



El despacho de Ernesto Sanz en el Senado exhibe un escudo radical, algunas fotos familiares y unas pocas de su trayectoria política. El precandidato presidencial del Frente Amplio UNEN responde sobre Elisa Carrió, sus otros rivales, Clarín y el “karma” del Gobierno de Fernando de la Rúa. También lamenta una fallida alusión a la Asignación Universal por Hijo. ¿Qué haría Sanz si resulta electo en 2015?

Por: Sebastián Lacunza y Tomás Brockenshire



 Viernes: ¿Qué opina de la implementación de la ley de medios y de la decisión de adecuar de oficio al Grupo Clarín? 

Ernesto Sanz: 
No me extraña en absoluto que el Gobierno haya retomado la senda del combate contra Clarín. Están en una etapa de final de ciclo y aparecen todas las caracterizaciones más extremas del Gobierno: encerramiento, echar culpas a terceros... las persecuciones propias de un Gobierno que tiene una paranoia. 

V.: ¿Si accede al Gobierno en 2015 mantendría la ley de medios?

E.S.:
 Estudiaríamos cuáles son las cosas que han funcionado bien para dejarlas, cuáles son las cosas que han funcionado mal para corregirlas e incorporaríamos muchas cosas que nosotros en su momento, en el debate, propusimos y el oficialismo no quiso tratar; como eran todas las regulaciones digitales, la distribución de la pauta oficial y demás. 

V.: ¿Avanzaría con la convergencia para que una misma emprsesa pueda proveer cable, telefonía e internet.

E.S.:
 Mientras no haya posición dominante o monopolio, no tengo problema. 

V.: ¿Cree que la posición que ocupa el Grupo Clarín en el mercado de medios es excesiva? 

E.S.: 
En el tema cable si; en lo demás, no. 

V.: Es decir, llegado el caso, usted avanzaría en una desinversión para, por ejemplo, el cable. 

E.S.: Ellos ya están avanzando hoy. Hay una ley de medios que hoy está aplicándose.Si yo soy presidente, voy a poner en funcionamiento el Tribunal Nacional de Defensa de la Competencia, que es algo que este Gobierno nunca quiso hacer, y aplicar la ley en toda y cada uno de las actividades y en todo y cada uno de los rubros en los que haya situaciones de dominio. 

V.: ¿Qué opina de las otras adecuaciones pendientes, por ejemplo, de Telefónica, que explota el canal Telefé?

E.S.
: Eso no se define porque el Gobierno tiene como intención en la ley de medios definir algunos grupos y otro no. Soy partidario de que es incompatible que una empresa de servicios públicos sea titular de licencias. 

V.: ¿Qué representa UNEN hoy ideológicamente? 

E.S.: Es un espacio republicano, democrático, solidario, progresista en términos de progreso, socialdemócrata; un espacio de centroizquierda republicana, moderna y democrática.

V.: ¿Cómo un espacio socialdemócrata de centroizquierda democrático, busca alianzas locales con el PRO y otras formaciones que no son de centroizquierda en varias provincias?

E.S.
: El Frente Amplio UNEN a nivel nacional no busca ninguna alianza con nadie, está fortaleciendo su propio espacio. Y a niveles locales, lo que hay es un espacio de alternativa en la mayoría de las provincias de candidatos de UNEN, fundamentalmente radicales. Para poder ganar y establecer una bisagra en regímenes feudales de hace treinta y pico de años que gobiernan esa provincia, está esa posibilidad, aunque todavía no cerramos ningún acuerdo. A mí me parece que no se traiciona nada, porque en verdad lo que hay ahí es una vocación de destronar a regímenes feudales que le hacen mucho daño a la construcción nacional. 

V.: Pareciera que hablara de una competencia deportiva en cuanto a sumar fuerzas más allá de afinidades ideológicas. ¿Eso no desoncierta al votante? 

E.S.:
 No lo comparto. 

V.: ¿Para usted no hay ningún ruido en las alianzas provinciales?

E.S:
 Absolutamente. Porque son alianzas gobernadas por un candidato radical, con un programa emergente del radicalismo, con un equipo del radicalismo y hasta lo que se ha visto es que otras fuerzas que no pertenecen a UNEN en esas provincias están dispuestas a apoyar a ese candidato, a ese programa y a ese equipo. No encuentro ningún ruido ahí. 

