Check the new version here

Popular channels

Primera muerte por ébola alerta a Estados Unidos



Thomas Eric Duncan sucumbió ante la enfermedad tras diez días de convalecencia en Dallas.


Personal del Hospital Bellevue, en Nueva York, muestra cómo están preparados para tratar con p

Aunque todavía no hay pánico, el temor en Estados Unidos se expandió este miércoles luego de confirmarse la muerte de Thomas Eric Duncan, el primer paciente diagnosticado con ébola en este país y que perece como consecuencia de la letal enfermedad.

Su deceso fue anunciado por el Hospital Presbiteriano en Dallas (Texas), donde estaba recluido desde hacía diez días, cuando se confirmó que era portador del mal.

Duncan, originario de Liberia, llegó a EE. UU. procedente de este país el pasado 20 de septiembre, justo cuando el mundo observaba con estupor la propagación de la enfermedad en África occidental. (Lea también: Colombia, en monitoreo constante contra el ébola).

A los cinco días de su arribo, y ya sintiendo los rigores de la enfermedad, se presentó en el hospital donde le diagnosticaron una gripa común pese a advertir que había estado en África hasta hacía poco tiempo. Cuatro días después regresó al hospital, donde confirmaron la presencia del virus.

La noticia desató una tormenta de críticas contra las autoridades sanitarias por el manejo que le dieron a la situación. Casi 50 personas, entre ellas cinco niños, tuvieron que ser puestos en cuarentena pues habían tenido contacto con Duncan durante los diez días que estuvo en EE. UU. sin ser consciente de que portaba la enfermedad.

De acuerdo con el Centro para el Control y Prevención de las Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés), ninguna de ellas ha presentado síntomas, pero permanecen aisladas y en observación pues el virus puede tardar hasta 21 días en incubación. (Ver también: Riesgo de epidemia de ébola en EE. UU. es bajo: Barack Obama).

Eric, hijo de Thomas Eric Duncan, sugirió este miércoles que la muerte de su padre pudo ser consecuencia del error que se cometió en el hospital al no identificar el virus durante su primera visita e insinuó que quizá el color de su piel (negro) influyó a la hora de brindarle los servicios médicos.

El ébola tiene, en promedio, una tasa de mortalidad cercana al 60 por ciento. La muerte de Duncan coincidió con el anuncio de la administración de Barack Obama sobre la implementación de nuevas medidas para tratar de frenar el ingreso del virus a EE. UU. (Lea también: La historia de amor que se truncó tras contagio de ébola).

A partir de este sábado, dijo la CDC, a todos los pasajeros que lleguen a territorio estadounidenses provenientes de África occidental –particularmente de Sierra Leona, Liberia y Guinea Conakry– se les realizarán pruebas para determinar si son potenciales portadores del virus.

Inicialmente la medida se aplicará en los cinco aeropuertos con mayor tráfico de esta región del mundo: el John F. Kennedy, en Nueva York; Dulles, en Washington; O’Hare, en Chicago; Hartsfield-Jackson, en Atlanta, y el Newark Liberty, en Nueva Jersey.

Según el CDC, al menos unas 150 personas llegan a EE. UU. diariamente procedente de los países anteriormente citados.

A los pasajeros se les llevará a una zona segura dentro del hospital donde se les tomará la temperatura y se les pedirá llenar un formulario para determinar si ha estado en riesgo de contagio.

Así mismo, la semana entrante serán enviados a Liberia y otros países de África expertos del CDC que ayudarán en el proceso de evaluación que ya se está exigiendo a pasajeros que planeen viajar a Estados Unidos.

El presidente estadounidense, Barack Obama, hizo hincapié en la importancia que tiene la lucha contra el ébola en las actuales circunstancias.

“Quiero que todo el mundo sepa que desde el primer día nuestra administración ha puesto a la lucha contra el ébola como un asunto de seguridad nacional. No pensamos que sea solo una materia humanitaria o de salud pública. Es prioritario para la seguridad nacional”, añadió el mandatario.

A su vez, Josh Earnest, portavoz de la Casa Blanca, advirtió que “pese a los esfuerzos será imposible reducir el riesgo a cero mientras en África no se controle al virus”.

El secretario de Estado, John Kerry, pidió a la comunidad internacional hacer más en la lucha contra el virus, poco después de conocerse la muerte de Duncan.

La fiebre hemorrágica del ébola ha causado 3.439 muertos en el oeste de África, de 7.478 casos registrados en Sierra Leona, Guinea Conakry, Liberia, Nigeria y Senegal, según un recuento de la Organización Mundial de la Salud (OMS) al primero de octubre.

El costo económico del ébola para África occidental podría superar los 32.000 millones de dólares de aquí a fines del 2015 si la epidemia llega a extenderse más allá de los tres países principalmente afectados por la enfermedad, advirtió este miércoles el Banco Mundial.

En Texas, mientras tanto, las autoridades mantienen vigiladas a 48 personas que tuvieron contacto con Duncan antes de ser ingresado, diez de ellas con un “mayor riesgo” de haber contraído el ébola al ser más cercanas al fallecido.



Don't leave without comment.

0
0
0
0No comments yet