About Taringa!

Popular channels

¡Que la crisis la paguen los capitalistas!





Desde Chile, una nota que se puede aplicar a la perfeccion en cualqier lugar de America.




CHILE



¡Que la crisis la paguen los capitalistas!

Por una salida obrera a la crisis


La clase patronal está anunciando que el próximo año la cesantía aumentará, como producto de la crisis en la economía internacional. Según sus cálculos, el desempleo tendría que bordear el próximo año el 10%, dejando atrás el actual 7,5%. Diversos sectores de la patronal vienen ensayando ya una política de despidos masivos, particularmente los empresarios de la construcción y de las forestales. Supuestamente la disminución de la demanda internacional e interna, haría innecesario y "caro" conservar a todos los trabajadores en sus puestos de trabajo.

La clase patronal pretende, con estos anuncios, que los trabajadores "agachen la cabeza". Quiere atemorizar con el "fantasma" de la cesantía, para que los trabajadores que se mantienen ocupados, acepten sin "chistar" las condiciones que ella imponga. Un ejemplo: entre otras "propuestas" que vienen haciendo, está la de disminuir los salarios. Bajar los salarios –argumentan- permitiría reducir los costos de producción y no verse en la obligación de despedir. Ponen a la clase trabajadora "entre la espada y la pared": o salarios más bajos o cesantía. ¡He ahí un chantaje con el que pretenden que sean los trabajadores los que paguen los costos de la crisis!

Muchas otras discusiones y propuestas han aflorado durante las últimas semanas a propósito del desempleo. Se ha propuesto mejorar el "seguro de cesantía", con el que supuestamente, sería menos traumático, para el trabajador, el proceso de despido. Se ha propuesto un subsidio a las empresas para la contratación de jóvenes y pobres. Desde el Gobierno, se ha aumentado el presupuesto concerniente a obras públicas con el fin de ocupar a parte de la mano de obra que quede cesante. ¿En qué coinciden todas estas propuestas? En dar por hecho que el próximo año aumentará el desempleo. Unos lo plantean con prepotencia, y otros intentando buscar "atenuantes" que hagan más aceptable la situación. Pero todos coinciden en que la crisis económica acarreará un aumento de la cesantía.

Quienes militamos en Clase contra Clase opinamos que el aumento de la cesantía será inevitable sí y sólo sí predominan los intereses de los patrones. Para evitar eso, vemos que es necesario impulsar una política de la clase trabajadora, que haga a los patrones pagar la crisis que ellos mismos han provocado.

En primer lugar decimos, que disminuyan las ganancias empresariales, no los puestos de trabajo. Es necesario un reparto de las horas de trabajo entre ocupados y cesantes, sin rebaja del sueldo. Las enormes ganancias patronales obtenidas durante los últimos años gracias al sudor de la clase trabajadora, alcanzarían perfectamente para cubrir los salarios del conjunto de los trabajadores. Del mismo modo, es necesario plantear un sueldo mínimo acorde a la canasta básica y reajustable automáticamente según el aumento de la inflación.

La patronal, de seguro, querrá engañar a los trabajadores, diciendo que tiene pérdidas, para justificar los despidos y rebajas salariales. Es necesario exigir una apertura de los libros y registros de contabilidad de las empresas, para los sindicatos y para el conjunto de los trabajadores en cada empresa.

Cuando una empresa cierre y los patrones quieran dejar a los trabajadores en la calle, será necesario responder exigiendo la estatización de la empresa, y poniéndola a producir bajo control de los trabajadores.

Por último, para responder al problema de la cesantía es necesario también plantear un plan de obras públicas bajo control de los trabajadores y el pueblo pobre. El plan de obras públicas del gobierno es "a imagen y semejanza" de la patronal. La Cámara Chilena de la Construcción, que agrupa a los patrones del sector, está ya calculando las ganancias que obtendrá por las "concesiones" que el gobierno le otorgaría en la ejecución del plan. Un plan bajo control de los trabajadores y el pueblo pobre, por el contrario, debería servir primero que todo, para mejorar las viviendas de los trabajadores y los pobres, para mejorar la infraestructura de los colegios –que se caen a pedazos- y de los hospitales.

Para pelear por estas políticas es necesario recuperar la CUT y los sindicatos, de los dirigentes del dialogo social del PS y el PC, que hoy, por ejemplo, se han abanderado con los intereses de las PYMES –las empresas que más explotan en Chile- pidiéndole al gobierno, que les den préstamos directos. Es necesario levantar tendencias clasistas de trabajadores de base, que no confíen en ninguna variante patronal.

También es necesario impulsar cuerpos de delegados en cada lugar de trabajo, que unifiquen a todos los trabajadores de cada empresa, y que funcionen en base a las asambleas como instancia máxima resolutiva para todas las decisiones importantes y con revocabilidad de los cargos. Así estaremos fortaleciendo nuestros organismos sindicales, y unificando a la clase trabajadora. Del mismo modo es necesario impulsar la negociación colectiva por rama, para hacer pesar nuestros intereses.

Los trabajadores despedidos, podrán impulsar comités de trabajadores cesantes, coordinados tras los trabajadores ocupados y sus organismos sindicales, para pelear por estas políticas y no ser arrojados a la pobreza permanente.

Frente a las penurias que abrirá la crisis capitalista, en esta sociedad de desigualdades dirigida por la patronal, es necesario también construir un partido de trabajadores revolucionario, que pelee por una República de Trabajadores, basada en organismos de autogobierno de la clase trabajadora en alianza con el pueblo pobre, que se propongan acabar con toda explotación y opresión. Esta es la tarea que nos proponemos quienes militamos en Clase contra Clase.



FUENTE












Mis otros Posts












se agradecen comentarios
0No comments yet