V.: En el frente UNEN, algunos dicen que hay que revisar el origen de la deuda externa y otros no están para nada de acuerdo con esa postura. 

E.S.
: Una cosa es revisar la deuda externa, donde hay diferencias con UNEN desde el origen del tema. Pino Solanas pide revisar; otra cosa es hacerse cargo de arreglar la deuda externa que queda pendiente en el próximo Gobierno. La verdad que no tiene que ver una cosa con otra. 

V.: ¿No habría repercusiones sí hay una percepción en el exterior de que la deuda puede no ser pagada porque tuvo un origen fraudulento o ilegitimo? 

E.S.:
 Está confundido, la comisión no tiene por finalidad determinar si se paga o no se paga. Significa solamente dilucidar responsabilidades. Pero el pago o no pago de la deuda nunca estuvo en discusión. 

V.: Una cosa es la comisión como se constituyó, otra cosa es lo que dijo Pino Solanas en muchas oportunidades

E.S.: Pino Solanas es un componente de UNEN y el frente tiene un mecanismo de resolución, tiene una conformación. Él es uno de 82 legisladores nacionales. 

V.: Y un candidato a presidente que usted tendría que apoyar. 

E.S.:
 Veremos, eso pertenece a una cuestión de liderazgo dentro de UNEN. 

V.: La Argentina se encuentra cíclicamente con un problema de ingreso de divisas. ¿Qué medidas de fondo hay que tomar para solucionar el problema?

E.S.:
 Con una macroeconomía estable que permita reglas de juego previsibles, duraderas y que a la vez esto genere un clima de negocios y confianza; en donde tanto por vía de exportaciones como por vía de inversiones, que son los dos grandes generadores de dólares de manera genuina, puedan ingresar divisas. Como ocurrió en los primeros años de este Gobierno, cuando había un sendero mucho más previsible que hoy, cuando había unas reglas de juego más estables, la macroeconomía funcionaba y había ingreso de dólares.

V.: Pero, concretamente, ¿cómo generaría estabilidad? 

E.S.: 
Primero, cambiando el Gobierno. Esto tiene que ver con una confianza que el Gobierno ya no puede dar. Y después, con medidas económicas sanas, recuperar el superávit fiscal, tener reglas previsibles y estables, no regulaciones negativas como ha hecho este Gobierno, por ejemplo con prohibición de exportación de carne, de leche... Los países vecinos están aprovechando el flujo de inversiones y están consolidando mercados. 

V.: Usted dice, "recuperando superávit". Esto indica corregir gastos, ajustar gastos. ¿Cuáles? 

E.S.:
 Implica equilibrar gastos del Estado, recomponer el tema donde los recursos sean superiores a los egresos. En algún momento eso se perdió por falta de recursos y porque hubo un incremento del gasto que hay que revisar. No el gasto productivo o social, eso hay que mantenerlo. Pero sí hay gastos que se podrían revisar. 

V.: ¿Por ejemplo? 

E.S.:
 Subsidios inequitativos, energéticos en algunos lugares donde tranquilamente se podrían pagar tarifas. 

V.: ¿Gas, por ejemplo?

E.S.:
 No hablo de la prestación de servicios en general. Yo, por ejemplo, como caso particular, alquilo un departamento en Capital en una zona media, media alta, y pago diez veces menos de luz que en mi casa de Mendoza. No encuentro razón para el subsidio ahí. Tenés también el tema de la publicidad oficial, el Gobierno sostiene su relato y hay mucho gasto. Hay que revisar el déficit de algunas empresas como Aerolíneas Argentinas, a ver si se puede corregir el déficit sin rescindir la prestación de servicios. Y hay un enorme ingreso de gente al Estado, que cuando le preguntamos a los funcionarios del Gobierno, no saben explicar semejante gasto de personal. 

V.: ¿Usted mantendría Aerolíneas en manos del Estado? 

E.S.:
 Si, por supuesto. Lo que sí, la haría eficiente. 

V.: ¿YPF también? 

E.S.:
 Absolutamente. En el debate de hoy hemos planteado que un verdadero proyecto nacional hidrocarburífero debería tener 100 por ciento YPF. 

V.: ¿Después de diciembre, cuando vence la cláusula RUFO, usted cumpliría con el fallo del juez Griesa? 

E.S.: Nosotros siempre dijimos que no estábamos de acuerdo ni con no pagar nada, ni con pagar hasta el último centavo. Queremos instalar el día de mañana una enorme autopista donde habría muchas maneras de llegar a un acuerdo absolutamente honorable y razonable para Argentina. 

V.: Usted hizo mención a la publicidad oficial. Sin embargo, el esquema de la Na ción de gran volumen y sesgo en el reparto se repite en distritos como la Ciudad de Buenos Aires, la ciudad de Córdoba o la provincia de Corrientes. ¿No percibe un patrón de reparto que abarca a todas las fuerzas políticas que acceden al Gobierno?

E.S.
: No lo comparto. Nunca ha habido en la Argentina un modelo tan discrecional y arbitrario con el manejo de la publicidad, el partido del Gobierno nacional y el FPV en las provincias. 

V.: ¿Eso no lo extiende al PRO, por ejemplo? 

E.S.:
 Sí, también.

V.: ¿Qué criterios establecería?

E.S.: 
Una ley de publicidad oficial, consensuada por el Congreso, en la cual haya una distribución equitativa. No en función de las pautas tradicionales ni de rating, sino equilibrando. La pauta oficial debe generar que no haya concentración y la aparición de nuevas voces. Una regla que debe quitar cualquier atisbo de discrecionalidad y arbitrariedad, extorsión. Porque la verdad que no conozco en profundidad el caso de Corrientes, pero sí conozco de los del Gobierno nacional. Sea donde sea el patrón, hay que cambiarlo con una especie de ley de coparticipación que tiene que cubrir asimetrías. 

V.: Ustedes van a llegar a 2015 con Elisa Carrió de compañera. Ella alguna vez dijo que le llamaba mucho la atención cómo Hermes Binner no se había dado cuenta que la ruta del narcotráfico terminaba en Rosario. ¿Cómo cree que lo lee la sociedad?

E.S:
 No me consta lo que dice. 

V.: Fue público. También trató a compañeros del Frente UNEN como "corruptos" y deslizó algún insulto.

E.S.:
 No estoy para juzgarla. Es candidata de UNEN y tengo absoluto respeto por ella. 

V.: Hay otro aspecto que suelen nombrar los candidatos de UNEN, que es la corrupción. ¿Qué opina en casos como los del intendente de Córdoba o los de su colega Oscar Aguad?

E.S
: Aguad fue sobreseído por la Corte Suprema de Justicia, hoy no tiene causa. 

V.: Por prescripción, después de diez años.

E.S.:
 Si me pregunta si me puedo poner en el lugar de un juez para definir si Aguad fue mal juzgado o no, no estoy en esa situación. Y respecto al intendente de Córdoba, están los procesos abiertos y tengo fervientes deseos de que se dilucide si es culpable o inocente. 

V.: ¿Esta cautela ante la necesidad de que usted se expida, la aplica también para sus rivales políticos? 

E.S.:-
En parte sí, en otra no porque también tengo derecho a fijar posición en cuanto a temas que he podido investigar y denunciar. Tengo denuncias hechas contra (el jefe de la UIF José) Sbbatella, contra (el exsecretario Ricardo) Jaime, pero les llega el paso del tiempo.

V.: Interpreto también en el caso del vicepresidente Boudou. 

E.S.:
 Sí, en el caso de Boudou tengo una opinión formada. El procesamiento del juez Ariel Lijo ha sido un procesamiento profundo y serio. Las mismas cosas que Lijo comprobó nosotros lo pusimos en el debate de Ciccone. 

V.: ¿Cómo sería la relación de un eventual Gobierno suyo con los países latinoamericanos? 

E.S.:
 Muy intensa, asociativa. El Mercosur quedó bastante devaluado, debilitado; pero es un escenario imprescindible que hay que recuperar, hay que recomponer y dejar atrás cualquier tema que ponga en riesgo. Creo que hay que mirar también a otros bloques, como el del Pacífico. Chile sigue, con mi óptica mendocina, teniendo una complementación ideal que no pudimos llevar adelante. Nuestros gobiernos han sido afines. El bloque en general de América del Sur es importante. En cualquier caso, las negociaciones comerciales con China o el Pacífico deben ser dentro del bloque del Mercosur.

V.: Sus críticas al kirchnerismo, ¿las aplica también para Sergio Massa, que fue oficialista algunos años?

E.S.:
 Todos lo que han tenido que ver con el kirchnerismo tienen que explicar por qué razón en algún momento consintieron un modelo de acumulación de poder político y económico. Todos lo que pasaron para ahí, me encantaría que pudieran explicar por qué consintieron y avalaron, formaron parte, adhirieron a ese modelo de acumulación. 

V.: ¿De quién se siente más lejano, de Macri o Cristina? 

E.S.: Me siento lejano de todos los modelos de acumulación de poder, autoritario, arbitrario, poco republicanos, discrecionales. No le pongo nombre y apellido a esas cosas. 

V.: ¿Qué rescata del kirchnerismo? 

E.S.:
 Los primeros años, cuando no tenía mayoría, obligaba a dialogar, a buscar consenso; el juicio político a la mayoría automática de la corte de Carlos Menem; el canje de 2005 de la deuda; la recomposición por la nueva Corte; los paquetes antievasión de Alberto Abad; la ley de la recuperación de la educación técnica. En general, en los primeros años, hubo una disciplina que les permitió mantener los tres pilares de una economía sana: superávit fiscal, de la balanza y tipo de cambio competitivo, pero la mayoría de esas cosas luego fue borrada. 

V.: ¿En qué falló la oposición para permitir el éxito electoral del kirchnerismo durante tantos años? 

E.S.:
 En no haber construido una fuerza competitiva alternativa. El déficit de gestión política de la oposición es haber permanecido en un espacio disgregado y no haber construido una fuerza que pudiera ejercer un control en los ámbitos parlamentarios y haber participado de las elecciones con competitividad. 

V.: Hace cuatro años hubo una alianza con Francisco de Narváez, antes con Roberto Lavagna. ¿Demuestra ello un rumbo confuso?

E.S.: 
El radicalismo pasó por muchos avatares a partir de lo que fue el golpe fuerte de dejar el Gobierno en 2001, 2002. Después, hubo un intento de recuperación a partir de mejores herramientas que eran los intendentes y gobernadores. Kirchner actuó muy hábilmente sobre la famosa transversalidad, muchos radicales lo creyeron. De seis gobernadores se fueron cinco, de 600 intendentes se fueron dos terceras partes y eso provocó una demora en el proceso de recuperación muy fuerte; estamos recomponiendo nuestra base territorial. En el medio pasaron muchas cosas que también fueron culpa nuestra. En 2009 tuvimos una buena elección en el Acuerdo Cívico y Social, pero no lo supimos llevar adelante y para las elecciones de 2011. Eso permitió que el Gobierno tuviera una pista libre para poder avanzar en muchas cosas que con una oposición fuerte no podría haber avanzado. 

V.: Usted ha criticado al gobierno nacional por construir una "épica" de los derechos humanos y ser "despreciativo" de la política de Raúl Alfonsín. En el medio pasó Fernando de la Rúa, que no avanzó nada en el tema.

E.S.: 
Soy crítico del gobierno de De la Rúa. Mientras él era presidente, yo era intendente. Tipos como yo, que estábamos en la gestión, hicimos todas las cosas que había que hacer para terminar bien, por lo tanto es una carga muy pesada lo que pasó en ese gobierno para mi generación. Una generación que trata de sacarse de encima la imagen de De la Rua en helicóptero, porque nosotros como radicales nos hemos hecho cargo pero no tenemos que ver con ese modelo de gestión. Sí le hablo de derechos humanos de Alfonsín, donde creo hubo siempre una mirada despreciativa de parte de este Gobierno, lo que llevó a una sobreactuación. 

V.: ¿Cree que la gente tiene clara su postura crítica hacia De la Rúa?

E.S.:
 La gente visualiza un solo partido y dentro de ese colectivo nos mete a todos. Creo que es injusto, lucho contra eso. Es el gran karma del radicalismo, de eso se sale generando liderazgo en la sociedad, se sale mostrando gestiones. El viernes tuve el acto del lanzamiento en el Luna Park. En primera fila estaba José Corral, intendente de Santa Fe. Yo estaba hablando que el verdadero impacto de la educación no es a los cuatro o cinco años, sino antes mediante una fuerte inversión en infraestructura social básica, que es donde se produce el fenómeno de la desigualdad. Él es el único que ha desarrollado un programa especial de inclusión a los cuatro o cinco años. Le cuento esto porque me parece que son las cosas que hay que tratar de comunicar. Hay una generación que sabe gestionar. Seguimos gobernando, gestionando, no nos fuimos en helicóptero. Hemos pagado la culpa de pertenecer al colectivo. Si lo tenemos que seguir pagando, lo pagaremos. Pero creo que hay un límite. 

V.: ¿Cree que el partido debería pedir disculpas por 2001? 

E.S.:
 Hubo autocrítica. Creo que también forma parte de un folclore argentino que el radicalismo tenga que pedir 500 veces disculpas y el peronismo ninguna. Hay que lidiar con eso. 

V.: Una vez, en una conferencia con Macri, se hizo referencia a la fórmula Macri-Sanz y usted dijo que prefería Sanz-Macri.

E.S.:
 No tiene nada que ver con el deseo de compartir fórmulas. Era un giro idiomático para decir que tengo mérito como él. Tengo otra mirada a los candidatos a vicepresidente. Creo que las experiencias de los ensambles no han sido buenas. 

V: Se arrepiente de la frase de que el dinero de la Asignación Universal se va por la "la canaleta de la droga y el juego".

E.S.:
 No dije nunca canaleta. Yo entré muy mal verbalmente y me hago cargo. Quise decir que hay un Estado presente con la Asignación Universal por Hijo. Tengo autoridad de hablar de esto, está la firma mía puesta cuatro y cinco años antes de que el Gobierno la sacara, en el proyecto de Rubén Giustiniani con Morales en el Senado. Entré muy mal porque un Estado presente con la Asignación Universal se neutraliza con un Estado ausente en el combate contra el juego y la droga. Mezclé mal las cosas, no debería haberlo verbalizado de esa manera. Y ahí el aparato propagandístico, que es muy eficiente en esto, hizo lo que tenía que hacer y desde ese día estoy estigmatizado. 

V.: Propuso una Conadep de la corrupción ¿Quién la integraría? 

E.S.:
 Creo que hay en la Argentina muchas personas que están más allá del bien y el mal que podrían integrarla, no voy a dar nombres. 

V.: ¿Le parece equiparable una Conadep convocada a partir de una experiencia atroz, con juzgados repletos de jueces de la dictadura.? Algunos nombres eran polémicos? ¿Cuál es el sentido de una comisión, recolectaría datos? 

E.S.:
 Si, recolectar datos. 

V.: ¿No están los fiscales para eso? 

E.S.: 
No tengo confianza de que eso funcione 100 por ciento. Creo que hay todo un esquema de copamiento por parte del poder. De hecho, lo que ha presentado la presidenta como reforma del Código Procesal Penal va en ese sentido de darle poder a los fiscales que el Gobierno está nombrando y seguirá nombrando hasta el año que viene. 

V.: ¿Esa Conadep tendría capacidad de acusar formalmente? 

E.S.: 
Claro. Pero no reemplaza a fiscales ni jueces. 

V.: ¿Qué cree necesario en cuanto al narcotráfico?

E.S.: Tengo una mirada muy negativa de esto. El Gobierno ha sido un gran facilitador del avance del narcotráfico y creo que es posible combatirlo. Estamos en una batalla complicada porque se ha perdido mucho tiempo y hay un avance muy grande. 

V.: Por su parte, Binner durante un tiempo defendió a un jefe de Policía de la provincia de Santa Fe que terminó con acusación judicial confirmada,

E.S.:
 Lo que me extraña es que vincule al caso de una provincia o errores de gestión con el tema del narcotráfico en la Argentina. ¿Quién permite el ingreso de la droga son los gobiernos provinciales o el gobierno federal? ¿Quién tiene cinco estructuras nacionales de seguridad, quién tiene siete subsistemas de inteligencia: son los gobiernos provinciales o el Gobierno nacional? 

@sebalacunza y @tbrockenshire

BIO

San Rafael, Mendoza, 9 de diciembre de 1956.

Educación:
 Escuela Rodolfo Iselin, San Rafael (Primaria); Escuela Nacional de Comercio N° 1 (Secundaria); Facultad de Derecho de la Universidad del Litoral. (En ese momento solo había dos opciones, Córdoba o Santa Fe. No había universidad pública en Mendoza). 

Está leyendo: Herejes, de Leonardo Padura y Esa mujer, de Ernesto Tenembaum.

Rutina informativa: Leo por Internet Los Andes de Mendoza y MDZ. Sigo con los de la nación. 

Programa de TV: Veo poca tele; veo películas.

Familia: casado con Cristina. Dos hijos: Fernando, de 31 y María Laura, de 29. Dos nietos: Teo, hijo de Fernando y Sol, hija de Laura.



0
0
0
0No hay comentarios